viernes, 27 de mayo de 2016

Buenos días, 27 de mayo de 2016. San Agustín de Canterbury


No temas a la incompetencia.
Teme tu propia incompetencia


VIDEO

SANTORAL

Agustín de Cante​rbu​ry,
arzobispo († 605)
Eutropio, Bruno, Federico, Hildeberto, obispos; Acacio, Juan, Cuadrado, Estratónico, Elías, Luciano, Zótico, Cirilo, Restituta, Alipio, Julio, Ranulfo, mártires.



REFLEXIÓN:

La mariposa Azul

Había una vez un viudo que vivía con sus dos hijas curiosas e inteligentes.

Las niñas siempre hacían muchas preguntas; alguna de ellas, él sabía responder, otras no.
El pretendía ofrecerles la mejor educación, por tanto mandó a las niñas de vacaciones con un sabio que vivía en lo alto de una colina.

El sabio siempre respondía a todas las preguntas sin dudar.

Impacientes las niñas decidieron inventar una pregunta que él no sabría responder.

Entonces, una de ellas apareció con una linda mariposa azul que usaría para engañar al sabio.

¿Qué vas a hacer?”-

Preguntó la hermana, a lo cual le respondió:
Voy a esconder la mariposa en mis manos y preguntarle al sabio si está viva o muerta”

Si él dijese que está muerta, abriré mis manos y la dejaré volar. Si dice que esta viva la apretaré y la aplastaré.

Y así, cualquiera que sea su respuesta, ¡Será una respuesta equivocada!”

Las dos niñas fueron entonces al encuentro del sabio, que estaba meditando.

-“Tengo aquí una mariposa azul. Dígame, sabio ¿está viva o muerta?”

Muy calmadamente el sabio sonrió y respondió:

Depende de ti… Ella está en tus manos.”

Así es nuestra vida, nuestro presente y nuestro futuro.

No debes de culpar a nadie cuando algo falle: somos nosotros los responsables por aquello que conquistamos (o no conquistamos).

Nuestra vida está en nuestras manos. Dios nos la dio, como la mariposa azul… Nos toca a nosotros escoger que hacer con ella.


ORACIÓN:

Dios de amor y de bondad, te doy gracias por darme la oportunidad de seguir vivo. Gracias por tu presencia y hacerme ver que pase lo que pase saldré siempre adelante, porque Tú me acompañas y sé que no me abandonarás. Quiero pedirte hoy que me ayudes a tomar las mejores decisiones de vida, basadas en el amor y el respeto. No deseo que ningún sentimiento de derrota se apodere de mis pensamientos y me distraiga de los buenos deseos de alcanzar metas que te den gloria y frutos en abundancia. Te encomiendo mi vida. Hazme un instrumento tuyo y que siempre mire a los demás con el corazón así como Tú lo haces. Ven Señor, hazme caminar confiado sabiendo que me bendices y cuidas de mi como tu tesoro más preciado. Amén

Reflexión del Papa Francisco

El Evangelio de san Marcos relata que los fariseos, precisamente para ponerlo a prueba, plantearon a Jesús esta cuestión sobre el divorcio... Quienes querían poner en dificultad a Jesús, en efecto, no le planteaban jamás una problemática abierta. Preferían, en cambio, recurrir a la casuística, siempre al caso pequeño, preguntándole: "¿Es lícito esto o no?"

La trampa que querían tender a Jesús está implícita en este modo de ver las cosas. Porque detrás de la casuística, detrás del pensamiento casuístico, siempre hay una trampa, siempre. Una trampa contra la gente, contra nosotros y contra Dios, siempre...

El Señor, sin embargo, no se detiene en esta primera respuesta y de la casuística va al centro del problema. Es más, va precisamente a los días de la creación, recurriendo a una referencia bíblica tan bella del libro del Génesis: "Desde el inicio de la creación, Dios los hizo varón y mujer; por ello el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y los dos serán una sola carne. Así ya no son dos, sino una sola carne" .

El Señor se refiere a la obra maestra de la creación. En efecto, Dios creó la luz y vio que era buena. Luego creó los animales, los árboles, las estrellas: todo era bueno. Pero cuando creó al hombre llegó a decir que era muy bueno. En efecto, la creación del hombre y de la mujer es la obra maestra de la creación. También porque Dios no quería al hombre solo: lo quería con su compañera, su compañera de camino.

Éste es también el momento del inicio del amor. Y muy poético es precisamente el encuentro entre Adán y Eva. A ellos Dios les recomendó seguir adelante juntos como una sola carne.

[...] Ésta es la historia del amor. Ésta es la historia de la obra maestra de la creación. Y ante este itinerario de amor, ante este icono, la casuística cae y se convierte en dolor. Dolor ante el fracaso: Cuando dejar al padre y la madre para unirse a una mujer, hacerse una sola carne y seguir adelante, cuando este amor fracasa - porque muchas veces fracasa - debemos sentir el dolor del fracaso. Y precisamente en ese momento debemos también acompañar a esas personas que tuvieron ese fracaso en su amor. No hay que condenar sino caminar con ellos...

Todo esto hace pensar en un designio de amor, en el camino de amor del matrimonio cristiano que Dios bendijo en la obra maestra de su creación, con una bendición que jamás fue retirada. Ni siquiera el pecado original la destruyó. Y cuando uno piensa en esto, encuentra natural reconocer cuán hermoso es el amor, cuán hermoso es el matrimonio, cuán hermosa es la familia, cuán hermoso es este camino. Pero también cuánto amor, y cuánta cercanía, también nosotros debemos tener con los hermanos y la hermanas que en su vida tuvieron la desgracia de un fracaso en el amor... (Homilía en Santa Marta, 28 de febrero de 2014)

Diálogo con Jesús

Mi buen Señor, gracias por tu amor incondicional.

Sé que estás presente en cada momento de mi vida y tu sabiduría me acompaña y me da claridad cuando debo tomar decisiones importantes. Gracias por llenarme de ternura y por todas las alegrías que me regalas cada día.
Hoy quiero pedirte luz para que me ayudes a comprender el gran misterio de amor que me dejado en mi familia.

Un amor que es inquebrantable y fiel a tus principios.

Ayúdame a resolver con compasión todas aquellas disputas familiares que han dejado cicatrices profundas muy difíciles de superar; estoy seguro que con tu gracia todo lo puedo superar. Cuento contigo y con la promesa de tu Palabra que nada ni nadie podrá separarme de tu amor.

Te pido además por todas aquellas familias y matrimonios que se encuentran ahogadas en circunstancias críticas y piensan en la separación como solución a sus problemas.

Dales fuerza y valor para luchar con amor y comprensión, para que puedan superar el dolor y las diferencias. Tú que todo lo sanas, todo lo haces nuevo y creas esperanzas, restaura toda relación rota, ven y aviva los corazones marchitos, ven y transforma el dolor en bendición. Pasa tu mano sanadora por todas esas heridas que dejó el ayer y encamínanos por el bien y la santidad. Con tu poder y tu amor, todo lo podemos. Confiamos en Ti. Amén

  
Propósito para hoy:

Hoy cultivaré la confianza en mí mismo y afrontaré los problemas con tranquilidad repitiendo dentro de mí: "Jesús, yo confío en Ti"

Reflexionemos juntos esta frase:



"Nuestro gozo más profundo viene de Cristo: estar con Él, caminar con Él, ser sus discípulos". (Papa Francisco)



------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
------------------------------------------



Los 15 beneficios prometidos por la Virgen a quien reza el Rosario

Este es el contenido de las revelaciones al monje dominico Alan de la Roche
Las quince promesas de la Virgen a quien reza el Rosario. Las recoge el padre Livio Fanzaga con Saverio Gaeta en “Il Santo Rosario. La preghiera che Maria desidera” (El Santo Rosario. La oración que María desea, Sugarco edizioni)

El codificador más importante del Rosario fue el monje dominico Alan de la Roche, que murió en 1475 y está considerado el apóstol de la devoción por el Rosario en varios países de Europa. En sus memorias, Alan narra que recibió directamente de la Virgen quince promesas válidas para todos los devotos del santo Rosario, aún hoy de gran actualidad y que manifiestan la intensidad del amor que la Virgen siente por todos nosotros.

Tabla de contenido

  1. Primera promesa 
A todos los que recen devotamente mi Rosario, prometo mi especial protección”. 
  1. Segunda promesa 
El que persevere en el rezo de mi Rosario recibirá gracias poderosísimas”. 
  1. Tercera promesa 
El Rosario es un arma poderosa contra el infierno: destruirá los vicios, librará del pecado y abatirá las herejías”. 
  1. Cuarta promesa 
El Rosario hará florecer de nuevo las virtudes y las obras buenas, y obtendrá a las almas la más abundante misericordia de Dios”. 
  1. Quinta promesa 
El que confíe en mí rezando el Rosario no será oprimido por las adversidades”. 
  1. Sexta promesa 
Quien rece el Rosario meditando sus misterios no será castigado por la justicia de Dios: se convertirá si es pecador, crecerá en gracia si es justo y será hecho digno de la vida eterna”.
  1. Séptima promesa 
Los devotos de mi Rosario, en la hora de la muerte, no morirán sin sacramentos”. 
  1. Octava promesa 
Los que rezan mi Rosario encontrarán, durante la vida y en la hora de la muerte, la luz de Dios y la plenitud de sus gracias, y participarán de los méritos de los beatos en el paraíso”. 
  1. Novena promesa 
Cada día libraré del purgatorio a las almas devotas de mi  Rosario”. 
  1. Décima promesa 
Los verdaderos hijos de mi Rosario gozarán de una gran gloria en el cielo”. 
  1. Undécima promesa 
Todo lo que se pida mediante el Rosario será obtenido”. 
  1. Duodécima promesa 
Los que propaguen mi Rosario serán socorridos por mí en cada una de sus necesidades”. 
  1. Décimo tercera promesa 
He obtenido de mi Hijo que todos los devotos del Rosario tengan como hermanos en la vida y en la hora de la muerte a los santos del cielo”. 
  1. Décimo cuarta promesa 
Los que reciten mi Rosario fielmente serán todos hijos míos amadísimos, hermanos y hermanas de Jesús”. 
  1. Décimo quinta promesa 
La devoción a mi Rosario es un gran signo de predestinación”. 


Primera promesa


A todos los que recen devotamente mi Rosario, prometo mi especial protección”.

Es una garantía que la Virgen ha repetido muchas veces, y que recuerda la antigua oración Sub tuum praesidium (Bajo tu amparo nos acogemos).


Segunda promesa

El que persevere en el rezo de mi Rosario recibirá gracias poderosísimas”.


Tercera promesa

El Rosario es un arma poderosa contra el infierno: destruirá los vicios, librará del pecado y abatirá las herejías”.

Se trata de una promesa muy particular: aunque no se nombra a satanás, se habla de la lucha contra el infierno.


Cuarta promesa

El Rosario hará florecer de nuevo las virtudes y las obras buenas, y obtendrá a las almas la más abundante misericordia de Dios”.

Esto nos impulsa a comprender que el Rosario rezado con María hace florecer en nosotros la vida y la imagen de la Virgen.


Quinta promesa

El que confíe en mí rezando el Rosario no será oprimido por las adversidades”.

Satanás por una parte nos persigue y por la otra nos seduce, utilizando siempre su arma más insidiosa que es el desánimo. María se pone a nuestro lado y nos asegura que el que reza el Rosario encontrará siempre cerca su corazón maternal, dispuesto a sostenernos y a ayudarnos.


Sexta promesa

Quien rece el Rosario meditando sus misterios no será castigado por la justicia de Dios: se convertirá si es pecador, crecerá en gracia si es justo y será hecho digno de la vida eterna”.

Con estas palabras se subraya que el Rosario traza una vía de santidad porque, rezado con María, hace que seamos guiados por ella. La Virgen ilumina el camino.


Séptima promesa

Los devotos de mi Rosario, en la hora de la muerte, no morirán sin sacramentos”.

Viene a la mente una página de san Alfonso María de Ligorio, en su obra de arte, “Las glorias de María“, donde se dice que en el momento de la muerte, cuando los demonios se coaligan en el intento de llevar el alma a la desesperación, la Virgen debe ser invocada en la oración.


Octava promesa

Los que rezan mi Rosario encontrarán, durante la vida y en la hora de la muerte, la luz de Dios y la plenitud de sus gracias, y participarán de los méritos de los beatos en el paraíso”.


Novena promesa

Cada día libraré del purgatorio a las almas devotas de mi  Rosario”.

Por varias revelaciones privadas, en las que la Virgen se presenta como Reina del purgatorio y Reina de las almas purgantes, sabemos que la Virgen ha obtenido de Dios gracias especiales al respecto.


Décima promesa

Los verdaderos hijos de mi Rosario gozarán de una gran gloria en el cielo”.

¿De qué gloria está hablando María? De la gloria de la que está revestida ella misma, haciendo reflejar en ellos su propia imagen, su propio fulgor.


Undécima promesa

Todo lo que se pida mediante el Rosario será obtenido”.

Es la promesa de la intercesión más plena, que comprende en particular la gracia de la conversión.


Duodécima promesa

Los que propaguen mi Rosario serán socorridos por mí en cada una de sus necesidades”.

Una referencia que podría referirse por ejemplo a los misioneros y misioneras que se empeñan de varias formas para difundir esta devoción, creando confraternidades, animando grupos de oración, difundiendo los rosarios.


Décimo tercera promesa

He obtenido de mi Hijo que todos los devotos del Rosario tengan como hermanos en la vida y en la hora de la muerte a los santos del cielo”.

María, lo sabemos, es la Reina de todos los santos, y en el momento de la muerte, ella misma viene con todos los santos para hacernos partícipes de su comunión.


Décimo cuarta promesa

Los que reciten mi Rosario fielmente serán todos hijos míos amadísimos, hermanos y hermanas de Jesús”.

Rezando el santo Rosario nos profesamos hijos de María. Por ello ella se manifestará a nosotros como Madre y así tendremos un lugar especial en su corazón maternal y bajo su manto.


Décimo quinta promesa

La devoción a mi Rosario es un gran signo de predestinación”.

Ninguno de nosotros está seguro de ir al paraíso o al purgatorio, aunque obviamente todos esperamos no ir al infierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario