lunes, 23 de enero de 2017

Buenos días, 23 de enero de 2017. San Ildefonso



Los mejores años de tu vida ocurren cuando decides que tus problemas son tuyos. No culpas por ellos a tu madre, la ecología o al presidente.
Albert Ellis..



VIDEO



SANTORAL

Ildefonso, arzobispo de Toledo
(607-667)
obispo y doctor de la Iglesia
Emerenciana, Mesalina, vírgenes; Pármenas, diácono; Agatángelo y Clemente, Severiano y Aquila, Asclas, mártires; Juan el Limosnero, Urbano, Amasio, obispos; Martirio, monje; Amasio, confesor; Armando, abad.


REFLEXIÓN:

10 sencillas maneras para recargar tu matrimonio diariamente

Algo muy frustrante que nos ocurre muy a menudo, es cuando sacamos nuestro teléfono inteligente de nuestro bolsillo y nos damos cuenta de que tiene la batería agotada. Enseguida viene a tu mente que no lo cargaste y ahora está "muerto". Ya no serás capaz (por el momento) de jugar «Candy Crush», comprobar el estado de facebook o si te llegó algún Whatsapp o sms hasta que encontremos la forma de recargarlo.

Cuando algo es importante para nosotros, necesitamos asegurarnos de que esto siempre permanezca activo.

Piense acerca de este simple concepto de términos para su matrimonio. Si el matrimonio es importante para ti, ¿no deberías tener la intención de "recargarlo" a diario? ¿No deberías asegurarte de que estés haciendo todo lo posible para mantener la relación con su esposo o esposa activa en todo momento?

La mayoría de nosotros diría que queremos una "carga completa" en el matrimonio, pero no siempre sabemos cómo hacerlo. No hay un manual de instrucciones sencillas o un enchufe conectado a su cónyuge que sólo se conecte al tomacorriente y ya. No, la recarga de un matrimonio requiere mucho más esfuerzo que la recarga de un teléfono.

1.- Dar un masaje en los pies.
Esto no sonará atractivo, pero es muy útil y sí que funciona. Sus conversaciones se hacen más profundas cuando se está tocando mientras se habla. Además, tu cónyuge realmente ¡apreciará el masaje!

2.- Ir a la cama a la misma hora.
Esto no siempre resulta práctico, pero trata de hacerlo lo más que puedas. Tener "charla de almohada" hace que algunas de las conversaciones tengan un nivel más íntimo en la pareja, además de que hay mucho más de que hablar y que pueden hacer juntos en el dormitorio.

3.- Las críticas están fuera de contexto
Las críticas (que a veces pueden manifestarse en palabras de sarcasmo) es una de las principales causas de matrimonios heridos. Tus palabras tienen el poder para construir o para derrumbar. Tu pareja necesita que tú seas su más grande animador(a); ¡no su mayor crítico(a)!

4.- Desintoxicación digital.
Por mucho que quieran, mantengan apagados sus teléfonos cuando estén cercas el uno del otro. Con esto tendrán un poco de tiempo juntos todos los días (incluso si tan sólo son quince minutos), sin televisión o distracciones de ningún tipo. Solo hablen. Disfruten el uno del otro, libres de todo el ruido del mundo exterior.


5.- Coquetee durante todo el día
Hazle saber a tu pareja que ha estado en tus pensamientos durante todo el día.

6.- Encuentra algunos buenos amigos que sean parejas
No limite su relación a que él tenga "sus amigos" y usted "sus amigas". Encuentre algunas parejas que tengan matrimonios sanos, fuertes valores y personalidades divertidas y disfruten un tiempo junto a ellos. Nosotros terminamos llegando a ser como la mayoría de las personas con las que pasamos el tiempo.

7.- Escuche (no finja estar escuchando)
La mayoría de nosotros somos expertos en ofrecer la mínima cantidad de enfoque necesaria para hacer que nuestro cónyuge piense que realmente le estamos escuchando. En lugar de esto, de a su cónyuge una verdadera atención, centrado por completo en lo que dice. Nosotros comunicamos más nuestro amor «escuchando», que incluso, por nuestras palabras.

8.- Oren
Esto podría asustar a algunos de ustedes, pero creo que la oración es uno de los actos más íntimos que una pareja puede compartir. Finalicen el día sosteniendo sus manos y agradeciendo a Dios que se tengan el uno al otro (en voz alta) y pidiéndole que guíe sus pasos. Un matrimonio construido sobre los cimientos de la fe es un matrimonio fuerte.

9.- Rían
La risa debe ser la banda sonora de tu vida. Nunca te rías de los demás, pero siempre ¡ríanse con los demás! No te tomes a ti mismo muy en serio o a tu matrimonio muy a la ligera.

10.- Aprendan
Nunca piensen que ya tienen todo resuelto. Sigan aprendiendo y creciendo juntos como pareja.



ORACIÓN:

Señor, como María, quiero desde hoy ser uno que es dócil a tu Palabra y que sale de sí a servir a los hermanos que tanto necesitan de Ti.

Gracias por darme la oportunidad de tener como Madre a María y de aprender de ella, gracias por su amor de Madre y por todas las bendiciones que a través de ella, nos has dado a nosotros lo que la amamos y la descubrimos como modelo de discípulo que Tú nos has llamado a tener.

Gracias por todo lo bueno que me das, por ayudarme a ser cada día un mejor ser humano. Hágase en mí según tu Palabra. Amén


Reflexión del Papa Francisco

El bautismo es la puerta de la fe y de la vida cristiana y la misión de la Iglesia, siguiendo el mandato del Resucitado es evangelizar y perdonar los pecados a través del sacramento bautismal.

[...] El bautismo está ligado a nuestra fe en el perdón de los pecados. El sacramento de la penitencia o confesión es, de hecho, como un segundo bautismo, que nos lleva siempre al primero para consolidarlo y renovarlo.

El bautismo es el punto de partida de un camino de conversión que dura toda la vida... Cuando vamos a confesar nuestras debilidades, nuestros pecados, vamos a pedir perdón a Jesús... pero también vamos a renovar el bautismo con ese perdón. La confesión no es una sala de tortura, es una fiesta para celebrar el día del bautismo.

[...] La palabra "bautismo" significa literalmente "inmersión”. “Este sacramento constituye una verdadera inmersión espiritual en la muerte de Cristo, de la que resurgimos con Él como nuevas criaturas. Es un baño de regeneración e iluminación.

Regeneración porque actúa ese nacimiento del agua y del Espíritu sin el cual nadie puede entrar en el reino de los cielos.

Iluminación, porque a través del bautismo, la persona se llena de la gracia de Cristo, luz verdadera que ilumina a todo hombre y disipa las tinieblas del pecado .
En virtud de este don... el bautizado está llamado a convertirse él mismo en luz para los demás, especialmente para los que viven entre tinieblas y no ven ningún destello luminoso en el horizonte de sus vidas.

En el sacramento del bautismo se perdonan todos los pecados, el pecado original y todos los pecados personales, así como toda forma de castigo por el pecado.

Con el bautismo se abre la puerta a una nueva forma de vida que no está oprimido por el peso de un pasado negativo y en la que resuena ya la belleza y la bondad del reino de los cielos... Es una poderosa intervención de la misericordia de Dios en nuestras vidas, para salvarnos...

Yo no puedo bautizarme dos veces, tres o cuatro, pero sí puedo ir a confesarme y cuando lo hago renuevo la gracia del bautismo.

El Señor Jesús, que es tan bueno y nunca se cansa de perdonar me perdona. ¡Acordaos! El bautismo abre la puerta de la Iglesia... pero cuando la puerta se entrecierra un poco por nuestras debilidades y nuestros pecados, la confesión vuelve a abrirla porque es como un segundo bautismo que nos perdona todo y nos ilumina a ir adelante con la luz del Señor.

