miércoles, 27 de enero de 2016

Buenos días, 27 de enero de 2016. Santa Ángela



"Todos venimos de serie con dones y talentos y es nuestra obligación encontrarlos y ponerlos al servicio de los demás”

VIDEO

SANTORAL

Ángela de Mérici,
virgen (1474-1540)
Emerio y Cándida, Devota, Maura, Teodorico y Domiciano, confesores; Lupo, Julián, obispos; Julián, Avito, Dativo, Vicente, mártires; Mariano, Mauro, abades; Vitaliano, papa; Pedro Egipcio, anacoreta; Enrique de Osó y Carvelló, fundador de la Compañía de Santa Teresa de Jesús; Gamelberto, párroco.


REFLEXIÓN:

Vencido por el miedo.

En una tierra en guerra, había un rey que causaba espanto. Siempre que hacía prisioneros, no los mataba, los llevaba a una sala donde había un grupo de arqueros de un lado y una inmensa puerta de hierro del otro, sobre la cual se veían grabadas figuras de calaveras cubiertas de sangre.
En esta sala el rey les hacía formar un círculo y les decía entonces... "Ustedes pueden elegir entre morir atravesados por las flechas de mis arqueros o pasar por esa puerta misteriosa".
Todos elegían ser muertos por los arqueros. Al terminar la guerra, un soldado que por mucho tiempo sirvió al rey se dirigió al soberano y le dijo:
"Señor, ¿puedo hacerle una pregunta?"
Y le responde el rey:
"Dime soldado".
"¿Qué había detrás de la horrorosa puerta?".
"Ve y mira tú mismo", respondió el rey.
El soldado entonces, abrió temerosamente la puerta y, a medida que lo hacía, rayos de sol entraron y aclararon el ambiente... y, finalmente, descubrió sorprendido que la puerta se abriera sobre un camino que conducía a la libertad.
El soldado admirado sólo miro a su rey que le decía:
"Yo daba a ellos la elección, pero preferían morir que arriesgarse a abrir esta puerta".
¿Cuántas puertas dejamos de abrir por el miedo de arriesgarnos?.
¿Cuántas veces perdemos la libertad y morimos por dentro, solamente por sentir miedo de abrir la puerta?


ORACIÓN:

Señor Jesús, yo también te estoy buscando, quiero tener un momento de intimidad en la oración. Quiero dejarme conquistar por tu amor, dame la luz para saber reconocer lo que me puede apartar de que tu gracia.

Petición

Para ser digno de tu amor, ven Espíritu Santo y haz tu morada en mí.

Meditación del Papa Francisco

La multitud que acude a Jesús desde cualquier región. Encuentra en el Señor una esperanza, porque su forma de actuar, de enseñar, toca su corazón, llega al corazón, porque tiene la fuerza de la Palabra de Dios.
El pueblo siente esto y ve que en Jesús se cumplen las promesas, que en Jesús hay una esperanza. El pueblo estaba un poco aburrido de la forma de enseñar la fe, de los doctores de la ley de aquella época, que cargaban sobre la espalda muchos mandamientos, muchos preceptos, pero no llegaban al corazón de la gente. Pero, cuando ven a Jesús y escuchan a Jesús, las propuestas de Jesús, las bienaventuranzas… pues escuchan dentro algo que se mueve, es el Espíritu Santo que despierta eso, y van a encontrar  a Jesús.
La multitud seguía a Jesús para ser sanada, es decir, buscando el propio bien. Por eso nunca podemos seguir a Dios con pureza de intención desde el inicio, siempre un poco para nosotros, un poco para Dios... Y el camino es purificar esta intención.
¡Jesús salva! Estas sanaciones, estas palabras que llegan al corazón son el signo y el inicio de una salvación. El recorrido de la salvación de muchos que comienzan a ir a escuchar a Jesús o a pedir una sanación y después vuelven a Él y sienten la salvación. ¿Pero lo más importante de Jesús es que sane? No, no es lo más importante. ¿Qué nos enseña? No es lo más importante. ¡Que salva! Él es el Salvador y nosotros somos salvados por Él. Y esto es más importante. Y ésta es la fuerza de nuestra fe. (Papa Francisco homilia Santa Martha)

Propósito

Visitar, lo más pronto posible, a un amigo o familiar enfermo, buscando acercarle a Cristo.

Diálogo con Cristo

Cristo, Tú ha sido, eres y serás siempre la respuesta definitiva a los más profundos anhelos y aspiraciones de felicidad, porque sólo Tú tienes palabras de vida eterna, sólo Tú eres el Camino, la Verdad y la Vida. Si realmente te conociera mi vida sería diferente, para bien. Por eso te pido hoy, Jesús, que no salga de esta oración sin ser profundamente tocado por Ti, porque sólo si te llevo dentro, podré arrastrar a otros hacia Ti.


 ------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
-------------------------------------------





7 consejos para enseñar a ser sincero desde niño



Las virtudes no se consiguen de un día para otro y trabajarlas desde niños y con los niños es la mejor manera de consolidarlas y vivirlas en el futuro.

Los niños viven la sinceridad de forma especialmente intensa entre los 3 y los 10 años y al principio, se sienten inclinados naturalmente a ella. Así, el ejemplo de los padres juega un papel fundamental y les ayudará a decidir si desean amar la verdad o ser mentirosos.

Durante la etapa infantil, el motivo fundamental por el que los niños son sinceros es que, diciendo la vedad, reciben el amor y la ayuda de sus padres y, además, éstos no les juzgan en ningún momento. Más adelante, al tener uso de razón, comienzan a entender la importancia de la sinceridad y su valor moral: decir la verdad es bueno. Desde ese momento, los niños se esforzarán por vivir la sinceridad y los padres deberán enseñarles cómo hacerlo.

7 pautas para educar en esta virtud:

  1. Evita llamarle mentiroso. No debes tratar a tu hijo como mentiroso sino como una persona digna de confianza, aunque sepas  que miente. En el momento de la corrección evita usar el término mentiroso, en realidad los niños no desean la mentira ni son mentirosos.
  2. Busca el por qué. Ante un problema, lo más importante es la persona que lo sufre, y en el caso de la mentira tienes que reflexionar sobre la persona que lo ha hecho y los motivos que lo han llevado a hacerlo.
  3. Fomenta el hábito de la sinceridad. Es importante que estimules a tu hijo para que cuente cosas de su día a día, por ejemplo, en un momento de tertulia familiar que compartáis todos. Si no fomentas la comunicación como un hábito más, será más difícil orientarle. Además, esa escucha debe demostrar interés y en ningún momento debe convertirse en un momento para juzgar lo que te cuenta, eso podría hacer que la comunicación se rompiese.
  4. Elige el momento adecuado para reprenderle. En algunas ocasiones será necesario reprender a tu hijo, en ese caso, es importante que escojas un momento adecuado, estando a solas y procurando siempre no humillarle, dejándole una salida y demostrándole que tienes confianza y seguridad en que va a mejorar. Eso le ayudará a superarse.
  5. Enséñale otra opción a la mentira. Algunos niños y niñas no saben defenderse de las agresiones sin entrar en el juego de las mentiras, de modo que se acostumbre a hablar bien de los demás y no burlarse.
  6. Confía en él. Tu confianza en él provoca que le duela interiormente el hecho de haberte defraudado cuando no ha sido sincero. Por el contrario, si muestras desconfianza, a él le será más fácil mentir porque sabe que esperabas que te mintiese, por eso, de actuar así, no te defraudaría.
  7. Edúcale en positivo. La educación en la sinceridad ha de tener un enfoque positivo. No estés pendiente de descubrir y castigar las posibles mentiras (actitud de desconfianza), en cambio, alaba los actos de sinceridad e insiste en el valor de la sinceridad como algo propio de los niños. Actuando así educas en positivo.

Conocer el motivo de la mentira ayuda a los padres a conseguir la corrección:

  1. Para quedar bien. En ocasiones, los niños sienten el deseo de quedar por encima de sus compañeros o evitar quedar mal ocultando algún hecho.
  1. Para defenderse. Muchas veces el niño utiliza la mentira como defensa, para evitar un castigo por ejemplo.
  1. Por orgullo. Mentir por orgullo se traduce en mentir para ocultar una limitación o un fracaso. Este tipo de mentira pone de relieve la importancia de otros valores como la sencillez y la humildad en los que será vital educar al niño.
Como vemos a partir de la sinceridad podremos crecer en otras virtudes. Acercar a los más pequeños a estas y formar personas capaces de enfrentarse a la vida con un proyecto personal, con madurez, con ideales, nos hará también mejores a los mayores.




No hay comentarios:

Publicar un comentario