sábado, 13 de agosto de 2016

Buenos días, 12 de agosto de 2016

No busques la amistad, ni el amor, ni la discreción, ni la lealtad, ni nada que no puedas dar tu mismo
(C de Villalobos 1942- escritora española)

------------------------------------

El Papa denuncia la colonización ideológica que deforma el matrimonio como unión entre hombre y mujer




SANTORAL
Eleazar, Mártir; Pedro del Barco, eremita; Juana Francisca de Chantal, Cofundadora; Eusebio, Herculano, Casiano, Muderac, obispos; Buenaventura, Carlos Leisner, Carlos Meehan, Beatos, Sacerdotes y Mártires; Florian, Beato, Presbítero y Martir; Victoria Díez, Beata, Virgen y Martir; Inocencio,Beato y Papa; Euplio, Diácono, Martir; Hilaria, Digna, Euprepia, Eunomia, Quiriaco, Largión, Crescenciano, Nímia, Juliana, Aniceto, Fótimo, Gracialiano y Felicísima, mártires



REFLEXIÓN:
No puedes rezar el Padrenuestro
y seguir diciendo “yo...”
No puedes rezar el Padrenuestro
y seguir diciendo “mi...”
No puedes rezar el Padrenuestro,
sin rezar por los demás.
Porque, cuando pides el pan de cada día
tienes que incluir a tu hermano.
Porque los demás están incluídos en cada petición.
Desde el comienzo al fin,
nunca dice “mi...” o “yo...”.
Poema de Charles Thomson:


ORACIÓN:

Señor, ilumina nuestros corazones y fortalece nuestras voluntades, para que sigamos siempre el camino de tus mandatos, reconociéndote como nuestro guía y maestro. Por nuestro Señor Jesucristo.
Amén

Petición
Jesús, ayúdame a no ser nunca duro de corazón.


Meditación del Papa Francisco.

El matrimonio es un don nacido del corazón de Dios.

Mencionas en este pasaje, Señor, la dureza de corazón. Creo que éste es uno de los principales motivos del mal en el mundo de hoy. A veces mi corazón se ha transformado en una roca. Una roca indiferente ante el dolor ajeno, impermeable ante el amor del prójimo, dura con los juicios a los demás, seca ante las obras de misericordia.

Cuando imagino un corazón, lo imagino siempre de carne, rojo, palpitante, sano, fuerte, vigoroso, y transmitiendo vida. Pero podría también imaginar cómo es la imagen que presentas a los fariseos el día de hoy: un corazón de piedra. Es un corazón muerto, grisáceo, seco, inmóvil, resistente, es un corazón que pesa, que causa dolor y poco transforma todo en muerte.

Éste es el corazón que a veces llevo dentro de mí. Señor, no permitas en mí la dureza de corazón, porque ella me lleva a sólo buscar mis intereses, a olvidar lo importante en la vida, a descuidar mi vida de unión contigo, a pactar con la tibieza. Dame, Señor, un corazón como el tuyo. Un corazón que sepa mirar todos los aspectos de mi vida como Tú los ves. Dame, Jesús, tu corazón y toma Tú el mío.

Tú también me hablas del matrimonio, de la familia. Te presentas como el mejor y mayor defensor de la familia. No eres el que simplemente impone leyes que cumplir, sino que eres el Dios que busca lo mejor para sus hijos y por ello les ayuda en lo que mejor les conviene en sus vidas. El matrimonio es un don nacido de tu corazón y no del corazón del hombre. Es por ello que para Ti el matrimonio tiene un valor único y precioso. Dame la gracia, Señor, de valorar y defender el don de la familia.

«Nosotros debemos caminar con estas dos cosas que Jesús nos enseña: la verdad y la comprensión. Y esto no se resuelve como una ecuación matemática, sino con la propia carne: es decir, yo cristiano ayudo a esa persona, a aquellos matrimonios que atraviesan una dificultad, que están heridos, en el camino de acercamiento a Dios. Permanece el hecho que la verdad es aquella, pero esta es otra verdad: todos somos pecadores, en camino. Y siempre está este trabajo por hacer: cómo ayudar, cómo acompañar, pero también cómo enseñar a aquellos que se quieren casar, cuál es la verdad sobre el matrimonio.»
(Homilía de S.S. Francisco, 20 de mayo de 2016, en santa Marta).


Propósito

Concretar algunos medios para propiciar la oración familiar: bendecir los alimentos, reflexionar el Evangelio del domingo, rezar el rosario, ir a misa juntos, peregrinación a un santuario mariano, etc.


Diálogo con Cristo 

Jesús, concédeme vivir la auténtica caridad fraterna, especialmente con mi familia y amigos. Que nos ayudemos unos a otros a vivir santamente y a perseverar en nuestra vocación cristiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario