jueves, 25 de agosto de 2016

Buenos días, 25 de agosto de 2016. San José de Calasanz. San GInés


Mayor soy y para mayores cosas he nacido que para ser esclavo de mi cuerpo 

(Lucio Anneo Séneca 4 a. C. –65 d. C. filósofo latino nacido en Córdoba)
---------------------------------


SANTORAL

San José de Calasanz, fundador Escolapios; Luis IX, rey de Francia; Patricia, Virgen y Mártir; Ginés (o Genesio) de Roma, Mártir; Tomás Cantalupo, Obispo; Eusebio, Ponciano, Vicente y Peregrinos, mártires; Pedro Vázquez, Beato, Mártir; Ginés (o Genesio) de Arlés, Mártir; María del Tránsito de Jesús Sacramentado, Beata, Fundadora; Luis Baba, Beato, Mártir; Aredio de Limoges, Abad; Luis Urbano, Beato, Presbítero y Mártir; María Troncatti, Venerable, Misionera.



REFLEXIÓN:

Una buena historia para no juzgar

Un chico de unos 24 años, que iba con su padre y estaba mirando a través de la ventanilla del autobús gritó de pronto: ""¡Papá, mira cómo los árboles van corriendo hacia atrás !".
El Padre sonrió.
Una pareja de jóvenes que estaban sentados cerca, miraron al joven de 24 años, con cierta conducta infantil, y murmuraron que ya era bastante mayor para andar diciendo eso.
De pronto, el joven exclamó otra vez: ""¡Papá, papá, mira las nubes están corriendo con nosotros!""
La pareja no pudo resistirse y le dijo al anciano: ""¿Por qué no lleva a tu hijo a un buen médico?""
El anciano sonrió y dijo: ""ya lo he hecho y precisamente ahora venimos del hospital. Mi hijo era ciego de nacimiento, y hoy por primera vez puede ver. La pareja de jóvenes querían que se los engullera la tierra de golpe, tragarse lo que habían dicho y desaparecer...Por ello....Cada persona en el planeta tiene una historia.
No juzgues a la gente antes de que realmente la conozcas.
La verdad puede sorprenderte.


ORACIÓN:


Quédate, Señor, conmigo


Has venido a visitarme
como Padre y como Amigo.
Jesús no me dejes solo.
¡Quédate, Señor, conmigo!

Por el mundo envuelto en sombras
soy errante peregrino.
Dame tu luz y tu 
gracia.
¡Quédate, Señor, conmigo!

En este precioso instante
abrazado estoy contigo.
Que esta unión nunca me falte.
¡Quédate, Señor, conmigo!

Acompáñame en la vida.
Tu presencia necesito.
Sin Ti desfallezco y caigo.
¡Quédate, Señor, conmigo!

Declinando está la tarde.
Voy corriendo como un río
al hondo mar de la muerte.
¡Quédate, Señor, conmigo!

En la pena y en el gozo.
Sé mi aliento mientras vivo,
hasta que muera en tus brazos.
¡Quédate, Señor, conmigo!


ESCRITO POR SAN PÍO DE PIETRELCINA 

No hay comentarios:

Publicar un comentario