lunes, 16 de mayo de 2016

Buenos días, 16 de mayo de 2016. San Juan Nepomoceno. Patrón de la Infantería de Marina. La más antigua del mundo. VALIENTES POR TIERRA Y POR MAR... HACIA EL CIELO.


"El hábito, si no se resiste,
al poco tiempo se vuelve una necesidad".
SAN AGUSTÍN
 
 

VIDEO
 
 
 

SANTORAL
 
Juan Nepomuceno
PATRONO DE LA INFANTERIA DE MARINA
(No te olvides de felicitar a nuestros Infantes; valientes por tierra y mar)
 
Simón Stock,
abad († 1265)
 
Ubaldo, Posidio, Fuerte, Honorato, Audas, Peregrino, Dómnolo, obispos; Flaviano, Aquilino, Victoriano, Genadio, Félix, Andrés Bobola, mártires; Gema Galgani, Máxima, Frejus, vírgenes; Brendano, Simón Stock, abades; Fidolo, confesor; Bernardo Mentón, eremita.
 

 
 
REFLEXIÓN:

Querido (a) hijo (a):
 
Tú, que eres un ser humano, eres mi milagro. Y eres fuerte, capaz, inteligente y lleno de dones y talentos. Cuéntalos y entusiásmate con ellos. Reconócete. Encuéntrate. Acéptate. Anímate. Y piensa que, desde este momento, puedes cambiar tu vida para bien, si te lo propones y te llenas de entusiasmo. Y sobre todo, si te das cuenta de la felicidad que puedes conseguir con sólo desearlo.
 
Eres mi creación más grande. Eres mi milagro. No temas comenzar una nueva vida. No te lamentes nunca. No te quejes. No te atormentes. No te deprimas. ¿Cómo puedes temer, si eres mi milagro?. Estás dotado de poderes desconocidos para todas las criaturas del universo. Eres único. Nadie es igual a ti. Sólo en ti está aceptar el camino de la felicidad y enfrentarlo, y seguir siempre adelante hasta el fin. Simplemente porque eres libre.
 
En ti está el poder de no atarte a las cosas. Las cosas no hacen la felicidad. Te hice perfecto para que aprovecharas tu capacidad y no para que te destruyas con cosas superficiales. Te di el poder de pensar, de amar, de determinar, de reír, de imaginar, de crear, de planear, de hablar, de rezar… Te di el dominio de elegir tu propio destino usando tu voluntad. ¿Qué has hecho de estas tremendas fuerzas que te di?. No importa. De hoy en más, olvida tu pasado, usando sabiamente ese poder de elección.
 
Elige amar en lugar de odiar, elige reír en lugar de llorar, elige actuar en lugar de aplazar, elige crecer en lugar de consumirte, elige bendecir en lugar de blasfemar, elige vivir en lugar de morir.
 
Y aprende a sentir mi presencia en cada acto de tu vida. Crece cada día un poco más en el optimismo de la esperanza. Deja atrás los miedos y los sentimientos de derrota. Yo estoy a tu lado siempre. Llámame, búscame, acuérdate de mi. Vivo en ti desde siempre y siempre te estoy esperando para amarte. Si has de venir hacia mi algún día…que sea hoy, en este momento. Cada instante que vivas sin mi, es un instante infinito que pierdes de paz.
 
Trata de volverte niño, simple, inocente, generoso, dador, con capacidad de asombro y capacidad para conmoverte ante la maravilla de sentirte humano, porque puedes conocer mi amor, puedes sentir una lágrima, puedes comprender el dolor…
 
No te olvides que eres mi milagro. Que te quiero feliz, con misericordia, con piedad, para que este mundo que transitas pueda acostumbrarse a reír, siempre que tú aprendas a reír. Y si eres mi milagro, entonces usa tus dones y cambia tu medio ambiente, contagiando esperanza y optimismo sin temor, porque yo estoy a tu lado.
 
Con todo cariño, DIOS.
 
 
ORACIÓN:

Señor de mi vida, siempre que acudo a Ti, me respondes con amor y compasión  en toda mi historia de vida. Tú me capacitas para enfrentar con sabiduría los retos y actividades de cada día, por eso, no temo en salir confiado a salir buscando la victoria detrás de cada prueba. Sé que gozaré hoy de una jornada de bendición en la que tendré la oportunidad de renovar mi fe y seguir construyendo mi camino de vida. Te pido que me ayudes a organizar el tiempo para compartir con mis seres amados. Te entrego todo lo que tengo guardado en mi corazón. Todo obstáculo lo asumiré como un trampolín hacia mi felicidad. Amén
 
Reflexión del Papa Francisco:
 
El martirio de los cristianos no es una cosa del pasado, muchos de ellos son víctimas también hoy de gente que odia a Jesucristo
 
Pienso en la trágica muerte de Juan el Bautista. Él que nunca traicionó su vocación, consciente que su deber era sólo proclamar la proximidad del Mesías, consciente de ser sólo la voz, porque la Palabra era Otro, termina su vida como el Señor, con el martirio. Él termina en la cárcel por mano de Herodes Antipas. [...] Y así Juan termina su vida bajo la autoridad de un rey mediocre, borracho y corrupto, por el capricho de una bailarina y el odio vengativo de una adúltera. Así termina el Grande, el hombre más grande nacido de mujer.
 
Cuando leo este pasaje les confieso que me conmuevo y pienso siempre en dos cosas:
 
1.- En primer lugar, pienso en nuestros mártires, en los mártires de nuestros días, los hombres, las mujeres, los niños que son perseguidos, odiados, expulsados de sus hogares, torturados, masacrados. Y esto no es una cosa del pasado: esto sucede hoy. Nuestros mártires, que terminan sus vidas bajo la autoridad corrupta de gente que odia a Jesucristo. Nos hará bien pensar en nuestros mártires. Hoy pensamos en Pablo Miki, pero eso sucedió en el 1600. ¡Pensemos en los de hoy! En los del 2015.
 
2.- Nadie tiene la vida «comprada». Este abajarse de Juan el Grande continuamente hasta la nada, me hace pensar, que estamos en este camiSAN AGUSTÍNno y vamos hacia la tierra, donde todos acabaremos. Me hace pensar en mí mismo. También yo acabaré. Todos nosotros acabaremos. Nadie tiene la vida comprada. Nosotros también, queriendo o no queriendo, vamos por el camino de la anonadación existencial de la vida, y esto, al menos a mí, me hace rezar para que esta anonadación se parezca lo más posible a Jesucristo, a su anonadación. (Homilía en Santa Marta, 06 de febrero de 2015)
 
Diálogo con Jesús
 
Mi Señor, contigo estoy dispuesto a todo, ya te he elegido como centro de mi vida y quiero vivir mi profesión de fe unido a tu voluntad y a tu amor. Tú que fuiste perseguido, azotado y humillado para así lograr la salvación de todos ¿acaso yo voy a olvidar todo este sacrificio siendo indiferente las humillaciones y persecuciones contra mis hermanos de fe? Ya mis prioridades no son las de este mundo, sólo quiero vivir para Ti y para darte gloria. Tú me has enseñado un nuevo modelo vida: el amor y el perdón van de la mano. Sé que por pregonar tu misericordia también seré odiado, pero es una cruz que estoy dispuesto a aceptar gozoso de saber que mi meta es estar contigo en tu Reino. Confío en tu ayuda y en tus promesas, confío en que me has dejado la fuerza en tus palabras y tu Espíritu para seguir con fidelidad tus huellas. Eres mi Maestro. Te amo, cuenta conmigo. Amén
 
Propósito para hoy:
 
Voy a hacer un acto significativo, pero oculto, de caridad a esa persona con la que frecuentemente tengo disgustos y desacuerdos
 
Reflexionemos juntos esta frase:
 
"La Confirmación es importante para el cristiano; nos da fuerzas para defender la fe y anunciar el Evangelio con entusiasmo". (Papa Francisco)
 
 ----------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
---------------------------------------







Tres mentiras sobre la X de la Iglesia y una duda


La X del IRPF, supone para la Iglesia un 25% de sus ingresos. El resto son donativos, colectas, suscripciones y legados. Y mucha austeridad para multiplicar el esfuerzo.

Tabla de contenido

Las tres grandes mentiras sobre los dineros de la Iglesia. 
  1. 1. La Iglesia no se ha apropiado de nada que no fuera suyo. 
Los fieles, con sus recursos, han dedicado tiempo y esfuerzo en levantar miles de ermitas, iglesias y catedrales por toda España, con sus edificios anejos. 
  1. 2. La Iglesia no recibe ningún trato de favor. 
No tiene un régimen fiscal distinto del que tiene cualquier organización no gubernamental que realiza servicios que contribuyen al bien común. La Iglesia está sometida a la Ley de Mecenazgo como cualquier otra institución de estas características. Ni más ni menos. 
  1. 3. El Estado no le da “la paga” o “la semanada” a la Iglesia. 
No hay ninguna asignación directa en los Presupuestos Generales del Estado para el sostenimiento de la Iglesia. Simplemente, acepta la voiluntad del pueblo, tan invocada en estos tiempos, para recibir un dinero a través del IRPF y entregárselo a la Iglesia, fruto de un acuerdo legal. 


¿Y la X de Fines sociales? 


En plena campaña del IRPF, la Iglesia católica, se esfuerza -con razón- en dar a conocer los beneficios que para toda la sociedad tiene que millones de familias cada año le digan de forma voluntaria al Estado que quieren que el 0,7% de sus impuestos sean destinados a sus instituciones.

Esta labor se realiza con gran acierto en líneas generales, aportando datos de forma proactiva, contrastando cifras y respondiendo a las mentiras que se vienen arrastrando desde hace décadas sobre los dineros de la Iglesia.

Las tres grandes mentiras sobre los dineros de la Iglesia.


1. La Iglesia no se ha apropiado de nada que no fuera suyo. 

Los fieles, con sus recursos, han dedicado tiempo y esfuerzo en levantar miles de ermitas, iglesias y catedrales por toda España, con sus edificios anejos.

2. La Iglesia no recibe ningún trato de favor.

No tiene un régimen fiscal distinto del que tiene cualquier organización no gubernamental que realiza servicios que contribuyen al bien común. La Iglesia está sometida a la Ley de Mecenazgo como cualquier otra institución de estas características. Ni más ni menos.

La X del IRPF, supone para la Iglesia un 25% de sus ingresos. El resto son donativos, colectas, suscripciones y legados. Y mucha austeridad para multiplicar el esfuerzo

3. El Estado no le da “la paga” o “la semanada” a la Iglesia.

No hay ninguna asignación directa en los Presupuestos Generales del Estado para el sostenimiento de la Iglesia. Simplemente, acepta la voiluntad del pueblo, tan invocada en estos tiempos, para recibir un dinero a través del IRPF y entregárselo a la Iglesia, fruto de un acuerdo legal.

La X del IRPF, supone para la Iglesia un 25% de sus ingresos. El resto son donativos, colectas, suscripciones y legados. Y mucha austeridad para multiplicar el esfuerzo.

¿Y la X de Fines sociales?

Insiste la campaña sobre la X de la Iglesia en señalar que no sólo se marque esta casilla, sino la correspondiente a “otros fines sociales”. Y ahí es cuando me asalta la duda.

Porque, si bien es verdad que de esa asignación también se nutren organizaciones que hacen un bien inmenso a la sociedad, incluidas ONG de titularidad eclesial, no son pocas las que están entregadas a postulados que, lejos de contribuir al bien común, lo socavan.

Queda en la libertad de los contribuyentes, cristianos o no, valorar cuáles de las cruces marcar. O no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario