lunes, 30 de mayo de 2016

Buenos días, 30 de mayo de 2016. San Fernando, Patrono del Cuerpo de Ingenieros militares


No sirve de mucho la riqueza en los bolsillos,
cuando hay pobreza en el corazón
 


 
VIDEO
 
 

SANTORAL

Fernando III,
rey (c. a. 1198-1252)
 
Patrono del Cuerpo de Ingenieros Militares;
 
Félix I, papa; Gabino, Críspulo, Sico, Palatino, mártires; Exuperancio, Anastasio, obispos; Ausonio, presbítero; Juana de Arco (Lorena), virgen; Venancio, Basilio, Emilia, confesores; Uberto, Gamo, monjes; Urbicio, Isaac, abades.
 

 
 
REFLEXIÓN:

Teresa de Calcuta, que experimentó décadas de oscuridad espiritual mientras trabajaba para los más pobres de entre los pobres, tenía una forma muy concreta y memorable de enseñar lo que ella sabía.
 
Esta es la forma en la que nos aconsejaba cultivar la humildad en nuestras vidas.
 
Hay algunas formas en las que podemos practicar la humildad:
Hablar de uno mismo lo mínimo posible

Preocuparse cada uno de sus asuntos

No querer controlar los asuntos de los demás

Evitar la curiosidad

Aceptar las contradicciones y corregir con amor

Dejar pasar los errores de los demás
Aceptar los insultos y las ofensas

Aceptar ser despreciado, olvidado y abandonado

Ser amable y agradable incluso bajo provocación

Nunca depender de la propia dignidad

Elegir siempre lo más difícil”
 
 
 
ORACIÓN:

Señor Jesús, en este día que comienza, quiero suplicarte que me regales la gracia de pensar en Ti en todo momento, de darte en rol principal en mi vida, en mi historia, porque solamente en tu presencia, mi vida tiene sentido y cada jornada tiene un propósito, santificante, justo y bueno. Gracias por permitirme este momento de encuentro sincero contigo, gracias por amarme tal como soy, gracias por ayudarme a ser mejor, gracias por este día y por tantos proyectos que deseo compartir contigo, mi amigo, mi todo, mi Dios, te alabo, te bendigo, te ofrezco mi alabanza en tributo y adoración. Amén
 
Reflexión del Papa Francisco
 
Las divisiones entre los cristianos hieren a la Iglesia y a Cristo. Jesús deseaba que sus discípulos estuvieran unidos en su amor. Ya en ese tiempo, esa unidad peligraba y Jesús exhortó a sus discípulos a hablar con unanimidad para que no hubiera divisiones entre ellos y estuvieran en perfecta unión en el pensamiento y el sentimiento.
 
El demonio, durante toda la historia, ha tentado a la Iglesia intentando dividirla y de cómo por desgracia, la Iglesia ha estado marcada por graves y dolorosas divisiones que a veces han durado mucho tiempo, llegando hasta nuestros días, por lo que resulta difícil reconstruir todas las motivaciones y sobre todo encontrar posibles soluciones.
 
Detrás de todas estas heridas se encuentran siempre la soberbia y el egoísmo que son la causa del desacuerdo y nos hacen intolerantes e incapaces de escuchar y de aceptar a quienes tienen una visión o una posición diferente a la nuestra.
 
Ante todo esto ¿hay algo que cada uno de nosotros como miembros de la Santa Madre Iglesia podamos y debamos hacer? Sin duda no debe faltar la oración... y junto a esta, el Señor nos pide una renovada apertura: nos pide que no nos cerremos al diálogo y al encuentro; es más, que acojamos todo lo válido y positivo que nos ofrecen incluso aquellos que no piensan como nosotros.. Nos pide que no nos centremos en lo que nos divide sino en lo que nos une...
 
[...] Todos caminamos juntos, estamos en camino, ¡ayudémonos los unos a los otros!... Recibamos la comunión en el camino. Esto se llama ecumenismo espiritual: recorrer el camino de la vida todos juntos en nuestra fe, en Jesucristo el Señor´´. (Reflexión antes del rezo del ángelus, 14 de julio de 2014)
 
Diálogo con Jesús
 
Jesús mío, quiero seguirte como Tú me lo pides, permanecer firme en tu amor y en tu amistad.
 
Me insistes mucho en que centre mi vida en el amor, el perdón y la humildad para poder permanecer a tu lado y recibir así todas las bondades y ternuras del Padre, un Padre que tiene un amor desbordante hacia nosotros, que nos quiere con una locura inimaginable.
Debo tener presente en todo momento que tus mandamientos deben ser mis principios de vida y aplicarlos correctamente en todos los ambientes que frecuente. Sé que si cumplo, permaneceré unido a Ti, y así Tú, el Padre y el Espíritu Santo, permanecerán en mí. Señor, te ruego que vengas a mi corazón, dame la fortaleza necesaria para seguir adelante en mi proyecto de vida. Eres mi escudo, mi fuente de Gracias eternas, Confío en que tu misericordia y tu amor hacen presencia todos los días en mí y en los míos. Amén
 
Propósito para hoy:
 
En algún momento del día, buscaré un sitio silencioso y entablaré un diálogo con Jesús para encomendar a mis familiares más alejados de la fe a su divina presencia.
 
Reflexionemos juntos esta frase:
 
"¿Cómo ser felices en el matrimonio? Unidos en el Señor, que hace siempre nuevo el amor y más fuerte que ninguna dificultad".. (Papa Francisco)
 


---------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
--------------------------------------

12 señales para darte cuenta de que 

estás con la persona equivocada
 "El amor no debe nacer en la arena de los sentimientos que van y vienen, sino en la roca del amor verdadero, el amor que viene de Dios" (Papa Francisco)

Tabla de contenido

  1. 1. Cuando después de haberlo intentado tu pareja no comparte tus creencias 
  2. 2. Cuando no respeta tu religión 
  3. 3. Cuando te falta al respeto 
  4. 4. Cuando le gusta mentir 
  5. 5. Cuando promete, promete, promete pero nunca cumple… 
  6. 6. Si después de todo lo vivido está en contra del matrimonio 
  7. 7. Cuando te es infiel y no cambia 
  8. 8. Cuando se opone a conocer a tus padres 
  9. 9. Si no le gusta compartir tiempo con tu familia o amigos 
  10. 10. Si sus metas solo apuntan a lo material 
  11. 11. Cuando minusvalora tus logros 
  12. 12. Si te abandona cuando más lo necesitas 


Lastimosamente el verdadero significado del noviazgo es muchas veces tergiversado por las condiciones en las que vive nuestra sociedad. La realidad es que es un periodo de tiempo en el que las dos personas descubren si son verdaderamente afines, periodo en el que conocen sus gustos, preferencias y hábitos. El novio y la novia hacen todo para agradarse mutuamente, pero hay varios aspectos que nos pueden indicar cuando las cosas no van bien, cuando no están tomando el camino correcto y puede ser que estés con la persona equivocada.

1. Cuando después de haberlo intentado tu pareja no comparte tus creencias

Puede que esa mujer o ese hombre sea todo lo que has soñado físicamente. Además de eso es inteligente y sus chistes son buenos, pero ¡ups! sumado a que no cree en Dios, se opone a todos los mandatos de la Iglesia. En este caso lo más aconsejable es acercarlo a Dios, guiarlo y motivarlo; pero si la persona con la que estás (además de no ser creyente) lleva una vida de locos, te aleja de Dios y no tiene mucho interés en cambiar, es mejor que reflexiones y tomes una decisión sabia pidiéndole luces al Espíritu Santo.

2. Cuando no respeta tu religión

Cuando eres verdaderamente creyente también debes ser coherente con lo que permites y no permites. Tu pareja no debe hacer comentarios ofensivos o irrespetuosos cuando se trata de religión. Como católico debes ser firme, no permitir chistes o bromas “inocentes” o mucho menos prohibiciones que afecten tu relación con Dios. “No vayas a misa”, “no reces el rosario”, “¿de qué te sirve rezar tanto? Esto puede llevarte a darle más importancia a él o ella y menos a Dios.

3. Cuando te falta al respeto

Cuando esto sucede no hay marcha atrás, es como cuando un plato se rompe, podemos juntar las piezas y volverlo a pegar pero nunca quedará como era antes. Cuando en una relación tu novio o novia te insulta o usa constantemente palabras y frases agresivas se pierde el respeto y se pierde para siempre. Si permitimos que esto suceda una y otra vez  y nos quedamos callados, será muy difícil dar marcha atrás.

4. Cuando le gusta mentir

Mentir se puede convertir en un hábito. Algunas personas se escudan tras mentiras “piadosas”. Estas no existen, pues una mentira pequeña lleva a otra más grande. Las consecuencias de mentir son fatales pues la verdad siempre sale a la luz, tarde o temprano. La relación de pareja debe ser siempre transparente. Si a tu pareja le gusta mentir, no te la recomiendo…

5. Cuando promete, promete, promete pero nunca cumple…

¡Basta de promesas rotas! Si sabes que no puedes cumplirlas simplemente no las hagas. Jugar con los sentimientos de los demás no es sano y al final terminarás rompiendo la confianza de la persona que más quieres. Llegará el día en que tal vez prometas de verdad, pero ya nadie estará ahí para creerte.

6. Si después de todo lo vivido está en contra del matrimonio

Como católicos conocemos la importancia del sacramento del matrimonio. Para llegar a él obviamente hay que ser novios primero, y si tu pareja hace constantes comentarios como: “el matrimonio es para bobos”, “para qué casarnos si así estamos bien”, o llevan 7 años de novios y él te sigue diciendo “no hay afán”. Invita a tu pareja al diálogo, no hagas suposiciones, ni guardes falsas esperanzas, estos temas no son muy fáciles de tocar pero es importante discutirlos y saber con certeza qué es lo que busca tu pareja en la relación.

7. Cuando te es infiel y no cambia

El noviazgo es un compromiso, una unión voluntaria y por tanto voluntaria también es tu salida. Si tu pareja te es infiel o simplemente ya te “acostumbraste”, ponle fin, corta de una vez por todas. No hay razón alguna por la que debas consentirle la infidelidad constante. Si él o ella no están seguros de lo que sienten pueden ponerle punto final a la relación antes de dejarse llevar por la tentación. Lo que ocurrió una vez, sino se le da la importancia debida y se corrige, puede repetirse mil y un veces.

8. Cuando se opone a conocer a tus padres

¿Cuál es misterio con conocer a los padres? Acaso ¿ellos no fueron alguna vez novios? Ese primer encuentro genera bastante expectativa en ambas partes, pero no hay nada mejor que andar con la verdad. Si tu pareja de verdad te ama no tendrá jamás inconveniente alguno en conocer a las dos personas más importantes de tu vida. Papá y mamá en ocasiones parecen hacernos la vida imposible pero siempre lo hacen pensando en nuestro propio bienestar.

9. Si no le gusta compartir tiempo con tu familia o amigos

¿Quiénes han estado contigo desde el principio? ¿Quiénes te conocen de pies a cabeza?: tu familia y tus amigos. No debes alejarte o mucho menos abandonarlos a petición de tu pareja, no es sano de ninguna manera. Claramente debe haber espacio y tiempo para cada cosa por separado, pero si a tu pareja NUNCA le agrada la idea de tener que pasar tiempo con tu familia o amigos, ¡NEXT!

10. Si sus metas solo apuntan a lo material

Todos soñamos con tener una casa grande, una carrera, un carro… pero también debemos apuntar a las metas espirituales: a ser mejores seres humanos, a ayudar a otros, a ser el bastón de los que más lo necesitan. Si tu pareja solo habla de dinero, dinero, dinero y más dinero, tal vez le haga falta un poco de humildad. Tu deber como novio/a debe ser cambiar su panorama. Puedes hacerlo ver la realidad que muchas otras personas viven: aquellas que sufren, que pasan hambre o que no tienen donde refugiarse. Si a pesar de ello sus metas no cambian y solo apuntan a tener más y más, reevalúa tu relación de noviazgo.

11. Cuando minusvalora tus logros

Menospreciar a los demás no te hace mejor persona. Tu pareja debe estar ahí para alegrarse de tus triunfos y tus hazañas. No se trata de competir para ver quién llega más lejos, sino de ir juntos, de la mano, por el mismo sendero. Debes darle ánimo a tu pareja cuando sienta que la meta está muy lejos y contribuir a la construcción de sus objetivos. Están juntos para ayudarse, amarse y apoyarse; no para humillar al otro o sentir envidia por sus logros.

12. Si te abandona cuando más lo necesitas

Los momentos de dificultad suelen ser perfectos para conocer mejor a nuestra pareja. La muerte de un ser querido, la enfermedad, la inestabilidad económica, una mala racha en los estudios o el trabajo son oportunidades para fortalecer la relación. Ser novios no es tarea fácil cuando se toma en serio a la otra persona. No se quiere a la pareja solo en momentos de alegría y gozo sino también en aquellos de incertidumbre y tristeza. Si tu pareja es la primera en salir corriendo cuando hay dificultades, no es buena señal.

La mayoría de veces nos llenamos de excusas con nosotros mismos para no terminar una relación, pensamos que esa persona puede cambiar, que las cosas van a estar mejor o que va a ocurrir un milagro. Lo que no sabemos es que la soledad puede ser el regalo perfecto que Dios nos ha estado preparando, no solo para conocernos mejor a nosotros mismos, sino para estar más cerca de Él. ¡No tengamos miedo de rezar, pidiéndole a Dios que nos dé un hombre tal como lo fue San José y una mujer como María Santísima!

Artículo originalmente publicado por Catholic Link

No hay comentarios:

Publicar un comentario