lunes, 29 de agosto de 2016

Buenos días, 29 de agosto de 2016. Martirio de San Juan el Bautista

«El corazón queda encadenado allí donde encuentra posibilidad de fruición»
(San León Magno)



SANTORAL

Martirio de Juan el Bautista; Sabina de Roma, Mártir; Seba, rey y monje; Pamaquio, laico; Fiacrio, eremita; María de la Cruz (Juana) Jugan, Fundadora; Hipacio, obispo y mártir; Andrés, Eutimio y Crescencio, mártires; Andrés, Cándida, virgen y mártir; Eufrasia del Sagrado Corazón de Jesús, Beata, Carmelita Indú; Sancja Szymkowiak, Beata, Religiosa; Basilia de Sirmio; Adelfo, Obispo; Constantino, Beato, Mártir, Religioso; Edmundo, Beato, Fundador; Mederico, Abad, Sacerdote; Ricardo, Juan de Mayorga, Beatos, Mártires; Teresa Bracco, Mártir y Virgen; Víctor, Anacoreta; Sancha, Religiosa y Vírgen; Sebbo, Gobernante, Monje.


 
REFLEXIÓN:

Hacer algo por los demás

Calcuta es un lugar infernal. Una ciudad de más de 20 millones de habitantes donde miles de ellos viven y mueren en las calles sin que a nadie le importe. En medio de la miseria, una joven enfermera vestida con un sari blanco se detiene al oír el llanto que sale de un cubo de basura. Mira con atención y saca un bebé de entre la basura, abandonado por su madre pero todavía vivo.

Un poco más adelante, en la misma calle, otras jóvenes vestidas de blanco atienden a un moribundo tendido al sol. Está sucio y huele mal, su enfermedad está a punto de terminar con él. Lo llevan a un sitio sombreado, lo lavan y curan sus heridas. El hombre, asombrado, pregunta: “- ¿quiénes sois? ¿Como os atrevéis a acercaros a mí y a tocarme?” Y añade: “Benditas seais”.

Una de las mujeres, un poco mayor que las otras, le responde: “Bendito seas tú, porque nos das la oportunidad de ayudarte”. La mujer era la Madre Teresa de Calcuta. Siempre decía: “En la India se habla mucho de grandes planes para terminar con la pobreza y el hambre, pero nadie se ensucia las manos. Todo el que piense que el mundo no es justo es bienvenido, pero sobre todo el que además de pensarlo, se decide a hacer algo por cambiarlo”.

La madre Teresa murió hace años, pero sus palabras todavía permanecen vivas, y más todavía lo que hizo por los demás. En octubre de 2003 San Juan Pablo II la declaró beata. Aprobada la causa de canonización por el Papa Francisco.


ORACIÓN:

Señor, creo que quieres tener este momento de oración conmigo, no porque a Ti te haga falta sino porque quieres acompañarme y mostrarme el camino que debo seguir hoy. El espejismo de lo que me aleja de tu verdad es muy atrayente, no permitas que me deje seducir como Herodes.

Petición

Jesús, dame la gracia de escuchar hoy claramente tu verdad.

Diálogo con Cristo

Señor, qué gran ejemplo tengo en Juan el Bautista que con firmeza predicó siempre tu verdad. No le importaba la opinión de los demás, no permitía desvíos ni letargos egoístas. Gracias por iluminar mi conciencia, por ayudarme a ver dónde estoy siendo sordo o ciego e insensible a tu doctrina. Ayúdame a adherirme firmemente a tu voluntad para hacer de tu amor el centro de mi propia existencia.

Propósito


Si hay un precepto de la doctrina que no vivo, o que cumplo sólo por tradición, buscar leer y consultar sobre el tema para ser siempre un auténtico testigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario