viernes, 26 de agosto de 2016

Buenos días, 26 de agosto de 2016

El respeto a sí mismo es, después de la religión, el freno principal de todos los vicios
(Francisco Bacon 1561-1626. Filósofo y político inglés)


SANTORAL
Teresa de Jesús Jornet, Fundadora; Andres Huberto, Juana Isabel Bichier, Fundadores ; Ceferino, papa, mártir; Ireneo y Abundio, Alejandro de Bérgamo, Segundo, Simplicio, Constancio, Victorino, Victor (Vítores), Mártires; Adrian, hijo del César Probo; Melquisedec, Rey y Sacerdote del A.T.; María de los Ángeles Ginard Marti, Beata,Virgen y Mártir; María Beltrame, Beata, Esposa y Madre; María de Jesús Crucificado (Mariam) Baouardy, Beata, Religiosa; Ceferino Namuncurá, Beato salesiano.


 
REFLEXIÓN:
Un camino con muchas metas

Esta mañana he ido al banco porque quería informarme sobre las inversiones. La oficina estaba repleta de gente que entraba y salía, todos con aspecto muy ocupado. Parece que todo el mundo quiere invertir, sacar provecho a su dinero.

En las paredes, varios carteles anuncian la mejor inversión, y llaman con palabras e imágenes a poner el dinero en tal cuenta, o en un plan, o en un fondo. Y ofrecen altos intereses, el 4%, el 5%, y regalos: una cubertería, una plancha, una radio.... pero al fin y al cabo todo se reduce a dinero.

Sin embargo, no hay carteles que ofrezcan un buen plan. Las cosas importantes como la felicidad, la salud, la alegría... nunca te las garantizan. Los valores como la ayuda, la sinceridad, la honradez, la solidaridad... no cotizan en bolsa ni parecen ser muy rentables.
Y sin embargo, es posible invertir para la vida. Y también hay que elegir bien porque las ofertas son muy variadas. En una tienda no compramos lo primero que nos ofrecen. Al contrario, miramos mucho el precio, las ventajas e inconvenientes, la calidad del producto. Cuando inviertas en tu vida, procura comprarte algo de buena calidad: con valores, con amistad, con solidaridad. Y asegúrate de que esté garantizado: que te haga feliz a ti y también a la gente que está a tu lado. Tendrás una rentabilidad del 100%



ORACIÓN:

Oh Dios, que has guiado a la virgen santa Teresa a la perfecta caridad en el cuidado de los ancianos, concédenos a ejemplo suyo, servir a Cristo en el prójimo, para ser testimonios de su amor. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.


Petición

Señor, dame la gracia de tener un corazón alerta y vigilante, para obrar siempre el bien.

Meditación del Papa Francisco

La lámpara que tenemos, es la mejor.

Cuántas veces uno se despista y vive en la oscuridad. Y a veces unos se quieren poner a la luz del otro, como estas jóvenes que buscaron poner en sus lámparas el aceite de las otras. Pero cada uno tiene su luz. En cada uno Dios ha dejado una luz particular, una luz que le hace ser él mismo. Por eso, en el Reino de los cielos cada uno tiene que ser él mismo.
Unas luces son más fuerte, otras más débiles, otras cambian constantemente… Y así podemos encontrar un sinfín de luces como personas. Y cada uno tiene que cuidar  y dar cuentas de esa luz que recibió. Porque esa lámpara que Dios nos ha dado la tenemos que poner en el candelabro. Y puede que a veces no me guste mi lámpara, no me guste mi luz o gaste mi aceite. Puede que a veces utilice mis cualidades para presumir o a veces quiera ocultar esa luz, esas virtudes o defectos. Incluso a veces no quiero mi lámpara.


Pero esa lámpara puede ser fea, puede tener una luz muy tenue, puede que vea más la oscuridad que la luz. Pero es la luz que no me ha regalado Dios; es la luz que me acompañará a lo largo de mi vida. Por lo tanto tengo que aceptarla. Y tengo que cuidarla. Y me puede pasar que piense que no me va bien esta lámpara. Quisiera otra más o menos luminosa. Y siempre estoy queriendo la vela o el aceite de los otros. Pero, en realidad, la lámpara que tengo es la mejor, ¡porque es mi lámpara! Es un regalo de Dios. Lo importante es ver mi vida y mi historia desde los ojos de Dios y no desde una mirada humana. He de elevar la mirada; contemplar la maravillosa obra de Dios en mi vida y darle las gracias.
«La lámpara, cuando comienza a debilitarse, tenemos que recargar la batería. ¿Cuál es el aceite del cristiano? ¿Cuál es la batería del cristiano para producir la luz? Sencillamente la oración. Tú puedes hacer muchas cosas, muchas obras, incluso obras de misericordia, puedes hacer muchas cosas grandes por la Iglesia —una universidad católica, un colegio, un hospital...—, e incluso te harán un monumento de bienhechor de la Iglesia, pero si no rezas todo esto no aportará luz. Cuántas obras se convierten en algo oscuro, por falta de luz, por falta de oración de corazón».

 (Cf Homilía de S.S. Francisco, 10 de junio de 2016, en Santa Marta).

Diálogo con Cristo

San Agustín dijo que tuviéramos cuidado de la gracia de Dios que pasa y no vuelve. Por eso te pido, Padre bueno, que me ayudes a percibir tu presencia en lo cotidiano de este día para que con tu gracia pueda ser tu fiel discípulo y misionero. Mis decisiones labran mi destino, que terrible sería que me descuidará y siguiera el camino fácil que ofrece el mundo, por eso te pido me ayudes a vivir con el constante deseo de trabajar por ti.

Propósito


Dar la Luz de Cristo a nuestra vida para que comience a brillar, pero para que nunca de apague se necesita alimentarla con obras de caridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario