jueves, 16 de marzo de 2017

Buenos días, 16 de marzo de 2017. Santa Esmeralda. Santa Eusebia


Perdonar es una decisión,
No un sentimiento 
ROGER GONZALEZ
 

Propósito para hoy
Hoy guardaré silencio cuando sienta la tentación de responderle mal a otra persona


 
VIDEO
 
Canción contra el acoso escolar: “Se buscan valientes”. Con este himno se pretende concienciar a los niños de la necesidad de implicarse en la defensa de los que sufren acoso

 
 
SANTORAL
Abraham,
solitario y eremita († 367)
 
Hilario, Agapito, Patricio, Heriberto, Bonifacio, Queritano, Gregorio de Armenia, Vicente de Kadlubeck, Juan de Sordio, obispos; Taciano, diácono; Félix, Dionisio, Largo, Esmaragdo, Julián, Petronila, Columba, Damián, Valentín, Papas, mártires; Abraham, eremita; Eusebia, abadesa; Hugo, abad; Pedro Tecelato
 
 
 



 
 
REFLEXIÓN:
 
La fábula rusa de la cebolla
 
Cuentan los viejos cronicones ortodoxos que un día se murió una mujer que no había hecho en toda su vida otra cosa que odiar a cuantos la rodeaban. Y que su pobre ángel de la guarda estaba consternado porque los demonios, sin esperar siquiera al juicio final, la habían arrojado a un lago de fuego en el que esperaban todas aquellas almas que estaban como predestinadas al infierno.
 
¿Cómo salvar a su protegida? ¿Qué argumentos presentar en el juicio que inclinasen la balanza hacia la salvación?
 
El ángel buscaba y rebuscaba en la vida de su protegida y no encontraba nada que llevar a su argumentación. Hasta que, por fin, rebuscando y rebuscando se acordó de que un día había dado una cebolla a un pobre. Y así se lo dijo a Dios, cuando empezaba el juicio.
 
Y Dios le dijo: Muy bien, busca esa cebolla, dile que se agarre a ella y, si así sale del lago, será salvada.

Voló precipitadamente el ángel, tendió a la mujer la vieja cebolla y ella se agarró a la planta con todas sus fuerzas. Y comenzó a salir a flote. Tiraba el ángel con toda delicadeza, no fuera su rabo a romperse. Y la mujer salía, salía. Pero fue entonces cuando otras almas, que también yacían en el lago, lo vieron. Y se agarraron a la mujer, a sus faldas, a sus piernas y brazos, y todas las almas salían, salían. Pero a esta mujer, que nunca había sabido amar, comenzó a entrarle miedo, pensó que la cebolla no resistiría tanto peso y comenzó a patalear para liberarse de aquella carga inoportuna. Y, en sus esfuerzos, la cebolla se rompió. Y la mujer fue condenada.
 
Moraleja: Sí, basta una cebolla para salvar al mundo entero; siempre que no la rompamos pataleando para salvarnos nosotros solos.
 
(José Luis Martín Descalzo,“Razones para vivir”)
 
 
 
ORACIÓN:
 
Gracias, Jesús, por este día… Hoy quiero estar contigo. Quiero escucharte y en cada momento estar en tu presencia.
 
Reflexión del Papa
El corazón no está hecho para migajas y sobras de amor…, no está hecho para un amor abstracto. El corazón está hecho para un amor concreto…, para un amor que goce, que sufra, un amor total.
 
El corazón no se contenta con ideas y amores de película… exige un amor real.
 
Jesús conoce mi corazón, pues Él lo ha creado y sabe, aún más que yo, lo que necesita. Sabe lo que necesita el que ama y lo que necesita el amado. También sabe que el corazón lo busca a Él y sólo a Él… lo sabe muy bien.
 
Jesús escucha los reclamos ante su ausencia. Escucha mis oraciones vacías ante su silencio pues desespero al no verlo.
 
Te pido que me muestres tu rostro y… ¡Ahí estás! Te muestras, te revelas en el prójimo… te revelas en sus heridas.
Quieres amar en mí y ser amado en el otro. Conoces los deseos que tengo de amor y te dejas amar en el otro. Sólo que… no te veo Señor; muchas veces sé que estás pero no te siento. Las debilidades e imperfecciones, propias y ajenas, me distraen, sin embargo, es ahí donde hay que amar… ahí me pides amar.
 
El amor que me inspiras en el silencio de la oración; el que me inspiras al contemplar la cruz…ése es el amor que me pides dar.
 
Nosotros los cristianos estamos llamados a contemplar el misterio del Amor no amado, y a derramar misericordia sobre el mundo. En la Cruz, árbol de vida, el mal ha sido trasformado en bien; también nosotros, discípulos del Crucificado, estamos llamados a ser “árboles de vida”, que absorben la contaminación de la indiferencia y restituyen al mundo el oxígeno del amor.

(Homilía de S.S. Francisco, 20 de septiembre de 2016).
 



ESPECIAL BUENOS DÍAS

 


Ocho estrategias para enfrentarse al cáncer
Serán determinante en el curso de la enfermedad
Por: Ariel Alarcón, psiquiatra, psicoanalista, psicooncólogo y autor del libro “Vencer el cáncer”.

El cáncer como otras enfermedades, es una experiencia dolorosa y difícil. No obstante, la actitud del ser humano frente a este hecho, será determinante en el curso de la enfermedad, incluso puede llegar a nutrir el espíritu de manera significativa.

A quienes se lo permiten, la vivencia del cáncer puede impulsarlos a transformar y a revalorar sus vidas positivamente,” afirma

Contenido

1. Aceptar. 
2. Informarse. 
3. Cuidar la alimentación. 
4. Hacer ejercicio. 
5. Ojo con la ansiedad. 
6. Ayuda psicológica. 
7. Jerarquizar los valores.
8. Enriquecer la vida espiritual. 


1. Aceptar.

Es duro de reconocer y nadie quisiera tenerlo, pero si esa es la realidad hay que asumirla; es el primer paso.

2. Informarse.

Es importante conocer la enfermedad y su tratamiento, de esta forma, el paciente será un agente activo y positivo. Muchas veces los pacientes encuentran tranquilidad al pedir una segunda opinión de otro especialista idóneo.

Se debe evitar caer en páginas web populares o con intereses comerciales, mejor se debe refugiar en sitios de reconocida idoneidad y neutralidad en la información, como entidades oficiales y universidades.

3. Cuidar la alimentación.

Esto implica nutrirse bien y llevar una dieta balanceada, pues así se podrá mejorar el nivel de las defensas y llegar en buen estado a la quimioterapia o la cirugía, que es cuando se puede tener disminución del apetito o dificultades para comer con propiedad.

De la buena nutrición depende la mejor cicatrización de los tejidos y la menor cantidad de fatiga postratamiento.

4. Hacer ejercicio.

Los tratamientos del cáncer debilitan el cuerpo y la mente. Entre mejor sea el estado físico y la movilidad, antes y durante el tratamiento, menores serán la fatiga, las restricciones y las secuelas.

5. Ojo con la ansiedad.

Durante el proceso de enfrentamiento del cáncer, es normal que se presenten momentos variables de ansiedad; cuando es exagerada aumenta el sufrimiento y el dolor, disminuye la calidad del sueño y del descanso, y puede afectar las relaciones familiares y con los médicos. Las técnicas de relajación, el yoga y la meditación ayudan a atenuar la ansiedad y a que la mente se enfoque en su bienestar.”

6. Ayuda psicológica.

Algunos pacientes experimentan aumento de la ansiedad, depresión o irritabilidad, por eso una psicoterapia ayudará a canalizar emociones y a resolver conflictos.

7. Jerarquizar los valores.

El autor invita al paciente a responderse preguntas como “¿para qué vivo yo?, ¿qué le da sentido a mi vida?, ¿qué me hace feliz?”, y en esta línea orientar los esfuerzos y la meta de vencer el cáncer a la luz de estos objetivos. Las respuestas a estas preguntas señalarán el derrotero a seguir y llenarán de motivaciones para luchar y superar dificultades.

8. Enriquecer la vida espiritual.

Alarcón también hace referencia al hecho de que más allá de profesar un credo religioso o no, toda la gente tiene una relación con Dios y con un sistema de valores y principios trascendentes: “Sintonícese con ellos. Vuélvalos valores vitales actuales y dinámicos. Perdone. Perdónese. Acérquese a la presencia de Dios en su vida. Y medite…” concluye el experto.

Fuente: ElTiempo.com, libro “Vencer el cáncer” por Ariel Alarcón Prada – Editorial


********************

No hay comentarios:

Publicar un comentario