miércoles, 5 de abril de 2017

Buenos días, 5 de abril de 2017. San Vicente Ferrer


En medio de la dificultad
yace la oportunidad.
Albert Einstein.



 
Propósito del día
Amar desde dentro.
 
Siéntate un rato con Cristo, llénate de su amor y, a lo largo de tu jornada, haz una tarea en casa que no te corresponda.
Hazlo por amor, con una sonrisa. ¡Deja que el amor de Cristo sea tu batería!



 
VIDEO
 
 

 
SANTORAL
 
Vicente Ferrer,
confesor (1350-1419)
 
Claudiano, Alberto de Montecorvino, confesores; Zenón, Dídimo, mártires; Catalina Tomás, Juliana de Cornillón, vírgenes; Gerardo, abad.
 
 
 

 
 
REFLEXIÓN:


El León y el Ratón

Dormía tranquilamente un león, cuando un ratón empezó a juguetear encima de su cuerpo. Despertó el león y rápidamente atrapó al ratón; y a punto de ser devorado, le pidió éste que le perdonara, prometiéndole pagarle cumplidamente llegado el momento oportuno. El león echó a reír y lo dejó marchar.

Pocos días después unos cazadores apresaron al rey de la selva y le ataron con una cuerda a un frondoso árbol. Pasó por ahí el ratoncillo, quien al oír los lamentos del león, corrió al lugar y royó la cuerda, dejándolo libre.

- Días atrás, le dijo, te burlaste de mí pensando que nada podría hacer por tí en agradecimiento. Ahora es bueno que sepas que los pequeños ratones somos agradecidos y cumplidos.


Moraleja: Nunca desprecies las promesas de los pequeños honestos. Cuando llegue el momento las cumplirán.
 

 
ORACIÓN:
 
Amado Padre, gracias por te has descubierto a mi corazón como el Padre amoroso y tierno que jamás falla y siempre se hace presente en mis momentos de temores y de debilidad. Tú eres siempre cercano, me abrazas y me haces sentir que soy un hijo valioso y que en cualquier situación puedo volver los ojos hacia tu amor buscando protección y seguridad. Dame tu amor, Dios de mi vida, para que mi corazón se restaure y se mantenga fuerte ante toda caída y desilusión. Acompáñame con tu poder y no me dejes caer en la tentación. Amén

 
Reflexión del Papa Francisco:
 
El Evangelio de hoy nos presenta el episodio del hombre ciego de nacimiento, a quien Jesús dona la vista. El largo relato- ¡es largo!- inicia con un ciego que comienza a ver y concluye -esto es curioso- con los presuntos videntes que continúan permaneciendo ciegos en el alma.
El milagro es narrado por Juan en apenas dos versículos, porque el evangelista quiere atraer la atención no sobre el milagro en sí, sino sobre aquello que ocurre después, sobre las discusiones que origina. También sobre las habladurías, ¿no?
 
Tantas veces una buena acción, una obra de caridad origina habladurías, discusiones porque hay algunos que no quieren ver la verdad...
 
[...] El ciego curado es en primer lugar interrogado por la multitud sorprendida- han visto el milagro y lo interrogan; luego por los doctores de la ley; y éstos interrogan también a sus padres. Al final el ciego curado llega a la fe, y ésta es la gracia más grande que le viene dada por Jesús: no sólo poder ver, sino conocer a Él, ver a Él, como la luz del mundo
 
Mientras el ciego se acerca gradualmente a la luz, los doctores de la ley al contrario se hunden cada vez más en su ceguera interior. Encerrados en su presunción, creen tener ya la luz; por esto no se abren a la verdad de Jesús.
 
Los doctores de la ley hacen todo lo posible por negar la evidencia. Ponen en duda la identidad del hombre curado; después niegan la acción de Dios en la curación, tomando como pretexto que Dios no obra el sábado; llegan incluso a dudar que aquel hombre hubiese nacido ciego. Su cerrazón a la luz se vuelve agresiva y desemboca en la expulsión del hombre curado del templo. Expulsado del templo.
 
El camino del ciego en cambio es un camino por etapas, que parte del conocimiento del nombre de Jesús. No conoce a otro que a Él; de hecho dice: "Ese hombre que se llama Jesús hizo barro, lo puso sobre mis ojos".
Como consecuencia de las insistentes preguntas de los doctores, primero lo considera un profeta y después un hombre cercano a Dios. Luego que ha sido alejado del templo, excluido de la sociedad, Jesús lo vuelve a encontrar y le “abre los ojos” por segunda vez, revelándole la propia identidad: "Yo soy el Mesías", le dice.
 
A este punto aquel que había sido ciego exclama: "¡Creo, Señor!", y se inclina ante Jesús .
 
Este es un relato del Evangelio que hace ver el drama de la ceguera interior de tanta gente: también nuestra gente ¿eh?, porque nosotros tenemos, algunas veces, momentos de ceguera interior.
 
Nuestra vida, a veces, es parecida a aquella del ciego que se ha abierto a la luz, que se ha abierto a Dios y a la gracia. A veces, lamentablemente, es un poco como aquella de los doctores de la ley: desde lo alto de nuestro orgullo juzgamos a los demás, y ¡hasta al Señor!
 
Hoy estamos invitados a abrirnos a la luz de Cristo para llevar fruto a nuestra vida, para eliminar los comportamientos que no son cristianos... (Reflexión antes del rezo del Ángelus, 30 de marzo de 2014)

 
Oración de Sanación
 
Señor del tiempo y de la historia, cómo dejar pasar este día sin agradecer todo lo que has hecho por mí, por rescatarme y liberarme de ese oscuro lugar en que mi alma estaba siendo sumergida.
 
Gracias por la vida y por las bendiciones, por ayudarme a ser alguien capaz de alcanzar sus sueños sin temor alguno y por darme la fortaleza necesaria para tomar impulso y darte lo mejor de mí.
Quiero que me sigas ayudando en mi camino de vida, a que me apoyes y me des la Gracia para librarme de esa ceguera que aún mantiene a algunos de mis sentidos ensombrecidos
 
Tu amor me impulsa a ser feliz y a mirar hacia adelante, por eso acudo a Ti, que eres la fuente del amor, para que mi corazón nunca se vea engañado por las fascinaciones del mundo y sea guiado a desiertos de dolor.
 
A ti confió mi mirada, mis ojos, mis oídos y todo de mí. Siento tu presencia poderosa que me acompaña y eso me es suficiente para dejarme guiar ciegamente por tu Verdad y descansar tranquilo bajo tu protección.
 
Oh mi Dios, mi dulce amor, que procuras mi bienestar y mi felicidad, dame vida en abundancia. En Ti, en tu fuerza, en tu perdón, tus consuelos y tu abrazo reconciliador, puedo encontrar esa paz que sanar mi alma.
 
Confío en que, a tu lado, tendré la valentía para no permanecer inmóvil a acciones de amor y de compasión por los demás
 
Dispongo ahora mi espíritu en tu dirección para seguir creciendo y dejar de ser ciego a tu verdad aceptando la invitación que haces a mi corazón. Amén
 
 

ESPECIAL BUENOS DÍAS

 

¿CÓMO PUEDO PROTEGER A MI HIJO DEL ABUSO SEXUAL?

Contenido

Manténgase involucrada(o) en la vida del niño. 
Muestre interés en su vida cotidiana. 
Procure conocer a las personas en la vida de su hijo(a). 
Escoja cuidadosamente a quienes cuidan a sus hijos. 
Hable sobre los medios de comunicación social. 
Sepa cuáles son las señales de advertencia. 
Motive a los niños a que hablen con valor. 
Enséñele a sus hijos que hay límites. 
Enséñele a su hijo(a) cómo hablar sobre su cuerpo. 
Permanezca disponible. 
Dígales que esto no los meterá en problemas. 
Deles la oportunidad de plantear nuevos temas. 

Manténgase involucrada(o) en la vida del niño.


El permanecer activamente involucrado en la vida de un(a) niño(a) puede hacer más obvias las señales de advertencia de abuso sexual del niño y ayudar a que se sienta más cómodo(a) acudiendo a usted si algo no está bien. Si usted ve o escucha algo que le preocupa, usted puede tomar acción para proteger a su hijo(a).

Muestre interés en su vida cotidiana.

  • Pregúnteles qué hicieron durante el día y con quién. ¿Con quién se sentaron a la hora del almuerzo? ¿Qué juegos jugaron después de la escuela? ¿Se divirtieron?


Procure conocer a las personas en la vida de su hijo(a).

  • Sepa con quién está pasando tiempo su hijo, incluyendo otros niños y adultos. Pregúntele a sus hijos sobre los niños con quienes van a la escuela, los padres de sus amigos, y otras personas con las que podrían entrar en contacto, como compañeros de clase o entrenadores. Hable sobre estas personas abiertamente y haga preguntas para que su hijo(a) se pueda sentir cómodo(a) haciendo lo mismo.


Escoja cuidadosamente a quienes cuidan a sus hijos.

  • Ya sea una niñera, una escuela nueva o una actividad después de la escuela, sea cuidadoso(a) en seleccionar a quienes cuidarán a su hijo(a). (Para leer más en inglés, haga clic aquí.)


Hable sobre los medios de comunicación social.

  • Los incidentes de violencia sexual regularmente son transmitidos en las noticias y representados en programas de televisión. Hágale preguntas a su hijo(a) sobre esta cobertura para empezar una conversación. ¿Preguntas como, “Has llegado a oír antes que esto haya sucedido?” o “¿Qué harías tú si estuvieras en esta situación?” le pueden indicar a su hijo(a) que estos son asuntos importantes sobre los cuales puede hablar con usted. (Para leer más en inglés sobre cómo hablarle a sus hijos sobre el asalto sexual, haga clic aquí.)


Sepa cuáles son las señales de advertencia.

  • Familiarícese con las señales de advertencia del abuso sexual de los niños y observe cualquier cambio con su hijo(a), sin importar lo pequeño que sea. Bien sea que le esté pasando a su hijo(a), o a un(a) niño(a) que conozca, usted podría cambiar su vida involucrándose. (Para leer más en inglés sobre las señales de advertencia del abuso sexual, clic aquí. Para leer más en inglés sobre como involucrándose, clic aquí.)

Motive a los niños a que hablen con valor.


Cuando alguien sabe que su voz será escuchada y tomada en serio, les da el poder de hablar valientemente cuando algo no está bien. Usted puede empezar a tener estas conversaciones con sus hijos tan pronto ellos empiecen a usar palabras sobre sus emociones y sentimientos. No se preocupe si no ha iniciado las conversaciones sobre estos temas con su hijo(a), nunca es demasiado tarde.


Enséñele a sus hijos que hay límites.

  • Hágale saber a su hijo(a) que nadie tiene derecho a tocarlo(a) o hacerlo(a) sentir incómodo(a) — esto incluye abrazos de los abuelos o inclusive cosquillas de mamá o papá. Es importante hacerle saber a su hijo(a) que su cuerpo es solamente suyo. De la misma importancia es recordarle a su hijo(a) que el (ella) no tiene derecho a tocar a otra persona si dicha persona no quiere que le toquen.


Enséñele a su hijo(a) cómo hablar sobre su cuerpo.

  • Desde una edad temprana, enséñele a su hijo(a) los nombres de las partes de su cuerpo. El enseñarles estas palabras les da la habilidad de venir a usted cuando algo no está bien. (Para leer más en inglés, click aquí.)


Permanezca disponible.

  • Aparte un periodo de tiempo para pasar con su hijo(a) sin distracciones. Hágale saber a su hijo(a) que él (ella) puede acudir a usted si tiene preguntas o si alguien le está hablando en una forma que lo (la) hace sentirse incómodo(a). Si ellos vienen a usted con preguntas o preocupaciones, mantenga su palabra y aparte tiempo para hablar.


Dígales que esto no los meterá en problemas.

  • Muchos perpetradores usan amenazas o les dicen que mantengan el secreto como una forma de mantener a los niños callados sobre el abuso. Recuérdele a su hijo(a) regularmente que no se meterán en problemas por hablar con usted, sin importar lo que tengan que decir. Si ellos vienen a usted, mantenga su promesa y evite castigarlos por haber hablado.


Deles la oportunidad de plantear nuevos temas.

  • Algunas veces el hacer preguntas directas como, “¿te divertiste?” y “¿Lo pasaste bien?” no le dará las respuestas que necesita. Dele la oportunidad a su hijo(a) de hablar sobre sus propias preocupaciones o ideas haciendo preguntas abiertas como “¿Hay algo más sobre lo que quieras hablar?”
****************

No hay comentarios:

Publicar un comentario