martes, 1 de marzo de 2016

Buenos días, 1 de marzo de 2016. San Rosendo


"Si tienen que pelearse, peléense.
Si tienen que decirse cosas se las digan.
Pero como hombres, en la cara, y como hombres de Dios, que después van a rezar juntos, a discernir juntos y si se pasaron de la raya a pedirse perdón pero mantengan la unidad”.
PAPA FRANCISCO



VIDEO

SANTORAL

Rosendo,
obispo y abad († 977)
Herculano, Albino, Suitberto, David, obispos; León, Felipe, Gervasio, Donato, Nicéforo, Amancio, Abundancio, Antonina, Hermetes, Adriano, Eudocia, Ciriaca, Exiquio, Casto, mártires; Félix II, papa; Leoncia, virgen; Siviardo, abad; Inés Cao Guiying, viuda mártir de China.


REFLEXIÓN:


Durante la Guerra de la Independencia, de América del Norte, un sargento estaba dando órdenes a sus subordinados para transportar una viga muy pesada que estaban tratando de transportar.
El peso era casi superior a sus fuerzas, y la voz del sargento se oía a menudo gritando:
-         ¡Arriba!, Arriba!, ahí va, otra vez Arriba ¿qué les pasa ? ¿no desayunaron hoy ? ¡vamos con fuerza! ¡Arriba!
Un caballero sin uniforme militar, pasaba por allí y preguntó al que mandaba, porque el mismo no les ayudaba un poquito.
Este atónito y volviéndose con toda la majestad de un emperador hacia el caballero dijo:
- Señor, yo soy un sargento
- ¿De veras que lo es usted? - replico el desconocido -, yo no sabía esto.
Y quitándose el sombrero le hizo un saludo, diciendo:
-Perdone usted, señor sargento.
Y diciendo esto desmontó y empezó a ayudar a los soldados en su pesada tarea hasta que las gotas de sudor corrían por su frente, y cuando la viga fue por fin levantada, se dirigió hacia el gran hombre y le dijo:
- Señor sargento, cuando usted vuelva a tener un trabajo como este y no tenga suficientes hombres, mande por su general, y yo vendré con mucho gusto y le ayudare en una segunda ocasión.
El sargento se quedó desconcertado y como el que ve visiones cuando por esas palabras se dio cuenta que el oficial que le había dado esta lección era el mismo Washington general en jefe del ejército americano.
Moraleja:

Mateo 20:25-27 Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo;
Filipenses 2:3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a el mismo
ORACIÓN:

Señor, te necesito. Aunque mi autosuficiencia me invite a otros menesteres, sé que sin Ti nada soy. Aunque no te vea, sé que estás presente, interesado en tener un diálogo de amor conmigo en esta oración. Permite que sepa alejar mis preocupaciones para guardar el silencio necesario y escuchar lo que hoy me quieres decir.


Petición

Jesús, dame tu gracia y la fuerza para vivir siempre de acuerdo a tu Evangelio.


Meditación del Papa Francisco

Jesucristo ha resucitado. El amor ha derrotado al odio, la vida ha vencido a la muerte, la luz ha disipado la oscuridad.
Jesucristo, por amor a nosotros, se despojó de su gloria divina; se vació de sí mismo, asumió la forma de siervo y se humilló hasta la muerte, y muerte de cruz. Por esto Dios lo ha exaltado y le ha hecho Señor del universo. Jesús es el Señor.
Con su muerte y resurrección, Jesús muestra a todos la vía de la vida y la felicidad: esta vía es la humildad, que comporta la humillación. Este es el camino que conduce a la gloria. Sólo quien se humilla pueden ir hacia los "bienes de allá arriba”, a Dios. El orgulloso mira "desde arriba hacia abajo”, el humilde, "desde abajo hacia arriba”. [...]
El mundo propone imponerse a toda costa, competir, hacerse valer... Pero los cristianos, por la gracia de Cristo muerto y resucitado, son los brotes de otra humanidad, en la cual tratamos de vivir al servicio de los demás, de no ser altivos, sino disponibles y respetuosos. Esto no es debilidad, sino autentica fuerza. Quién lleva en sí el poder de Dios, de su amor y su justicia, no necesita usar violencia, sino que habla y actúa con la fuerza de la verdad, de la belleza y del amor.  (Cf Homilía de S.S. Francisco, 5 de abril de 2015).
Propósito

Rectificar mis intenciones varias veces al día.


Diálogo con Cristo

Señor, ayúdame a vivir esta Cuaresma en la perspectiva del amor.
Que sea fiel a mi vocación de discípulo y misionero.
Que por amor a Ti sea auténtico, generoso y desinteresado en todas mis relaciones con los demás.
Que el amor me lleve a cumplir mi misión para que otros puedan experimentar la alegría de tu presencia.
 --------------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
-------------------------------------------------
5 medios para dominar las preocupaciones
Buscar solución y actuar, no agitarse por naderías, alegrarse de lo que se tiene, hacer el bien a pesar de las críticas y confiar en Dios
1.- Si nuestra preocupación es por algo presente, es útil el analizar cuidadosamente el problema, luego buscar lo que se puede hacer para solucionarlo, y finalmente decidirse por alguno de los medios que aparecen.

2.- No hacer grande lo pequeño. No agitarse por naderías. Válgase de aquel dicho popular: “Más se perdió en Cuba”

3.- Alegrarnos de lo que tenemos y no prestar atención fija en lo que no tenemos y que quizá ni falta nos hace. Muchas de nuestras exigencias no nos hacen felices, solo crean servidumbres y preocupaciones.

4.- No hagamos caso de críticas, calumnias o burlas. Hagamos el bien y dejemos que critiquen. Es frecuentemente que se critique a personas que valen y precisamente porque algo se están destacando. También a Cristo lo criticaron y aun lo traiciono un amigo. Que las críticas nos ayuden a perfeccionarnos.

5.- El encomendarse a Dios y confiar en su poder y en su amor a nosotros, disipa muchas preocupaciones. La oración confiada es de lo mejores medio para tranquilizar en los problemas y para resolverlos mejor. Cristo sufría en el huerto de los olivos y le dio fortaleza.
Te invitamos a que en tus momentos de preocupación te dirijas a Dios orando con el salmo 33:

Bendeciré en todo tiempo a Dios,
sin cesar en mi boca su alabanza; 
Ensalzad conmigo a Dios,
 exaltemos juntos su nombre.
 Consulté a Dios y me respondió:
 me libró de todos mis temores.
 Si grita el pobre, Dios lo escucha,
 y lo salva de todas sus angustias.
 El ángel de Dios pone su tienda
en torno a sus adeptos y los libra.
 Gustad y ved lo bueno que es Dios ,
dichoso el hombre que se acoge a él.
 Respetad a Dios, santos suyos,
que a quienes le temen nada les falta.
 Los ricos empobrecen y pasan hambre,
los que buscan a Dios de ningún bien carecen.
 Huye del mal y obra el bien,
busca la paz y anda tras ella.
 Los ojos de Dios sobre los justos,
sus oídos escuchan sus gritos.
 Cuando gritan, Dios los oye
y los libra de sus angustias;
 Dios está cerca de los desanimados, 
él salva a los espíritus hundidos. 
Muchas son las desgracias del justo,
 pero de todas le libra Dios”.
 (Salmo 33)

Fuente: Obispo Rogelio Sánchez | Tomado del Libro Relaciones humanas




No hay comentarios:

Publicar un comentario