jueves, 13 de octubre de 2016

Buenos días, 13 de octubre de 2016. San Eduardo

 
"La vida no vivida es una enfermedad de la que se puede morir".
(Carl Jaung, psicólogo y psiquiatra suizo)
 



CONCIERTO BENÉFICO A FAVOR DE MANOS UNIDAS
PARA LA ADQUISICIÓN DE UNA AMBULANCIA PARA MALI Y PARA UN CENTRO DE ACOGIDA DE NIÑOS ABANDONADOS EN LA INDIA
ENTRADA LIBRE. DONATIVO “LA VOLUNTAD”
Día: viernes 15 de octubre Lugar: Concatedral de San Julián de Ferrol. Hora: 20,00horas
SI DESEAS COLABORAR PUEDES DIRIGIRTE A
Dirección:
Magdalena, 153 - 1º dcha., 15402, Ferrol (La Coruña)
Teléfono:
981 30 03 18
Fax:
981 30 03 18
E-mail:
 
 
VIDEO
ha sido escrito y dirigido por la actriz mexicana y ha sido seleccionado para un festival de cortometrajes de Los Ángeles
 
 
 
SANTORAL
 
Eduardo III,
rey (1004-1066)
 
Fausto, Jenaro, Marcial, Florencio, Colmano, Adrián, Marcelo, mártires; Teófilo, Rómulo, Imperto, Bertoaldo, Antonio, Simberto, obispos; Celedonia, virgen; Gerardo, conde; Leobono, eremita; Carpo, confesor; Venancio, Gerbrando, abades; Daniel, Ángel, Donulo, Nicolás, Hugolino, Samuel y compañeros mártires de Ceuta; Lucas, Congan, monjes; Luvencio, presbítero.

 

 
REFLEXIÓN:

Hacer lo que tenemos que hacer.
 
En Noviembre 18 de 1995, el violinista Itzhatk Perlman, subió al escenario para dar un concierto en el salón Avery Fisher del "Lincoln Center" en la ciudad de Nueva York. Si usted alguna vez ha  estado o visto e un concierto de Perlman, sabe que subir al escenario no es un logro pequeño para él.

Él fue padeció de polio cuando era niño, tiene abrazaderas en ambas piernas y camina con la ayuda de muletas. Verlo caminar sobre el escenario de un lado al otro, paso a paso, lenta y penosamente, es una escena impresionante. Él camina penosamente pero majestuosamente, hasta que alcanza su silla.

Después se sienta y lentamente pone las muletas sobre el suelo, abre los broches de las abrazaderas en sus piernas, recoge un pie y extiende el otro hacia adelante. Después se inclina y recoge el violín, lo pone bajo su barbilla, hace seña al Director y procede a tocar.

Hasta ahora, la audiencia ya estaba acostumbrada a este ritual.

Permanecían silenciosamente sentados mientras él caminaba por el escenario hasta su silla. Permanecían respetuosamente en silencio hasta que él estuviera listo para tocar; pero esta vez, algo ocurrió. Justo cuando él terminaba de tocar una cuerda de su violín se rompió. Uno podía oír el estallido.

Salió disparada como bala. No había duda de lo que ese sonido significaba. No había duda de lo que él tendría que hacer.
 
Los que estaban ahí esa noche tal vez pensaron: "Para esta, él va a tener que ponerse de pie, abrocharse las abrazaderas, recoger las muletas, y cojear hasta a fuera del escenario para encontrar otro violín u otra cuerda."

Pero no fue así. En su lugar, el espero un momento, cerró sus ojos y después hizo seña al Director para empezar a tocar. La orquesta empezó y él tocó desde donde había parado. El tocó con tanta pasión, con tanto poder y con una claridad que nunca antes nadie había escuchado.

  Es imposible tocar una obra sinfónica con sólo tres cuerdas. Lo sé yo y lo sabe usted, pero esa noche Itzhak Perlman se rehusó a saberlo. Uno podía observar como modulaba, cambiaba y recomponía esa pieza en su cabeza. En una instancia, sonaba como que él estuviera desentonando las cuerdas para obtener sonidos que estas ellas habían hecho. 

Cuando él termina, había un silencio impresionante. Después la gente se levantó y lo aclamó. Había una explosión de aplausos desde cada rincón del auditorio. Todos estábamos de pie, gritando y aclamando, haciendo todo lo posible para mostrar cuanto apreciábamos lo que él había hecho.

Él sonrió, se secó el sudor de sus cejas, alzó su arco para callarnos, y después dijo en un tono tranquilo, pensativo, y reverente:

"Ustedes saben, algunas veces la tarea del artista es la de averiguar cuanta música podemos producir con lo que nos queda."

Qué renglón tan poderoso. Se ha quedado en mi mente desde que lo oí. ¿Y quién sabe? Tal vez esa sea la definición de la vida, no sólo para los artistas pero para todos nosotros. He aquí un hombre que se ha preparado por toda su vida para producir música con un violín de cuatro cuerdas, quien, se encuentra de repente en medio de un concierto con solo tres cuerdas; y entonces produce música con tres cuerdas, y la música que él produjo esa noche con sólo tres cuerdas era más bonita y más memorable, que cualquier otra que él haya producido con cuatro cuerdas.

Entonces, tal vez nuestra tarea en este mundo inestable, cambiante, y perplejo en el que vivimos es la de producir música, primero con lo que tenemos, y después, cuando esto ya no sea posible, producir música con lo que nos queda.  
 
 
 
ORACIÓN:


Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)
 
Gracias, Dios mío. Gracias por ser quien eres, por ser un Padre tan bueno. Gracias por llevarme por los caminos que más me convienen y por darme todo lo que necesito. Gracias por enviar a tu Hijo Jesucristo para salvarme. Bendito seas por ser tan bueno; ayúdame a reconocer y corresponder siempre a tu amor.
 
Reflexión del Papa.

Dar las gracias es una clara señal de buena educación. Pero es más que sólo eso. La gratitud es un tesoro que sale del fondo del corazón y nos hace más humanos, también de cara a Dios.
 
Agradecer es reconocer el bien que se recibe. Alguien nos cede el paso, o nos ayuda con una carga pesada, y decimos gracias porque apreciamos ese acto bueno hacia nosotros. Al terminar los estudios en la universidad agradecemos a los profesores que nos han ayudado en la carrera. O bien, el día de la madre agradecemos con un regalo todo lo que nuestra mamá ha hecho por nosotros… Y con una palabra tan corta, o con un gesto muy sencillo, expresamos que nos dimos cuenta, que apreciamos la persona que nos hizo el favor, a nuestro profesor o a nuestros papás…
 
Si la gratitud es algo que vale tanto entre nosotros, con mucha más razón debe valer con Dios. ¡Cuántas cosas buenas nos ha dado el Señor! De Él hemos recibido la vida, la salud, la comida, un mundo tan maravilloso en el que vivimos, la fe, una llamada personal en la fe y una misión en la Iglesia…
 
Cada día recibimos tanto, sólo hace falta un poco de atención para darnos cuenta, como el leproso que quedó curado, de que Alguien nos dio un regalo… Y cuando agradecemos, abrimos el corazón para recibir algo mucho más grande: la salvación.
 
"La gente seguía a Jesús por conveniencia, sin demasiada pureza en el corazón, quizá por el querer ser más buenos. En dos mil años el escenario no ha cambiado mucho. También hoy muchos escuchan a Jesús como esos nueve leprosos del Evangelio que, felices con su sanación, se olvidan que de Jesús les había devuelto la salud".
(Cf Homilía de S.S. Francisco, 23 de septiembre de 2014, en Santa Marta).
 
Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a hablar con mucho amor con Aquel que te ama.
 
Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.
 
Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.
¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!
Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.
 
 

*************************
ESPECIAL BUENOS DÍAS
*************************

Las 6 silenciosas amenazas que matan lentamente el matrimonio



Olvídese de la infidelidad o de los problemas económicos: existen otros comportamientos de los que se habla menos pero que son igual de destructivos para la vida en pareja.

Tabla de contenido

  1. 1. No mantener amistades fuera del matrimonio 
  2. 2. Subestimar el contacto 
  3. 3. Tener amistades negativas 
  4. 4. No repartirse las tareas del hogar 
  5. 5. No hablar de la relación 
  6. 6. Sentirse como meros compañeros de habitación 


Aunque pueda parecer sorprendente, existen conductas y acciones que influyen igual o de forma más negativa en la salud de los matrimonios que las causas más habituales de los divorcios, tales como las infidelidades, las mentiras o los problemas económicos. Se las enumeramos en este artículo del digital The Huffington Post.
  1. No mantener amistades fuera del matrimonio

Pasar tiempo en pareja es importante, pero no deje que sus amistades queden a un lado. Es poco realista depender de su pareja para satisfacer todas sus necesidades sociales. Que cada uno tenga su espacio para quedar con sus amigos puede beneficiar a su matrimonio.
  1. Subestimar el contacto

Si es de los que raramente establece contacto físico con su pareja o incluso llega al punto de tener sexo solo en ocasiones especiales (cumpleaños, aniversarios y vacaciones), tal vez sea el momento de cambiar, ya que se dirige hacia un matrimonio sin sexo ni pasión, apunta Debra Campbell, según psicóloga y terapeuta de parejas de Melbourne (Australia).
  1. Tener amistades negativas

Rodearse del tipo equivocado de gente puede afectar negativamente a su relación, "Las acciones de tus amigos influyen en su matrimonio, se dé cuenta o no", asegura. "¿Sus amigos se quejan en privado de sus parejas? ¿Coquetean con otras personas a sus espaldas? Las malas relaciones son tóxicas y pueden cambiar sus propios hábitos", afirma Laura Heck, terapeuta familiar de Salt Lake City (Utah, EE.UU.).
  1. No repartirse las tareas del hogar

Cuando solo una de las partes de la relación se ocupa de la limpieza del hogar, se crea resentimiento y se obstaculiza la conexión con la pareja. Un estudio realizado por la Universidad de Alberta (Canadá) en 2015 mostró que las parejas que no dividen las tareas del hogar tienen menos satisfacción en su relación y menos sexo.
  1. No hablar de la relación

Reflexionar y comunicarse más allá de los habituales "¿cómo fue tu día?" o "¿qué planes tenemos para el fin de semana?" es esencial para que el amor dure,. Abordar el estado de la relación en sus conversaciones tendrá consecuencias positivas, aunque pueda parecer incómodo al principio.
  1. Sentirse como meros compañeros de habitación

El 'síndrome de los compañeros de habitación' es un silencioso verdugo de las relaciones, advierte Heck. Una vez que se ha alcanzado esa condición se puede sentir como si estuviera viviendo una vida paralela a la de su pareja, a la que solo le une el espacio que comparten, las cuentas bancarias y sus hijos.

"Una vez que se ha caído en él, debe sacudir su rutina para traer de vuelta el fuego y la pasión de la relación", afirma la experta. Heck recomienda esforzarse a conciencia por pasar tiempo juntos trabajando en equipo en un proyecto que les apasione. Por ejemplo, remodelando la casa, empezando a hacer deporte juntos o aprendiendo a cocinar platos vegetarianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario