viernes, 8 de julio de 2016

Buenos días, 8 de julio de 2016

Es infinitamente más bello dejarse engañar diez veces que perder una sola vez la fe en la humanidad
(Heinz Zschokke 1771-1842 Escritor alemán)
 


Día 2. Novena en honor a la Virgen del Carmen. Te animo a rezar a la Estrella de los mares desde:

 
SANTORAL

Procopio, Papa; Eugenio III, CLXVII Papa, Adriano III, CIX Papa, Aquila y Priscila (Prisca), esposos mártires, Quiliano, obispo y mártir, Pedro Vigne, presbítero y fundador.




REFLEXIÓN:
TENER UN PROYECTO PERSONAL

No hay cosa que más rabia me de que me comparen con otros, sobre todo, con otros hermanos o primos para ponerles bien a ellos y echarme en cara a mí que no soy como ellos. Me quieren reprochar que soy más vago, más mentiroso o tengo peor genio que ellos. Y ¡claro! A veces me enfado y con razón cuando oigo:
  • Mira, mira cómo escribe Carmen y como presenta los cuadernos. No como tú que no sabes ni escribir…
  • Fíjate qué notas saca tu hermano… No como las tuyas tan bajas…
  • Pablo no levanta la vista del libro… y tú no pegas ni golpe siempre con el mando de la tele o siempre con los videojuegos, eso si no estás con el móvil… o con …
Esto me da tanta rabia que le daría un puñetazo en la mesa y me marcharía enfadado a la habitación o a la calle o a cualquier lugar que no me vieran. ¡Ya estoy harto de que me comparen con los demás! ¡Yo soy yo y nada más!... y tengo toda la razón.
Cada uno tiene su propio ritmo de trabajo, estilo y capacidad. Es importante que asumir la propia forma de ser con la condición de saber lo que uno quiere o es más conveniente para él. Esto se llama TENER UN PROYECTO PERSONAL. Hazte un plan para todo: Tiempo dedicado a los estudios, tus horas de juego, ocio y descanso, de salida con los amigos. El breve momento de oración a la mañana o a la noche; la Misa del Domingo… ayuda a los demás, visita a enfermos, etc…Al comienzo de las vacaciones, al inicio de curso, al inicio de año, hazte un plan, un Proyecto sencillo. Esto te ayudará a triunfar, no lo dudes. Estarás más contento contigo mismo y serás más feliz. De paso, sonríe siempre, es gratis.
¿Tu tienes tu plan? Pues, ¡ánimo!


ORACIÓN:

Puedo caminar seguro, Cristo, por esta vida, aún entre medio de lobos porque se que no estoy nunca sólo. Dame fuerzas para crecer en mi vida de unión contigo; que tenga más fe y esperanza para aceptar lo que me pidas, que tenga más amor para quererlo intensamente y que tenga fortaleza para llevarlo adelante. Quiero serte fiel, Señor, cuando llegue la prueba, dame tu gracia y eso me basta.


Petición

Dame la fuerza que necesito para ser testigo tuyo en medio de mi vida cotidiana en mis actividades diarias.


Meditación del Papa Francisco

El Evangelio de esta fiesta muestra una parte del discurso de Jesús a sus discípulos cuando los envían a la misión. Dice, entre otras cosas: "Seréis odiados por todos a causa de  mi nombre. Pero el que persevere hasta el fin se salvará". Estas palabras del Señor no turban la celebración de la Navidad, sino que la despojan del falso revestimiento empalagoso que no le pertenece. Nos hacen comprender que en las pruebas aceptadas a causa de la fe, la violencia es derrotada por el amor, la muerte por la vida. Para acoger verdaderamente a Jesús en nuestra existencia y prolongar la alegría de la Noche Santa, el camino es precisamente el que indica este Evangelio. Es decir, testimoniar a Jesús en la humildad, en el servicio silencioso, sin miedo a ir contracorriente y pagar en persona. Y, si no todos están llamados, como san Esteban, a derramar su propia sangre, a todo cristiano se le pide, sin embargo, que sea coherente en cada circunstancia con la fe que profesa. Es la coherencia cristiana. Es una gracia que debemos pedir al Señor. Ser coherentes, vivir como cristianos. Y no decir 'soy cristiano' y vivir como pagano. La coherencia es una gracia que hay que pedir hoy.
(Angelus de S.S. Francisco, 26 de diciembre de 2014).


Diálogo con Cristo

Señor, tú lo sabes todo, conoces lo débil y miserable que soy. Dame tu mano en este día para no tener miedo de decir que soy católico, para testimoniar tu amor a los hombres y ser capaz de quererte un poco más. Dame tu corazón para hablar bien de los demás y sembrar caridad. Dame tus ojos para ver al que sufre. Y, sobre todo, dame la gracia de ser cada vez mejor hijo tuyo.


Propósito


Invitar a algún conocido del trabajo o familiar a hacer una oración juntos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario