lunes, 12 de septiembre de 2016

Buenos días, 12 de septiembre de 2016. Santísimo Nombre de María


El éxito depende del esfuerzo
SÓFOCLES.
VIDEO
Un bonito video para reflexionar

SANTORAL
Santísimo Nombre de María​


San Guidón o Guy,
confesor (c. a. 950-c. a. 1012)
Nuestra Señora Santa María de Lluc, reina de Mallorca, y
Nuestra Señora de la Fuensanta.
Autónomo, Hierónides, Leoncio, Serapión, Selesio, Valeriano, Estratón, Macedonio, Teódulo, Taciano, mártires; Curonato, Sacerdote, Silvino, Juvencio, obispos; Vifredo, abad; Guidón o Guy, confesor; Tobías (padre), Sara (su esposa) y Tobías (hijo) (A. T.).

REFLEXIÓN:
Aceptar la propia realidad
En la vida hay un principio fundamental: el principio de realidad.
Hay soñadores que viven de puros sueños. Viven soñando grandezas que nunca llegan. Pero también hay quienes quieren ser tan realistas que se encierran en sí mismos, en su realidad, y no son capaces de ver más allá de la misma. Y tan malo es vivir como astronautas del espacio, como encerrados como el caracol en su propio caparazón.
La realidad nos hace poner los pies en el suelo. Ser realista es vivir lo que soy. Lo cual no implica que uno siempre tenga aspiraciones de superación.
Ser realista es:

Aceptarme como soy.
Sentirme a gusto como soy. Sin dejar nunca de superarme
Disfrutar de la vida como soy. Lo cual tampoco resulta siempre fácil.
ORACIÓN:
Mi buen Jesús, te doy gracias por el ejemplo de María, la Virgen, nuestra modelo de discípulo. En ella encuentro una invitación a guardar en mi corazón todas las Palabras que me comunicas.
Te pido, Señor mío, que hoy me des la posibilidad de ser agradecido siempre, que no olvide fácilmente todas las bendiciones que me han dado.
Gracias por la bendición de tener una familia en la que Tú me manifiestas que me amas. Gracias por cada uno de sus miembros y todo lo que me hacen sentir.
Te suplico que en este momento la bendigas y le hagas sentir tu presencia maravillosa. Amén
Reflexión del Papa Francisco
Jesús pregunta a los fariseos: «¿Está permitido curar en sábado o no?», pero ellos no responden. Y que entonces Jesús toma de la mano al enfermo y lo cura, el Papa señaló que los fariseos puestos ante la verdad, callaban, «pero luego chismeaban a sus espaldas... buscaban la forma de que cayera». Jesús reprende a esa gente que «estaba tan apegada a la ley, que se había olvidado de la justicia», e incluso negaba la ayuda a los padres ancianos con el pretexto de haberlo dado todo como donativo para el Templo. Pero «¿quién es más importante? »- pregunta el Santo Padre - «¿el cuarto mandamiento o el Templo?»
Jesús nos toma de la mano y nos sana
Jesús se acerca: la cercanía es la prueba de que vamos por el camino verdadero. Porque es precisamente el camino que Dios ha elegido para salvarnos: la cercanía. Él se acercó a nosotros, se hizo hombre. La carne: la carne de Dios es el signo; la carne de Dios es el signo de la verdadera justicia. Dios que se hizo hombre como uno de nosotros, y nosotros que tenemos que hacernos como los otros, como los necesitados, como aquellos que necesitan nuestra ayuda.
La carne de Jesús, es el puente que nos acerca a Dios ... no la letra de la ley: ¡no! En la carne de Cristo, la ley tiene su cumplimiento pleno y es una carne que es capaz de sufrir, que ha dado su vida por nosotros. Que estos ejemplos, este ejemplo de cercanía de Jesús, del amor, de la plenitud de la ley nos ayuden a no caer nunca en la hipocresía: nunca. Es tan feo ser un cristiano hipócrita. Tan feo. ¡Que Dios nos salve de esto! (Homilía en Santa Marta, 31 de octubre de 2014)
Oración de Sanación

Señor mío, te doy gracias por cada bendición que me haces llegar cada día a través de distintas personas y situaciones.
Ven y regálame la fuerza necesaria para corresponder siempre con agrado y con buen ánimo. Me encomiendo hoy a tu divina voluntad, para que todo lo que haga y piense, esté completamente lleno de Ti y me des la capacidad de desarrollar mis tareas con esfuerzo, dedicación y amor.
Sé que estoy lleno de debilidades y las tentaciones siempre me asechan. Por eso te pido que vengas y sanes todo de mí, sana esa parálisis de mi alma que me va encerrando en actitudes hostiles y llenas de dolor.
Señor, Tú eres mi fuerza y mi esperanza. Tú siempre vas más allá de todo límite y acudes en mi necesidad aun cuando son muchos los que se oponen a nuestra relación sólo porque ya no creen en tu presencia ni en tus milagros.
Te presento todas mis heridas, todas mis parálisis del cuerpo y del alma. Todo ese dolor causado por mis malas decisiones de vida y por no seguirte como debiera. Pongo mi esperanza en Ti para que le des sentido a mis acciones
Oh Dios del amor, sé que puedo contar con tu poderosa presencia que me anima siempre a perseguir el bien y a desechar toda situación de intente separarme de Ti. Extiendo ahora mi mano hacia Ti y me confío a tu compasión para que derrames tu bendición sobre mí y sanes todas mis dolencias con tu amor. Amén
Propósito para hoy:
Hoy, de camino al trabajo, miraré al rostro de algunas personas y rezaré un Padrenuestro por sus necesidades que de seguro las deben tener
Reflexionemos juntos esta frase:

"Un estilo de vida sobrio nos hace bien y nos ayuda a compartir lo que tenemos con quien pasa necesidad". (Papa Francisco)

 -------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
------------------------------------------





7 mensajes inspiradores que ayudarán a tu hijo


Tus hijos pueden encontrar un mensaje inspirador y su sentimiento frente a él será más importante de lo que imaginas

Tabla de contenido

Tus hijos pueden encontrar un mensaje inspirador y su sentimiento frente a él será más importante de lo que imaginas 
  1. Incentivo específico para el niño – para ese día 
  2. Citas famosas 
  3. Un chiste 
  4. Una frase de su libro o película favoritos 
  5. Una oración 
  6. Un versículo de la Biblia 
  7. Una afirmación de amor 

Incentivo específico para el niño – para ese día

Estos son tal vez los mensajes más fáciles de escribir. Si tu hijo está nervioso con algo que está sucediendo ese día, como un examen o una presentación, escribe palabras alegres. Déjale saber que estás pensando en él y que sabes que lo logrará.
Si sientes que tu hijo necesita simplemente un incentivo general, escoge una cualidad que te gusta de él – la manera en como ríe, la forma como piensa y escribe una frase o dos sobre ello. Recuérdale cuán especial y maravilloso él es.

Citas famosas

Aunque las citas famosas puedan ser extravagantes cuando son clichés, las palabras significativas de un santo,escritor, estudioso, atleta o ex presidente, a veces pueden ser exactamente lo que te gustaría decir – si fuéramos un poco más elocuentes. Escoge algo adecuado para la edad, pero también ofrece algo que pueda esforzar un poco su mente – semejante a Abraham Lincoln, “Voy a prepararme y un día mi oportunidad llegará”.

Un chiste

Reír es la mejor medicina, pero es también una gran fuente de aliento. ¿Quién no necesita reír en medio del día? Incluyendo un chiste como “¿por qué el libro de matemáticas parece tan triste? ¡Porque tiene muchos problemas!” es una gran carcajada que compartirán, y puede incluso reírse cuando lo comparta con sus compañeros.

Una frase de su libro o película favoritos

Cuando estés leyendo un libro o viendo una película juntos, toma nota de las frases especiales, las que parecen conmover a tu hijo o hija. Puede ser tan simple como cuando Dory dice en Buscando a Nemo: “Basta continuar nadando”. Recordando un gran momento que tuvo contigo, o recordando un sentimiento positivo que asocie esa película o libro, puede ser un verdadero impulso en un día difícil.

Una oración

Escribir una oración – sea la que ustedes generalmente dicen juntos o una nueva – permite que tu hijo sepa que no son sólo sus pensamientos los que están con él en la escuela, sino que Dios también está con él. Escoge una oración de agradecimiento o de alegría o una oración para una circunstancia específica. Una oración para los profesores de tu hijo también puede ser bueno.

Un versículo de la Biblia

Semejante a una oración, escribir una palabra de la Escritura les recuerda que no están solos y que Dios está ahí para ayudar. ¿Quién no necesita leer “No temas, que contigo estoy yo; no receles, que yo soy tu Dios. Yo te he robustecido y te he ayudado, y te tengo asido con mi diestra justiciera (Is 41,10)?

Una afirmación de amor

El mejor incentivo es recordarle a nuestros hijos cuánto los amamos, que estamos de su lado, no importa lo que pase, y que pensamos que el mundo es de ellos. Entonces, cuando sientas que tu hijo necesita de un impulso, escribir esas pequeñas tres palabras – ¡Yo te amo! – puede hacer toda la diferencia del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario