martes, 21 de junio de 2016

Buenos días, 21 de junio de 2016. San Luis Gonzaga


A veces es bueno cerrar algunas puertas.
No por orgullo, ni soberbia,
sino porque no llevan a ninguna parte
 
 
 
 
 
SANTORAL
 
Luis Gonzaga,
confesor;
 
Eusebio, Terencio, Ursicino, Martín, Simplicio, Raúl (Radulfo), Inocente (Inocencio), Raimundo, obispos; Rufino, Marcia, Ciriaco, Apolinar, Albano, Tecla, Basilisco, mártires; José Isabel Flores Varela, sacerdote y mártir; Demetria, virgen; Leufrido, abad.
 

 
 
REFLEXIÓN:

Conserva tu tenedor

Una mujer, a quien le habían diagnosticado una enfermedad terminal y le habían dado tres meses de vida estaba poniendo sus cosas "en orden". Le pidió al sacerdote que fuera a su casa para discutir ciertos aspectos de sus deseos finales. Le dijo qué canciones quería que cantaran en su funeral, qué lecturas le gustaría que leyeran y con qué ropas querría ser enterrada. También pidió que la enterraran con su Biblia favorita. Cuando el sacerdote estaba preparándose para irse, de pronto la mujer recordó algo muy importante para ella y dijo: "hay una cosa más". "¿Qué es?", preguntó el sacerdote. "Esto es muy importante", continuó la mujer, "quiero que me entierren con un tenedor en la mano derecha".
El sacerdote se quedó parado mirando a la mujer sin saber qué decir.
- "Esto le sorprende, ¿no?", dijo la mujer.
- "Bueno, para ser honesto, estoy extrañado por su petición", dijo el sacerdote.
La mujer explicó: "recuerdo que en todos los años de concurrir a comidas en la iglesia, cuando se retiran las fuentes del plato principal, alguien inevitablemente dice "conserva tu tenedor". Era mi momento favorito porque sabía que algo mejor venía... como tarta de chocolate o pastel de manzana, algo maravilloso y sustancial. De modo que quiero que la gente me vea en mi ataúd con un tenedor en la mano y quiero que pregunten: "¿Para qué es el tenedor?". Entonces quiero que por favor les diga: "Conserva tu tenedor.... aún falta lo mejor."
"Los ojos del sacerdote se llenaron de lágrimas de alegría cuando se despidió de ella. Sabía que era una de las últimas veces que la vería antes de morir. Pero también sabía que la mujer entendía mejor que él lo que era la Gloria. Ella sabía que algo mejor venía.
En el funeral, la gente que se acercaba al ataúd veía el vestido que más le gustaba, su Biblia favorita y el tenedor en la mano derecha. Una y otra vez el sacerdote escuchaba la pregunta "¿Para qué es el tenedor?" y él sonreía. Durante su mensaje, el sacerdote les contó la conversación que había tenido con la mujer poco tiempo antes de morir. También les contó sobre el tenedor y lo que simbolizaba para ella; les contó cómo él no podría dejar de pensar en el tenedor y quizás ellos tampoco podrían hacerlo. Tenía razón.
De modo que la próxima vez que tomes un tenedor, deja que te recuerde muy suavemente que aún falta lo mejor.
 
 
 
ORACIÓN:

ORACION POR LA NUEVAS ELECCIONES
 
Dios Padre misericordioso, que quieres la salvación de todos los hombres, mira con amor y misericordia a tu querido pueblo español que nos preparamos a unas nuevas elecciones y deseamos construir el futuro con la verdad y los valores morales.
 
Que los resultados de las elecciones hagan posible un periodo sereno en el que podamos alabar y bendecir tu nombre con verdadera libertad y en paz.
 
Jesús, hijo de Dios, Palabra poderosa que gobiernas todo, Sabiduría eterna, te pido que tras las elecciones se asegure el derecho básico de los padres para educar a sus hijos con plena libertad.
 
Espíritu Santo, fuego de amor y luz limpísima que abre el entendimiento, danos la sabiduría y la claridad a todos aquellos que estamos llamados a votar: ilumínanos para ejercer nuestro derecho-deber  de una forma consciente y bien informada; con rectitud, mirando por el bien común,  por el progreso y la justicia.
 
Que nuestros gobernantes sepan tomar las decisiones necesarias para que la situación económica de nuestro país mejore, y todos nuestros conciudadanos puedan así disponer del bienestar material que necesitan para vivir dignamente.
 
Trinidad Santa, ayuda a tus hijos de España a dar un verdadero testimonio cristiano en todas las circunstancias de su vida. Que seamos sembradores de paz, de unidad y de alegría allá donde estemos; buscando el bien material y espiritual de todas las personas que se crucen en nuestro camino.
 
  Bendice a nuestro pueblo y haz que iniciemos una nueva etapa preocupándonos por regenerar nuestra Patria desde el estado de derecho; promoviendo los valores cívicos, morales y religiosos; la democracia y participación de todos y buscando el bien común especialmente con los más pobres y necesitados.
 
Virgen Inmaculada, nuestra patrona, cuida de tus hijos de España, para que por la misericordia de Dios siempre nos mantengamos bajo tu manto maternal.
Apóstol Santiago, ruega a Dios por España y por los españoles. Alcánzanos del Señor de la historia que el resultado de las elecciones no dificulte nuestra misión de ser testigos alegres del Evangelio, a la que nos llama el Santo Padre.
 
Santa Eulalia de Mérida, ruega por España
San Isidro, ruega por España
San Millán, ruega por España
San Fernando, ruega por España
San Vicente Ferrer, ruega por España
Santo Domingo de Guzmán, ruega por España
Santa Teresa de Jesús, ruega por España
San Juan de la Cruz, ruega por España
San Ignacio de Loyola, ruega por España
San Francisco Javier, ruega por España
San José De Calasanz, ruega por España
San Junípero Serra, ruega por España
San Antonio María Claret, ruega por España
Santa Ángela de la Cruz, ruega por España
San Josemaría Escrivá, ruega por España
Santa Vicenta María, ruega por España
Beato Ceferino Giménez, ruega por España.
Beata Eusebia Palomino, ruega por España.
 
Todos los santos y santas de España, rogad por una España inclusiva y no excluyente..
 
Amado Pastor de almas, hoy, de manera especial, quiero darte gracias por perdonarme cada vez que mis actos rebeldes me apartan de Ti. Quiero que hoy me llenes de tu luz y tu fuerza. Lléname de tu Espíritu Santo para que pueda siempre reconocer tu voz. Te confío todos mis planes, sabes que son sanos y buenos, para que los pueda realizar. Gracias por tu bendición, gracias por tu cuidado y sobre todo, gracias porque sé que hoy me ayudarás a ser feliz a lo largo de este día. Amén
 
Reflexión del Papa Francisco
 
No acumulen, para ustedes, tesoros en la tierra. Este es un consejo de prudencia, porque los tesoros sobre la tierra no son seguros: se estropean, vienen los ladrones y se los llevan. Y, ¿en qué tesoros piensa Jesús? Principalmente en tres y siempre vuelve sobre el mismo argumento.
 
1.- El primer tesoro: el oro, el dinero, las riquezas. Pero no estás seguro con esto porque, quizá, te lo robarán; no, ¡estoy seguro con las inversiones!; ¡quizá cae la Bolsa y tú te quedas sin nada! Dime, ¿un euro más te hace más feliz o no? Las riquezas, tesoro peligroso, peligroso... Pero las riquezas son buenas, sirven para hacer muchas cosas buenas, para llevar adelante la familia: ¡esto es verdad! Pero si tú las acumulas como un tesoro, ¡te roban el alma! Jesús en el Evangelio vuelve a este tema, sobre las riquezas, sobre el peligro de las riquezas, sobre poner la esperanza en las riquezas.

2.- El segundo tesoro: la vanidad. El tesoro de tener prestigio, de hacerse ver. Y esto siempre es condenado por Jesús. De esto modo, ha invitado a pensar lo que Jesús dice a los doctores de la ley, cuando ayunan, cuando dan limosna, cuando rezan para hacerse ver.
 
3.- Finalmente el tercer tesoro es el orgullo, el poder. Se narra la caída de la reina Atalía, su gran poder duró siete años, después fue asesinada. ¡El poder termina! Cuántos grandes, orgullosos, hombres y mujeres de poder han terminado en el anonimato, en la miseria o en prisión. Es de ahí de donde viene la exhortación de no acumular dinero, vanidad, orgullo, poder. Estos tesoros no sirven. (Homilía en Santa Marta, 20 de junio de 2014)
 
Diálogo con Jesús
 
Señor mío, Tú eres la luz del mundo y a través de tu luz quiero vivir mi vida. Ayúdame a entender que no merece la pena gastar mi vida entera por las cosas pasajeras de este mundo. Quiero que mi mayor tesoro seas Tú. Muchas veces me has hablado de lo realmente importante que son los frutos de nuestras obras y acciones de nuestra vida. Que sólo busque esos tesoros espirituales de los que voy a rendirte cuentas en el atardecer de mis días, por eso regálame los dones y gracias que me ayudarán a cumplir con esta misión y dar lo mejor de mí. No quiero sucumbir ante la indiferencia del mundo que endurece los corazones y convierte a las personas en autosuficientes que con el tiempo reniegan de tu amor y terminan por despreciarte. Mi Dios, mi tesoro, mi luz, mi salud es la fe que en Ti tengo depositada, y para que esa luz nunca se apague, debo recurrir a la gracia de tus Sacramentos, al encuentro diario contigo. Separado de Ti, nada puedo hacer. Dame de tu fuerza para vencer esas inclinaciones y deseos de alcanzar éxitos y riquezas externas que para nada fructifican mi amor. No quiero vivir un cristianismo basado en un sentimiento temporal de los que experimento, sino uno que esté lleno de obras dignas de Ti. Confío en tu amor, confío en tu gracia para hacer de mi vida un reflejo firme de tu bondad y de tu pasión por los asuntos del Padre. Amén
 
Propósito para hoy:

Animaré a un familiar cercano, amigo o amiga para que reciba el Sacramento de la Confesión este fin de semana
 
Reflexionemos juntos esta frase:

"Todos los matrimonios pasan por momentos difíciles, pero estos encuentros con la Cruz nos fortalecen para recorrer el camino del amor". (Papa Francisco)
 

 -----------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
----------------------------------------


¿Cómo descubrir si tu hijo sufre 
abuso sexual?

¿Como buenos padres no se dan cuenta del abuso sexual infantil?
La mayoría de las veces, hacen las preguntas equivocadas
La comunicación entre adultos y niños no siempre es fácil. Incluso aunque los niños entiendan más de lo que nos  imaginamos, frecuentemente no poseen el vocabulario para hacerse entender completamente. Añade a eso las preguntas ambiguas de los padres, que normalmente exasperan a los pequeños. Es incluso un  milagro que consigamos comunicarnos con ellos mínimamente. Es extremamente importante para los niños poder confiar en los padres y, a veces, es incluso vital. Esta madre recordó este hecho importante a tiempo, antes de causar estrago con sus preguntas.

Sucede tan a menudo, que uno se pregunta:

¿Cómo es posible que padres buenos y atentos no se den cuenta de que su hijo es víctima de abusos sexuales?

La mayoría de las veces hacen las preguntas equivocadas. Aquí está la historia de una madre:

Un día mi hijo fue a una fiesta de Halloween a casa de un amigo. Cuando le busqué algunas horas después, pude ver por la sonrisa de su cara que se lo había pasado bien. Luego antes de salir, yo estaba en pie en la puerta con el padre y el abuelo de su amigo.

Los dos me contaron que mi hijo se había portado bien, lo que era música para mis oídos. ¡Gracias a Dios! ¡Sin peleas o rabietas!

Llevé a mi hijo al coche y empecé a conducir de vuelta a casa. Pero cuando estábamos de camino, empecé a sentirme inquieta, algo no iba bien.

Entonces me vino esa cosa y aparqué el coche. Sabía que tenía que hablar con mi hijo, porque cuando yo era niña, pasé por lo mismo.

Flashback

Yo recordé cómo fui abusada sexualmente cuando era pequeña por un pariente adolescente. Me acuerdo de las preguntas inocentes de mi madre cuando ella me fue a buscar a su casa:
¿Fuiste una niña buena? ¿Fuiste educada? ¿Te portaste bien?”

Mi madre no sabía:
1. que el adolescente que vivía allí me amenazaba antes de llegar ella (y, a veces, incluso se colocaba detrás de ella con el puño cerrado y la mirada amenazadora cuando ella estaba).

2. que estas preguntas, especialmente frente a la persona que había abusado de mí, reforzaba la idea de que yo tenía que obedecer los deseos de quien quiera que estuviese cuidando de mí cuando ella no estaba.

3. que yo pensé que, ya que yo había respondido “sí” en la puerta, no podía cambiar mi respuesta después (eso significaría tener que explicar por qué había mentido antes).

Cuando los padres preguntan a sus hijos si ellos se portaron bien delante de otras personas, normalmente se sienten presionados a decir que sí.

Fue por eso que yo me giré a mi hijo  y le miré directamente a los ojos. Volví a empezar y le hice las preguntas correctas.

Tal vez también tenga que considerar hacer estas preguntas a sus hijos la próxima vez que se quedaron al cuidado de alguien. Le pregunté cuando estábamos solos:

  • ¿Te divertiste o no?
  • ¿Qué hiciste el tiempo que estabas allí?
  • ¿Qué te gustó más de la fiesta? 
  • ¿Qué parte de la fiesta te gustó menos?
  • ¿Te sentiste seguro?
  • ¿Tienes algo más que quieras compartir?

Haz de estas preguntas un hábito en tu familia. Y deja que tus hijos sepan que pueden decirte lo que sea en otro momento, cuando lo necesiten.

El error que cometí ese día es totalmente común entre los padres. Pensamos que, dado que hacemos preguntas, tenemos controlada la situación. La verdad es: los padres deben siempre preguntar, pero en el lugar y el momento correctos.
 
(via Não Acredito)

No hay comentarios:

Publicar un comentario