lunes, 30 de noviembre de 2015

Buenos días, 30 de noviembre de 2015. San Andrés


Si nunca te has visto obligado a rebajarte,
nunca podrás ayudar a nadie a elevarse.


VIDEO



SANTORAL

Andrés,
Apóstol (s. I)
Cástulo, Euprepes, mártires; Tadeo Liu, sacerdote diocesano mártir de China; Tugdualdo, Narsés, obispos; Maura, Justina, vírgenes y mártires; Constancio, Saturnino, Troyano, Zósimo, confesores.

REFLEXIÓN:
Un día, la vida me golpeo tan fuerte que me enseñó a resistir
Un día, me mintieron de tal forma que me dolió, y entonces aprendí a ir siempre de frente con la verdad.
Un día, me fallo quien menos imaginaba, y entendí que las promesas hay que cumplirlas, y de los actos, hacerse cargo.
A veces es necesario dar vuelta la página y empezar de cero, aunque cueste o duela…
El mejor guerrero no es el que triunfa siempre, sino el que vuelve sin miedo a la batalla.



ORACIÓN:
Reflexión del Papa Francisco
Sabemos que cuando Dios se manifieste a nosotros, seremos semejantes a Él, porque lo veremos como Él es, es decir: la esperanza. Y esto es la bendición del Señor que todavía tenemos: la esperanza. La esperanza que tenga piedad de su pueblo, que tenga piedad de aquellos que están en la Gran Tribulación. También, que tenga piedad de los destructores y se conviertan. Y así, la santidad de la Iglesia va adelante: con esta gente, con nosotros que veremos a Dios como Él es.
¿Cuál debe ser nuestra actitud, si queremos entrar en este pueblo y caminar hacia el Padre, en este mundo de devastación, en este mundo de guerras, en este mundo de tribulación? Nuestra actitud, lo hemos escuchado en las Sagradas Escrituras: es la actitud de las Bienaventuranzas. 
Solamente este camino nos llevará al encuentro con Dios

Solamente este camino nos salvará de la destrucción, de la devastación de la tierra, de la creación, de lo moral, de la historia, de la familia, de todo. Solamente este camino: pero nos hará pasar cosas feas, ¿eh? Nos traerá problemas. Persecuciones. Pero solamente este camino nos llevará adelante.
Y así, este pueblo que tanto sufre hoy por el egoísmo de los devastadores, de nuestros hermanos devastadores, este pueblo va adelante con las Bienaventuranzas, con la esperanza de encontrar a Dios, de encontrar cara a cara al Señor, con la esperanza de hacernos santos, en aquel momento del encuentro definitivo con Él.
El Señor nos ayude y nos de la gracia de esta esperanza, pero también la gracia de la valentía para salir de todo aquello que es destrucción, devastación, relativismo de vida, exclusión de los otros, exclusión de los valores, exclusión de todo aquello que el Señor nos ha dado: exclusión de paz. Nos libre de esto, y nos de la gracia de caminar con la esperanza de encontrarnos un día cara a cara con Él. Y esta esperanza hermanos no defrauda. (Solemnidad de todos los Santos, 03 de noviembre de 2014)
Diálogo con Jesús
Mi Señor, confío en Ti, me abro a tu Palabra santificante que renueva y da vida a todo lo creado. Vengo ante Ti, en este momento, para proclamarte como mi Rey y mi Salvador. Camino de tu mano, con la esperanza firme de tu promesa final que conseguiré la vida eterna si me configuro con tus actos de amor y doy continuidad a tu mensaje de salvación. El día de tu venida será como un relámpago, donde los astros y las estrellas se conmoverán ante tu presencia divina; pero yo nada debo temer si sigo y vivo tu estilo de vida. Dame la fuerza para continuar luchando por mis sueños, fe para mantenerme trabajando sin bajar la guardia y ánimo para construir un trozo de cielo y tierra nueva a donde quiera que vayan mis pasos. Te espero con alegría, el aviso de tu venida no es para tener miedo, sino que vislumbra el premio y la justicia para aquellos que han decidido seguirte confiadamente con todo su corazón. Mi vida se abre a tu Palabra, mi vida se abre a tu Amor y a tu consuelo. Quiero ser desde hoy, antorcha de luz que ilumine con la fe, el camino de los demás y les brinde esperanza de una vida mejor cuando nos reunamos a la fuente inagotable de tu bondad. Amén
Propósito para hoy

Tomar un espacio personal para conversar con Jesús y pedirle la gracia de la perseverancia final para estar felizmente preparado para encontrarnos con Él
Reflexionemos juntos esta frase: 

"El amor de Dios es gratuito. Él no nos pide nada a cambio; sólo que lo acojamos" (Papa Francisco)



-------------------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
-------------------------------------------------------


Los orígenes del Adviento


¿Cómo y cuándo empieza a vivirse?

Tiempo litúrgico que prepara la Navidad
Expectación penitente, piadosa y alegre

La venida del Hijo de Dios a la Tierra es un acontecimiento tan inmenso que Dios quiso prepararlo durante siglos (…). Al celebrar anualmente la liturgia del Adviento, la Iglesia actualiza esta espera del Mesías: participando en la larga preparación de la primera venida del Salvador, los fieles renuevan el ardiente deseo de su segunda Venida. (Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 522 y 524)

Con el tiempo de Adviento, la Iglesia romana da comienzo al nuevo año litúrgico. El tiempo de Adviento gravita en torno a la celebración del misterio de la Natividad de nuestro Señor Jesucristo.

A partir del siglo IV

El origen y significado del Adviento es un tanto oscuro; en cualquier caso, el término adventus era ya conocido en la literatura cristiana de los primeros siglos de la vida de la Iglesia, y probablemente se acuñó a partir de su uso en la lengua latina clásica.

La traducción latina Vulgata de la Sagrada Escritura (durante el siglo IV) designó con el término adventus la venida del Hijo de Dios al mundo, en su doble dimensión de advenimiento en la carne –encarnación- y advenimiento glorioso –parusía-.

La tensión entre uno y otro significado se encuentra a lo largo de toda la historia del tiempo litúrgico del Adviento, si bien el sentido de “venida” cambió a “momento de preparación para la venida”.

Quizá la misma amplitud de las realidades contenidas en el término dificultaba la organización de un tiempo determinado en el que apareciera la riqueza de su mensaje. De hecho, el ciclo de adviento fue uno de los últimos elementos que entraron a formar parte del conjunto del año litúrgico (siglo V).

Parece ser que desde fines del siglo IV y durante el siglo V, cuando las fiestas de Navidad y Epifanía iban cobrando una importancia cada vez mayor, en las iglesias de Hispania y de las Galias particularmente, se empezaba a sentir el deseo de consagrar unos días a la preparación de esas celebraciones.

Dejando de lado un texto ambiguo atribuido a San Hilario de Poitiers, la primera mención de la puesta en práctica de ese deseo la encontramos en el canon 4 del Concilio de Zaragoza del año 380: "Durante veintiún días, a partir de las XVI calendas de enero (17 de diciembre), no está permitido a nadie ausentarse de la iglesia, sino que debe acudir a ella cotidianamente" (H. Bruns, Canones Apostolorum et Conciliorum II, Berlín, 1893, 13-14). La frecuencia al culto durante los días que corresponden, en parte, a nuestro tiempo de adviento actual, se prescribe, pues, de una forma imprecisa.

Un tiempo de penitencia


Más tarde, los concilios de Tours (año 563) y de Macon (año 581) nos hablarán, ya concretamente, de unas observancias existentes “desde antiguo” para antes de Navidad. En efecto, casi a un siglo de distancia, San Gregorio de Tours (fallecido en el año 490) nos da testimonio de las mismas con una simple referencia.  Leemos en el canon 17 del Concilio de Tours que los monjes "deben ayunar durante el mes de diciembre, hasta Navidad, todos los días".

El canon 9 del Concilio de Macon ordena a los clérigos, y probablemente también a todos los fieles, que "ayunen tres días por semana: el lunes, el miércoles y el viernes, desde San Martín hasta Navidad, y que celebren en esos días el Oficio Divino como se hace en Cuaresma" (Mansi, IX, 796 y 933).  Aunque la interpretación histórica de estos textos es difícil, parece según ellos que en sus orígenes el tiempo de adviento se introdujo tomando un carácter penitencial, ascético, con una participación más asidua al culto.

Sin embargo, las primeras noticias  a cerca de la celebración del tiempo litúrgico del Adviento, se encuentran a mediados del siglo VI, en la iglesia de Roma.

Según parece, este Adviento romano comprendía al principio seis semanas, aunque muy pronto -durante el pontificado de Gregorio Magno (590-604)-  se redujo a las cuatro actuales.

Una doble espera

El significado teológico original del Adviento se ha prestado a distintas interpretaciones. Algunos autores consideran que, bajo el influjo de la predicación de Pedro Crisólogo (siglo V), la liturgia de Adviento preparaba para la celebración litúrgica anual del nacimiento de Cristo y sólo más tarde –a partir de la consideración de consumación perfecta en su segunda venida- su significado se desdoblaría hasta incluir también la espera gozosa de la Parusía del Señor.
No faltan, sin embargo, partidarios de la tesis contraria: el Adviento habría comenzado como un tiempo dirigido hacia la Parusía, esto es, el día en que el Redentor coronará definitivamente su obra. En cualquier caso, la superposición ha llegado a ser tan íntima que resulta difícil atribuir uno u otro aspecto a las lecturas escriturísticas o a los textos eucológicos de este tiempo litúrgico.

El Calendario Romano actualmente en vigor conserva la doble dimensión teológica que constituye al Adviento en un tiempo de esperanza gozosa: "el tiempo de Adviento tiene una doble índole: es el tiempo de preparación para las solemnidades de Navidad, en las que se conmemora la primera venida del Hijo de Dios a los hombres, y es a la vez el tiempo en el que por este recuerdo se dirigen las mentes hacia la expectación de la segunda venida de Cristo al fin de los tiempos. Por estas dos razones el Adviento se nos manifiesta como tiempo de una expectación piadosa y alegre" (Calendario Romano, Normas universales sobre el año litúrgico y sobre el calendario, 39).

Fuente: www.primeroscristianos.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario