jueves, 11 de febrero de 2016

Buenos días, 11 de febrero de 2016. NUESTRA SEÑORA DE LOURDES


“Cuatro características corresponden al juez:
escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente.”
Sócrates
 
 
VIDEO
 
 
SANTORAL
 
Nuestra Señora de Lourdes
 
Pedro Jesús Maldonado Lucero, sacerdote y mártir; Lucio, Deseado y Desiderio, Calocero, Castrense, Lázaro y Secundino, Adolfo, Ecián, obispos; Saturnino, Dativo y Félix, Ampleio, mártires; Jonás, Pedro de Guarda, Cedmón, monjes; Gregorio II y Pascual, papas; Severino, abad; Eloísa y Teodora, emperatriz.
 

 
REFLEXIÓN:
 
Las doce reglas de San Alfonso María de Ligorio para ser un buen abogado (que podemos y debemos aplicar a nuestro trabajo y a nuestra vida)
 
- No es lícito jamás aceptar causas injustas, porque son perniciosas para la conciencia y el decoro.
- No se debe defender una causa con medios ilícitos.
- No se debe cargar al cliente con demasiados gastos, teniendo la obligación de restituir lo no necesario.
- Las causas de los clientes deben ser tratadas esa dedicación con la que se tratan las propias causas.
- Es necesario el estudio de los procesos para sacar de ellos los argumentos precisos para la defensa de la causa.
- Muchas veces, la dilación y la dejadez de los abogados perjudican a los clientes y los perjuicios deben ser reparados; de lo contrario, se peca contra la justicia.
- El abogado debe implorar a Dios su auxilio en la defensa, porque Dios es el primer protector de la justicia.
- No es digno de elogio un abogado que acepta muchas causas, superiores a sus talentos, a sus fuerzas y al tiempo que frecuentemente le faltará con el fin de prepararse para la defensa.
- La justicia y la honradez nunca deben separarse de un abogado; al contrario, deben siempre guardarse como se guardan las niñas de sus ojos.
- Un abogado que pierde una causa por negligencia suya, está obligado a reparar los daños.
- Al defender las causas es preciso ser verdadero, sincero, respetuoso y razonable.
- Finalmente, los requisitos de un abogado son: ciencia, diligencia, verdad, fidelidad, justicia.
 
 
ORACIÓN:

Reflexión del Papa Francisco
 
[...] Cuando en esa barca sube Jesús, el clima inmediatamente cambia: todos se sienten unidos en la fe en Él. Todos pequeños y asustados se vuelven grandes en el momento en el cual se arrodillan y reconocen en su maestro al Hijo de Dios.
 
Cuantas veces también a nosotros nos sucede lo mismo: sin Jesús, lejos de Jesús nos sentimos miedosos e inadecuados, a tal punto que pensamos no poder lograr nada. Falta la fe, pero Jesús está siempre con nosotros y escondido quizás, pero presente y siempre pronto a sostenernos.
 
Esta es una imagen eficaz de la Iglesia: una barca que tiene que enfrentar la tempestad y a veces parece estar a punto de ser embestida.
 
Lo que la salva no es el coraje ni la calidad de sus hombres, pero la fe, que permite caminar también en la oscuridad, en medio a las dificultades.
 
La fe nos da la seguridad de la presencia de Jesús, siempre a nuestro lado, de su mano que nos aferra para sustraernos a los peligros. Todos nosotros estamos en esta barca, y aquí nos sentimos seguros a pesar de nuestros límites y nuestras debilidades.
 
Nos encontramos seguros especialmente cuando nos ponemos de rodillas y adoramos a Jesús, el único Señor de nuestra vida. A esto nos llama siempre nuestra Madre, la Virgen. A ella nos dirigimos con confianza. (Reflexión antes del rezo del ángelus 10 de agosto de 2014)
 
Diálogo con Jesús
 
Mi Señor, Tú eres la luz del mundo, la que guía e ilumina por senderos de paz y alegría, esa luz que vino para sanarnos de los vicios, el odio y el egoísmo, para guiarnos por el camino de la salvación.
 
Tú siempre nos das lo que necesitamos y lo que pedimos con insistencia, si es para el bien de nuestra alma.
 
Tú reparas mis fuerzas con tu amor misericordiosos y me levantas la fe para salir victorioso de los que quieren verme caer.
 
Ven Señor, pasa por mi vida y sana las heridas de mi corazón, aleja de mí todas las angustias y preocupaciones causadas por tormentas de dificultades que a menudo atravieso.
 
Tú todo lo puedes, Tú todo lo sanas,
 
Tú de todo me liberas ¡basta con que yo tenga fe!, que confíe en tu poder, en la compasión que sientes por tus hijos.
 
Acudo a Ti con mucha humildad, reconociendo las miserias de donde provengo, porque sé que Tú me limpias, me haces nueva criatura.
 
Te entrego mis cargas, en que Contigo me veo librado de toda crisis y adversidad. Quiero vivir una fe pura y que arda de deseo hacia Ti, esa fe que calma las tempestades y detiene la furia del viento.
 
Confío en tu amor que todo lo restaura y que calma toda furia emocional.
 