Vayamos así, alegres. Porque la vida hay que vivirla con la alegría de Jesucristo y esta es una gracia del Señor. (Catequesis, Audiencia General, 13 de noviembre de 2013)


Oración de Sanación

Mi Señor, mi Salvador, estoy convencido que te has manifestado desde el Trono Divino, estás por encima de todo y has venido a iluminar las conciencias dormidas.

Creo que Tú eres el Hijo del Dios vivo, el Rey de reyes, el Verbo encarnado y que nos has hablado del Reino del Padre porque Tú procedes de Él y de Ti proviene toda bendición.

En Ti espero la vida eterna, esa vida nueva que me regalaste en mi bautismo y que con mis faltas la he oscurecido yéndome por caminos que no me separaban de Ti.

Te pido perdón por mis malas decisiones. Ven y sáname de todas mis angustias y todo ese sufrimiento que está causando frustración y desolación a mi vida. Sé que Tú todo lo puedes, con tu poder todo lo transformas.

Viniste al mundo a esparcir la misericordia divina a toda la humanidad, a abrir caminos de bendición y sacar toda esa alegría que había escondida en mi vida con el misterio de tu amor.

Creo en Ti, en tu poder, en tu perdón y en que todo lo haces nuevo. Creo que junto al Espíritu Santo vas derramando gracias a quien acepta tu testimonio de bondad.

Confío en que en estos momentos me bendices y así como el Padre te ama, Tú me amas de igual modo.

Bendito seas mi Jesús, gracias por hacerme nacer de nuevo en el espíritu y darme la oportunidad de ser parte del Reino de nuestro Padre. Amén

----------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
---------------------------------------------




Bud Spencer Ahora más que nunca 

necesito la fe



El actor, de 86 años, habla de religión y hace balance de su vida: “He cometido muchos errores, ahora estoy en manos del Señor”

Tabla de contenido

  1. Errores y arrepentimientos 
  2. No soy un héroe” 


¿Con quién querría comer mi última comida? Un buen plato de spaghetti en compañía de Jesús”.

Bud Spencer, en una reciente entrevista al diario alemán Welt am Sonntag a propósito de su nuevo libro “Como Ergo Sum“, se confiesa sobre temas íntimos y muy delicados: su relación con la religión, con el final de la vida, con el más allá.

En mi vejez avanzada necesito la religión – dice Carlo Pedersoli (este es su verdadero nombre) – necesito a fe. Creo en Dios, esto es lo que me salva – explica –. En cambio, me he dado cuenta de que no es nada todo aquello a lo que antes yo daba un gran valor: el deporte, donde quería afirmarme, la popularidad. El que se enorgullece por estas cosas, quien busca sólo el éxito, la fama, es un idiota”.

Errores y arrepentimientos

Bud admite no haber sido precisamente un “santo” en vida. Y sólo ahora se da cuenta de los errores pasados. “He cometido muchos errores, con las mujeres, los amigos, errores gordos, locuras. Ahora que tengo casi 86 años, veo las cosas de manera muy distinta. La vida me ha enseñado que las cosas que cuentan son otras”.

No evita el tema de la muerte, al contrario. “Estoy cada vez más apasionado por la vida cada día que pasa, pero la muerte no me asusta. Porque creo que en realidad uno no se muere, y que nuestra alma está viva aún después de dejar la tierra. Al contrario, estoy seguro de que la vida continua. Entre tanto, afrontaré la muerte, en todo caso, con dignidad , y con la misma dignidad afrontaré el juicio de Dios”.

No soy un héroe”

Esta misma dignidad le lleva a decir: “No me interesa un ‘adiós’ de héroes. Soy un hombre como los demás. La vida es una farsa, mucho humo a los ojos, muchas alegrías pero también muchas desilusiones. El heroísmo, en mi caso, es algo artificial, una ficción. El verdadero héroe es solo el que da la vida por su país o protege con un acto extraordinario a su familia. Yo no soy uno de esos”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario