viernes, 1 de abril de 2016

Buenos días, 1 de abril de 2016. San Hugo


La deuda social, la deuda ambiental con los pobres de las ciudades se paga haciendo efectivo el derecho sagrado a las ‘tres T':
tierra, techo y trabajo.
No es filantropía, es una obligación de todos”
Papa Francisco



VIDEO
SANTORAL

Hugo,
obispo (1053-1132)
Venancio, Hugo, Celso, Dodolino, Prudencio, Leuconio, Melitón, Tesifón, obispos; Víctor, Esteban, Teodora, Marcela, Quinciano, Ireneo, mártires; Vinebaldo, Valerio, Walerico, Macario, abades.


REFLEXIÓN:

Meditando entre las flores

Me gustan las flores
Son sencillas y sin exhibicionismos.
En cambio, todos nos quedamos a contemplarlas.
Son bellas, pero sin bellezas artificiales.
No necesitan de cirugía estética.
Tampoco de maquillajes.
Son sencillamente eso: ellas mismas.
Son silenciosas y no hacen ruido.
Y todos las escuchamos.
Cada jardín es una sinfonía de colores.
Cada flor es un instrumento musical.
No hay desafinos entre la rosa y la pequeña margarita.
No hay desafinos entre el clavel y la begonia.
Todas distintas y todas en una misma armonía musical.
Mirándolas me pregunto:
También nosotros somos diferentes, distintos.
Pero, ¡cuántos desafinos entre nosotros!
Nos falta el silencio de las flores.
Y nos sobran las palabras hirientes de los unos con los otros.
Nos falta la sencillez de las flores.
Y todos tratamos de presumir en competencia con los demás.
No lloran, ni se quejan cuando las podamos.
Saben que nuevos brotes volverán a embellecerlas.
¿Por qué lloraremos tanto cuando alguien nos hiere?
¿Por qué protestaremos tanto cuando alguien poda nuestra falsa libertad?
¿Por qué nos quejaremos tanto cuando nos duele la cabeza?
Todas son obra de los pinceles de Dios.
En cada una puso todo el arte de su corazón.
En cada una puso un poco de su belleza.
¡Y pensar que también nosotros somos imágenes y semejanzas de Dios!
Que en cada uno ha hecho una obra de arte.
Que en cada uno ha plasmado un rasgo de sí mismo.
¿Será por eso que nos puso en medio del jardín del Edén?
¿No seremos todos el museo donde Dios se expone a sí mismo?
¿No seremos cada uno un cuadro de ese museo de Dios?
Cuando Dios quiere mirarse a sí mismo, baja a pasearse por el jardín.
Cuando Dios quiere mirarse a sí mismo, se contempla en el espejo de cada hombre y de cada mujer.
Juan Jáuregui


ORACIÓN:

Señor Jesús, gracias por estar siempre a mi lado. Contigo, no tengo nada que temer. Tú me has librado de las garras del maligno. Tu presencia me da paz y reconforta mi alma. Cada vez que miro una cruz, recuerdo que Tú me amas y que estás dispuesto a darlo todo por mí, por mi salvación y mi felicidad eterna.

Petición

Dios mío, concédeme la gracia de nunca olvidar que Tú eres todopoderoso, que ninguna creatura tiene poder sobre Ti aunque el mundo quiera presentarnos lo contrario. Yo quiero estar contigo y no contra Ti: ¡hazme fiel a tu amistad!

Meditación del Papa Francisco

Había un grupo de personas que no le querían y trataban siempre de interpretar las palabras de Jesús y también sus comportamientos, de forma distinta, contra Jesús.
Algunos por envidia, otros por rigidez doctrinal, otros porque tenían miedo que vinieran los romanos y les masacraran; por muchos motivos trataban de alejar la autoridad de Jesús del pueblo y también con la calumnia: Si echa los demonios es por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios. Le ponían delante de una trampa para ver si caía.
Por ello hay que saber discernir las situaciones: es decir, lo que viene de Dios y lo que viene del maligno que siempre trata de engañar, de hacernos elegir un camino equivocado. El cristiano no puede estar tranquilo con que todo va bien, debe discernir las cosas y mirar bien de dónde vienen y cuál es su raíz.
En un camino de fe las tentaciones vuelven siempre, el mal espíritu no se cansa nunca. Cuando el demonio ha sido expulsado tiene paciencia, espera para volver y si lo dejas entrar se cae en una situación peor. De hecho, antes se sabía que era el demonio que atormentaba. Después, el Maligno se ha escondido, viene con sus amigos muy educados, llama a la puerta, pide permiso, entra y convive con el hombre, su vida cotidiana y, juega y juega, da las instrucciones. Con esta modalidad educada el diablo convence para hacer las cosas con relativismo, al tranquilizar la conciencia. Anestesiar la conciencia. Y esto es un gran mal. Cuando el mal espíritu consigue anestesiar la conciencia, se puede hablar de una verdadera victoria suya, se convierte en propietario de esa conciencia. (Cf Homilía de S.S. Francisco, 9 de octubre de 2015, en Santa Marta).

Propósito

Hoy rezaré un misterio de rosario, pidiendo por todas las personas que están en pecado para que se acerquen a Dios.

Diálogo con Cristo

Señor, recordando esta gran verdad, que Tú tienes poder sobre todas las creaturas, tomo conciencia del gran valor de mi vida de gracia. ¡Qué honor y dignidad tengo al ser hijo de Dios, hijo del Amo y Señor del Universo! Señor Jesús, concédeme la gracia de valorar y proteger nuestra amistad, y también de nunca perder la paz, porque Tú permites que todo suceda para mi bien.
Las puertas del infierno no prevalecerán sobre Ella. (Mt 16, 18)

----------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
----------------------------------------

5 consejos para que el tiempo con 
los hijos sea de calidad
No te dejes llevar por las ocupaciones y el poco tiempo libre
Un estilo de vida agitado, múltiples ocupaciones, largas jornadas de trabajo, escaso tiempo libre y pocos espacios para compartir en familia, es el panorama de muchos padres actuales; surge entonces la pregunta del millón:

¿Cómo darles a los hijos tiempo de calidad?

La importancia del tiempo con los hijos

El acompañamiento de los padres en el proceso de desarrollo de los hijos -desde la infancia hasta la juventud- es determinante para formar seres humanos sanos emocional y físicamente.

Incluso las investigaciones demuestran que los niños a quienes sus padres no les prestan la suficiente atención son más propensos a padecer de agresividad, aburrimiento, sentimiento de soledad, baja autoestima, inseguridad, carencia afectiva, bajo rendimiento escolar, dificultad para dar o recibir afecto.

En cambio, varios expertos coinciden en afirmar que cuando los niños que crecen en un hogar donde los padres les dedican tiempo, gozan de muchos beneficios como mayor grado de confianza, buen nivel autoestima y seguridad, mejores capacidades de interacción social, fortalecimiento de los vínculos afectivos, asimilación de las normas, valores y principios para la vida.

Es clave entonces, hacerles saber a los hijos que son amados y demostrárselo con hechos, las siguientes recomendaciones lograrán que el tiempo que pases con tus hijos sea realmente de calidad:


1. Desconectarse para conectarse

Los hijos necesitan de la presencia de los padres, pero no basta con su cuerpo, necesitan también su alma, su disposición para escucharlos, amarlos, disfrutarlos.
Por lo tanto apaga tu teléfono móvil y deja la tableta a un lado, este espacio es exclusivo para tu hijo, no dejes que otras cosas lo ocupen. Es poco el tiempo que hay disponible y debe ser aprovechado de la mejor manera.


2. Organizar el tiempo

El acompañamiento a los hijos no tiene por qué abolir los proyectos personales y profesionales de los padres, es cuestión de manejar adecuadamente el tiempo y lograr un equilibrio entre los diferentes espacios, aunque no debe olvidarse que la familia debe ocupar el primer lugar en la lista de prioridades; el tiempo para la familia no debe ser negociable.


3. Disfrutar el momento

Los hijos necesitan padres tranquilos, pacientes, dispuestos a pasar un rato divertido, a compartir en familia, a hacer de la convivencia una experiencia amorosa y agradable.

Si el tiempo que dedicas a tus hijos sólo alcanza para darles órdenes, suplicarles, corregirlos y apurarlos o sólo prestas atención cuando gritan, lloran o hacen alguna travesura, ese tiempo, aunque sea mucho, no es de calidad”, explica Ángela Marulanda, reconocida autora y educadora familiar.

Es fundamental entonces propiciar espacios para construir una relación cercana y amorosa con los hijos, por ejemplo con los más pequeños, es muy importante compartir juntos un rato de juego, pues beneficia su desarrollo cognitivo y afectivo; mientras que con los adolescentes y jóvenes, se pueden compartir otras actividades acordes a sus gustos.


4. Tiempo para cada hijo

Cuando hay más de un hijo, se debe establecer un momento exclusivo para cada uno, puesto que tienen necesidades diferentes y requieren un proceso educativo individual.


5. Salirse de la rutina familiar

Algunas veces conviene salirse de un poco de la rutina para darle un respiro de aire fresco a la familia, una actividad diferente a las que usualmente se realizan. Estos ratos son tan placenteros tanto para los hijos como para los padres.


2 comentarios:

  1. Gracias por recordarnos estas cosas cada día.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por leer el blog. Con eso ya merece la pena prepararlo.

    ResponderEliminar