Confío en que ya me estás bendiciendo en este momento, y por eso, repito a viva voz: "Señor, ¡creo!, pero aumenta mi fe". Amén
 
Propósito para hoy
 
Buscaré en todo momento ver el lado bueno de las cosas y de las personas y así estaré practicando una forma de caridad hacia prójimo
 
Reflexionemos juntos esta frase:
 
"No podemos dormir tranquilos mientras haya niños que mueren de hambre y ancianos sin asistencia médica" (Papa Francisco)
 
 ------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
-----------------------------------------

10 reglas de oro que ayudarán a 
tus hijos a respetar la autoridad
Los límites son para los hijos y no para los padres, cuanto antes se pongan reglas mejor, deben estar bien establecidos, su incumplimiento debe tener consecuencias

Contenido

  1. 1. Recuerda que los límites y las reglas son para los hijos, no para los padres. 
  2. 2. Las consecuencias establecidas para cada regla, además de ser lógicas y tener relación con la falta, deben poderse cumplir en el momento; 
  3. 3. ¿En qué momento empezar a poner reglas? 
  4. 4. Es importante que una vez establecida la regla no se las repitas cada rato, 
  5. 5. ¿Hasta qué edad debe seguir habiendo reglas? 
  6. 6. Es importante que antes de poner límites establezcas bien las reglas para que los niños sepan qué regla infringieron.

 
  7. 7. Con los adolescentes es importante que ellos participen en definir tanto las reglas como los límites.

 
  8. 8. En donde más debes esforzarte es en ser constante y consistente con las reglas. 
  9. 9. Cuando tus hijos tengan visitas en casa deben explicarle a sus amiguitos cuáles son las reglas para que no haya malos entendidos. 
  10. 10. Cuando vayas de visita recuérdales a tus hijos las reglas fuera de casa, 


Poner límites requiere de creatividad, no hay recetas de cocina, cada familia tiene su propia cultura familiar y necesidades. Lo que le funciona a uno no le funciona a otro. Pero podemos partir de algunas generalidades:



1. Recuerda que los límites y las reglas son para los hijos, no para los padres.

Ellos en ocasiones piden que los padres sigan las mismas reglas.


Si bien es cierto que la mejor manera de seguirlas es viendo un buen ejemplo, ocúpate de eso, pero no permitas que los hijos te pongan reglas similares a las de ellos. Quienes están siendo educados son los hijos, no los padres. Esto les ayudará a entender que la autoridad son los padres y no los hijos.



2. Las consecuencias establecidas para cada regla, además de ser lógicas y tener relación con la falta, deben poderse cumplir en el momento;

No establezcas consecuencias que duren meses o sean permanentes, porque el chico, al paso del tiempo, no sabrá por qué está castigado, sólo se sentirá resentido.



3. ¿En qué momento empezar a poner reglas?

Cuando más temprano inicies mejor, no creas que porque los niños son pequeños no te entienden. Podemos empezar desde muy temprano con los horarios de sueño, de alimentación y baño, y esto te permitirá no sentirte tan agobiado con las exigencias que implica cuidar un bebé.



El iniciar a temprana edad, les permite a los niños ganar confianza, tener menos problema para incorporarse a la escuela y adaptarse rápidamente a las reglas de la misma.



4. Es importante que una vez establecida la regla no se las repitas cada rato,

Permite que ellos la incorporen y se hagan cargo de su conducta.



5. ¿Hasta qué edad debe seguir habiendo reglas?

Mientras tus hijos vivan bajo el mismo techo y dependan de alguna manera de ti, deben existir reglas que faciliten una convivencia sana y respetuosa. Cuando sean independientes y autosuficientes, establecerán las reglas de sus propias casas.



6. Es importante que antes de poner límites establezcas bien las reglas para que los niños sepan qué regla infringieron.



7. Con los adolescentes es importante que ellos participen en definir tanto las reglas como los límites.



8. En donde más debes esforzarte es en ser constante y consistente con las reglas.

Si tú mismo las infringes, perderás credibilidad frente a tus hijos.



9. Cuando tus hijos tengan visitas en casa deben explicarle a sus amiguitos cuáles son las reglas para que no haya malos entendidos.

Si tú no les permites a tus hijos saltar en los sillones, son ellos quienes deberán decirle a sus amigos que eso está prohibido en su casa.

Por ejemplo: Si tú no le permites a tu hijo adolescente beber alcohol en tu casa, deberá cerciorarse de que sus amigos sepan que la fiesta en su casa es sin alcohol. Esto les permitirá a ellos invitar a sus amigos con tranquilidad y evitar malas experiencias.



10. Cuando vayas de visita recuérdales a tus hijos las reglas fuera de casa,

Pero si los abuelos son permisivos y toleran cosas que quizás tu no tolerarías, considera que ellos no son los responsables de la educación; permite la transigencia de los abuelos, pero retoma la regla en casa.



Por ejemplo, si tú no les permites comer frente a la tele pero los abuelos les ofrecen palomitas, sólo recuérdales que será por esa vez porque los abuelos lo permiten.

Todas estas recomendaciones facilitarán el ejercicio de la autoridad, vista ésta como un SERVICIO que los padres dan a los hijos.



Por Claudia AmadorArtículo publicado por Desde la fe



No hay comentarios:

Publicar un comentario