lunes, 29 de febrero de 2016

Buenos días, 29 de febrero de 2016


“Dejar caer el rencor, la rabia, la violencia y la venganza son condiciones necesarias para vivir felices”.

PAPA FRANCISCO


VIDEO



SANTORAL
Augusto



REFLEXIÓN:

Había una gacela que jamás en su vida había visto un león.

La puso el destino un día delante de la real fiera. Y como era la primera vez que le veía, sintió un miedo espantoso y se alejó tan rápido como pudo.

Al encontrar al león por segunda vez, aún sintió miedo, pero menos que antes, y lo observó con calma por un rato.

Luego por casualidad, se encontró nuevamente al león, aunque esta vez sentía un poco menos de miedo, tranquilizada le observo por un buen rato.

En fin, al verlo por tercera vez, se envalentonó lo suficiente hasta llegar a acercarse a él para entablar conversación

MORALEJA

En la medida que vayas conociendo algo, así le irás perdiendo el temor. Pero mantén siempre la distancia y prudencia adecuada.


ORACIÓN:

"Nos gusta confiar en nosotros mismo, confiar en ese amigo o confiar en esa situación buena que tengo o en esa ideología, y en esos casos el Señor queda un poco de lado. El hombre, actuando así, se cierra en sí mismo, sin horizontes, sin puertas abiertas, sin ventanas y entonces no tendrá salvación, no puede salvarse a sí mismo. Esto es lo que le sucede al rico del Evangelio: tenía todo: llevaba vestidos de púrpura, comía todos los días, grandes banquetes. Estaba muy contento pero, no se daba cuenta de que en la puerta de su casa, cubierto de llagas, había un pobre. El Evangelio dice el nombre del pobre: se llamaba Lázaro. Mientras que el rico no tiene nombre.

Esta es la maldición más fuerte del que confía en sí mismo o en las fuerzas, en las posibilidades de los hombres y no en Dios: perder el nombre. ¿Cómo te llamas? Cuenta número tal, en el banco tal. ¿Cómo te llamas? Tantas propiedades, tantos palacios, tantas... ¿Cómo te llamas? Las cosas que tenemos, los ídolos. Y tú confías en eso, y este hombre está maldito.

Todos nosotros tenemos esta debilidad, esta fragilidad de poner nuestras esperanzas en nosotros mismos o en los amigos o en las posibilidades humanas solamente y nos olvidamos del Señor. Y esto nos lleva al camino de la infelicidad.

Hoy, en este día de cuaresma, nos hará bien preguntarnos: ¿dónde está mi confianza? ¿En el Señor o soy un pagano, que confía en las cosas, en los ídolos que yo he hecho? ¿Todavía tengo un nombre o he comenzado a perder el nombre y le llamo «Yo»? ¿Yo, me, conmigo, para mí, solamente yo? Para mí, para mí... siempre ese egoísmo: «yo». Esto no nos da la salvación. (Homilía en Santa Marta, 20 de marzo de 2014)

Diálogo con Jesús

Señor Jesús, Tú sabes qué cosas nos convienen a todos. 

No podemos andar por la vida como si no nos importara nada más que nuestras propias satisfacciones, despreciando a aquellos que no viven en buenas condiciones.

Los bienes que tenemos, en realidad, no son nuestros, todo es por tu gracia, apenas somos sus administradores y en el momento justo, nos pedirás cuenta de ellos. 

Oh Señor, dame de tu humildad, líbrame de este egoísmo malvado que distorsiona todos mis sentidos y me hace despreciar a los demás y negarles el pan para vivir, cuando yo tengo lo suficiente como no desabastecerme.

Limpia mi corazón, llénalo de tu gracia y de tu solidaridad, que pueda ver en cada hermano necesitado, un pedazo de Cielo, un pedazo de Ti.

¡Quiero amar Señor!, ¡Quiero amar!, no de la boca para afuera sino con un corazón piadoso, empático y solidario con todos, comenzando por mi propia familia y por todos los que amo. Amén

Propósito de Cuaresma:

Meditaré un pasaje del Evangelio que hable sobre la Pasión de nuestro Señor. Sugerencia: Mateo 26,47-56

Reflexionemos juntos esta frase:

"El secreto de la vida cristiana es el amor. Sólo el amor llena los vacíos, las profundidades negativas que el mal crea en los corazones". (Papa Francisco)

----------------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
---------------------------------------------------



El Rey al que sirve la reina de Inglaterra


Isabel II acaba de escribir el prólogo de un nuevo libro con el título "The servant queen and the King she serves", en el que habla de su fe en Jesús.

Los miembros de la Casa Real inglesa rara vez hablan explícitamente en público de sus creencias religiosas, pero la reina Isabel II acaba de escribir de forma clara sobre ello en el prólogo de un nuevo libro con el sugerente título "The servant queen and the King she serves".

"He estado -y sigo estando- muy agradecida a ustedes por sus oraciones, y con Dios por su gran amor", escribe la reina Isabel II. "Ciertamente he visto su fidelidad en mi vida".
Tres entidades cristianas del Reino Unido sin fines de lucro, HOPE, Sociedad Bíblica y LICC, se unieron para escribir el libro, que da a los lectores una visión de la fe y creencias de la reina Isabel II.

Se hará público el libro en abril, coincidiendo con el 90 cumpleaños de la reina.

"Al tener una monarca que habla abiertamente de Jesús de una manera muy relajada y natural, encontramos un gran estímulo y esperanza de que los cristianos de todo el país tengaN un ejemplar del libro de la reina y aprendan a hablar de Jesús en su entorno con amigos, familiares y colegas, para que la gente pueda saber más acerca de lo que significa ser un seguidor de Jesús", indicó la co-autora Catherine Butcher, de HOPE.
El libro no será utilizado con fines comerciales, una condición que había que cumplir para que la reina estuviera de acuerdo para escribir el prólogo.

FUENTE Mundo Cristiano LONDRES 24 DE FEBRERO DE 2016 18:00 h


No hay comentarios:

Publicar un comentario