martes, 4 de abril de 2017

Buenos días, 4 de abril de 2017


Los ganadores nunca se rinden y los que abandonan nunca ganan.
Vince Lombardi.


 
PROPÓSITO PARA HOY
 
Mira a tu alrededor y abre los ojos de tu corazón ante tantas personas que están necesitando acercarse a la misericordia de Dios.
Háblale a alguno y dile cuánto lo ama Dios
 



VIDEO
 
 

SANTORAL
 
Benito el Negro, de Palermo
monje (1526-1589)
 
Platón, monje; Agatópode, Teódulo, mártires; Víctor, Ecio, obispos y mártires; Zósimo, Teonás, anacoretas; Teodora, virgen; Jorge, eremita; Aleth, madre de san Bernardo.
 




REFLEXIÓN:
 
Los gallos y el águila
 
Dos gallos reñían por la preferencia de las gallinas; y al fin uno puso en fuga al otro.

Resignadamente se retiró el vencido a un matorral, ocultándose allí. En cambio, el vencedor orgulloso se subió a una tapia alta dándose a cantar con gran estruendo.

No tardó un águila y raptarlo. Desde entonces el gallo que había perdido la riña se quedó con todo el gallinero.

Moraleja: A quien hace alarde de sus propios éxitos, no tarda en aparecerle quien se los arrebate.
 
 

ORACIÓN:
 
Señor, despierto hoy con la esperanza depositada en tu amor, quiero escuchar tu voz en cada una de las acciones que realizarás en mi vida y descubrir que me llamas a ser feliz en cada una de ellas, porque Tú eres siempre bueno y misericordioso con todos.
Bendito Dios, ven y háblame para guiar mi existencia por senderos seguros que me den tranquilidad y la plena certeza de que me has creado para ser feliz, no quiero vivir en la desgracia.
 
Señor, estoy seguro de que ningún problema o tristeza me la has enviado Tú, son sólo situaciones de la vida que no podemos evitar, pero con tu ayuda vamos a vencer, porque tu amor es eterno y tu misericordia no tiene medida. Amén
 

Reflexión del Papa Francisco
 
¿Me hago el católico, el cercano a la Iglesia y luego vivo como un pagano? Pero Jesús no lo sabe, nadie va a contárselo. Pero Él lo sabe. Él no tenía necesidad de que alguien diera testimonio; Él de hecho, conocía lo que hay en el hombre.
 
Jesús conoce todo aquello que hay adentro de nuestro corazón: nosotros no podemos engañar a Jesús. No podemos, delante de Él fingir que somos santos y cerrar los ojos, hacer así, y después llevar una vida que no es aquella que Él quiere. Y Él lo sabe.
 
Todos conocemos el nombre que Jesús daba a estos de doble cara: hipócritas, "Pero yo voy a la Iglesia, todos los domingos, y yo…", sí podemos decir todo aquello.
 
Pero si tu corazón no es justo, si tú no haces justicia, si tú no amas a aquellos que tienen necesidad del amor, si tú no vives según el espíritu de las Beatitudes, no eres católico. Eres hipócrita
 
En Cuaresma, todos debemos preguntarnos: "¿Jesús, te confías de mí? ¿Yo tengo una doble cara?" Dentro de cada uno de nosotros se encuentra el pecado, pero del pecado Jesús no se asusta.
 
También dentro de nosotros hay suciedades, hay pecados de egoísmo, de soberbia, de orgullo, de codicia, de envidia, de celos…¡tantos pecados! También podemos continuar el diálogo con Jesús.
 
Si reconocemos que somos pecadores y abrimos la puerta a Jesús, podemos limpiar el alma:
 
¿Ustedes saben cuál es el látigo de Jesús para limpiar nuestra alma? La misericordia. ¡Abran el corazón a la misericordia de Jesús! Digan: "¡Pero Jesús, mira cuánta suciedad! Ven, limpia. Limpia con tu misericordia, con tus palabras dulces; limpia con tus caricias". (Encuentro con los jóvenes en la parroquia romana de Santa María Madre del Redentor, Roma, 09 de marzo de 2015)

 
Oración de Sanación
 
Mi Señor, en este momento de mi vida, quiero darte gracias por todo tu amor y tu amistad. Quiero buscarte con todo mi corazón, entregarme del todo a Ti y sentir que vivo para Ti.
 
Quiero comprender cada palabra que Tú pronuncias, cada gesto de amor con el que obras; pero no quiero comprenderlo sólo con la mente sino también desde lo más profundo de mi corazón.
 
Tú te revelaste a los más pequeños, a los necesitados, a los que estaban marginados, a los pecadores, y yo me cuento entre todos ellos. Creo firmemente que Tú eres mi luz y mi salvación
 
Gracias por estar siempre atento a mi vida, regalándome de tu fuerza para salir adelante. En Ti puedo ver el amor del Padre que me espera, Tú eres el reflejo de su inmensa bondad.
 
Sé que puedo contar contigo cada vez que elevo mi mirada hacia Ti buscando tu apoyo y tu consuelo, porque tu amor y misericordia es infinita y está al alcance de todos los que te buscan arrepentidos.
 
Oh Señor, hazme caminar siempre tomado de tu mano, quiero construir mi vida en base al servicio y a la humildad y sobre todo siguiendo tu voluntad, que es la del Padre.
Dame tu fuerza y sabiduría para decidir siempre por tu amor y tu perdón y así librarme de todo aquello que pueda causarme angustia y dolor.
 
Confío en Ti, en tus bendiciones y en tu presencia amorosa que renueva mis fuerzas y no me abandona en el momento de la prueba. Amén
 

ESPECIAL BUENOS DÍAS



Militares entrenados para defender no para matar

Con una gran vocación de servicio, estos profesionales garantizan y defienden nuestra libertad.


La guerra es un mal, al igual que la enfermedad, pero ni los médicos son despreciables ni los militares unos indeseables. Y es que hasta Cristo, Príncipe de la Paz, tuvo gestos con los militares y a uno le concedió un acto milagroso para con su esclavo…

La paz y la estabilidad no son gratis, pero desgraciadamente algunos usan la fuerza para la represión. La diplomacia puede no llegar a detener a esos gobernantes o líderes de organizaciones terroristas que sí se entrenan para matar (sin embargo, los militares nos entrenamos para la seguridad y defensa de la nación y de los pueblos) y, entonces se requiere de la entrega y sacrificio de unos profesionales con una vocación de servicio que les ha llevado a tener el arma como instrumento para cumplir su misión.

Puedo entender que un arma incomoda o produce miedo, como un bisturí o una aguja, pero cuando su uso es para garantizar y defender la libertad es tan honorable como cualquier otro instrumento de trabajo de las diferentes profesiones de nuestra sociedad. No para matar  ni destruir, sino para detener a los que hacen el mal, para proteger a los vulnerables y para que los demás puedan ejercer sus profesiones y hasta escribir en paz como el mismo James Flanagan.

España no está en guerra, pero esto no ha ocurrido siempre ni ocurre con otros países. Y es que la violencia no ha disminuido con lo que la necesidad de seguridad y defensa se materializa desde lo local (puerta blindada, alarmas, cerraduras, policía, etc.) a lo nacional e internacional con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
Son necesarios soldados bien pertrechados y entrenados para defender y garantizar los valores democráticos y hasta para poder expresar lo que estoy escribiendo.

La guerra no es la mejor opción, pero cuando la política y la diplomacia no son capaces de sostener ni garantizar la seguridad y la paz, el uso legítimo de la fuerza se materializa bajo el control del Estado. Las Fuerzas Armadas, sólo porque la democracia lo pide, hacen un uso proporcionado y acotado del poder terrestre, naval y aéreo con el fin de erradicar a los violentos.

Es verdad que al mirar un arma, podemos enfrentarnos al lado oscuro del ser humano, pero me siento muy honrado de mi vocación de servicio. Soy católico y padre de familia numerosa de categoría especial, y siento mucho respeto y gratitud hacia los que han dado su vida en defensa de la seguridad y la paz.

Por el Teniente coronel Adolfo Salto Roldán del Ejército del Aire

**********************

No hay comentarios:

Publicar un comentario