martes, 24 de noviembre de 2015

Buenos días, 24 de noviembre de 2015


"En la mesa se habla, se escucha.
Nada de silencio.
No es el silencio de los monjes es el silencio del egoísmo.
Cada uno va a lo suyo, o con la televisión o con el ordenador y no se habla. ¡No! Nada de silencio. Recuperad la convivencia familiar”.
Papa Francisco
 


VIDEO
 
 


SANTORAL
Flora y María,
mártires († 851)
Andrés Kim, Dung-Lac y compañeros mártires de Corea, Crisógono, Alejandro, Flora y María, Fermina, Crescenciano, Felicísimo, mártires; Bálsamo, Porciano, abades; Hermógenes, Colman, Flaviano, Hoardón, Protasio, Leonino, obispos; Menefreda, virgen; Marino, monje; Román, presbítero.
 
 
 ,


REFLEXIÓN:

La felicidad y el éxito

Alguna vez no te has preguntado: ¿quién soy?... ¿adónde voy ? ¿cuál es  el sentido de la vida????

La respuesta es más sencilla de lo que tú crees. ¿¿¿¿sabes cuál es????  ¡¡¡¡¡SER FELIZ!!!!!!

Siempre hemos confundido la felicidad con el éxito.

Vivimos en un mundo en donde el éxito es venerado, admirado. Si tienes éxito, entonces se supone de que eres feliz... Pero por cierto "se supone", pues realmente no es así.

Un postulado metafísico dice :  "El éxito es el logro paulatino de las metas" . Llegamos entonces a la conclusión de que tú tienes éxito: ¿alguna vez quisiste comprarte un par de zapatos y lo lograste?, ¿deseaste estudiar una carrera o curso y se te concedió?, entonces  TU TIENES ÉXITO. ¿Te enamoraste de alguien y te casaste o formaste una pareja?, ¿deseaste comprarte un coche y lo lograste?. Vuelvo a repetirte TU TIENES ÉXITO.

SER FELIZ es otra cosa. El postulado metafísico sobre la Felicidad dice: "Ser feliz es contentarse con lo que ya has logrado". Tienes un par de zapatos y te fascinan, tienes una pareja y la disfrutas, aún cuando existan diferencias, tienes una casa y la transformas en un hogar...

Actualmente nos hemos olvidado de  SER FELICES y seguimos vertiginosamente el camino del éxito, camino que resulta inacabable, nunca termina; pues es como una escalera en donde siempre hay un peldaño más por encima para escalar.

A veces resulta muy saludable PARAR y en esa quietud, en ese estado de plenitud decidir aceptarte tal cual eres, con todo lo que ya has logrado, con todos los que te rodean, con tus metas ya concebidas, más aún con todas tus limitaciones.  VALORARTE

Esto es volver a la ingenuidad y simpleza, ¡¡¡¡¡¡ser niños!!!!!!

El niño no tiene prejuicios, observa con renovada mirada a cada instante a todo aquello que lo rodea , sin rótulos y siempre como algo nuevo. ¿Recuerdas cuando eras un niño? Si te peleabas con un amiguito muy rápidamente lo disculpabas y ¡¡¡¡¡seguías jugando sin ningun problema con él!!!! Y entonces porqué ahora de adultos tenemos estos fuertes rencores que generan en nosotros separatividad, ambigûedad y tanto sufrimiento...

Nos hemos olvidado de  SER FELICES y te digo que la vida no dura para siempre, pues cada día que finaliza es un oportunidad menos para disfrutar de esta dicha que ya desde que existe el mundo nos ha sido asignado. Entonces ¡¡¡manos a la obra!!!

Te preguntarás ahora ¿cómo hago?, ¿acaso podré? , ¿será posible?. SI es posible y para lograrlo hay que retirar de nuestra vida dos momentos que sólo nos traen incertidumbre: uno es el pasado. ¡¡¡¡Acaso puedes cambiar algo de lo que ya has vivido!!!!. NO , ya quedó escrito en el libro de la vida de cada uno de nosotros y sellado a fuego; nada puedes hacer para eliminar algo de ayer o de tu pasado. El otro momento es el futuro. ¿¿¿Acaso tienes certeza de que mañana el sol saldrá para todos??? El futuro no da garantias a nadie.

¿Entonces qué hacer? Pensarás en este instante.  VIVIR PLENAMENTE EL PRESENTE, aquí y ahora, hoy, pues este momento es la emanación de la eternidad del tiempo. Viviendo en el pasado, no hay presente y por lo tanto no habrá futuro. Viviendo en el futuro, no hay presente, es algo inalcanzable.

Te propongo que a partir de hoy comiences a disfrutar y valorar cada instante de tu presente y que desde ese momento y sin eliminar la experiencia del pasado, desarrolles tus metas y propuestas hacia el futuro.
El tiempo no espera a nadie, por eso disfruta y vive ahora, por eso se llama así PRESENTE pues es un regalo.  DISFRUTALO.


ORACIÓN:

Oración introductoria

Señor Jesús, aquí me tienes, como un mendigo ciego y pobre. ¡Ten compasión de mí! ¡Haz que vea y experimente en esta meditación el gran amor que Tú me tienes! Que tu Palabra penetre en mi mente y en mi corazón.

Petición

Señor, concédeme perseverar en la vida de oración y en mi fidelidad a Ti.

Meditación del papa Francisco

Esta periferia no podía llegar al Señor [el ciego en el camino a Jericó], porque este círculo -pero con buena voluntad - cerraba la puerta. Y esto sucede con frecuencia, entre nosotros creyentes: cuando hemos encontrado al Señor, sin que nosotros nos demos cuenta, se crea este microclima eclesiástico. No solo los sacerdotes, los obispos, también los fieles.

Pero nosotros somos esos que están con el Señor. Y de tanto mirar al Señor no miramos la necesidad del Señor, no miramos al Señor que tiene hambre, que tiene sed, que está en prisión, que está en el hospital. Ese Señor, en el marginado. Y este clima hace mucho mal.

El grupo que se siente preelegido, que quiere conservar este pequeño mundo alejando a quien moleste al Señor, incluidos los niños. Cuando en la Iglesia, los fieles, los ministros se convierten en un grupo así... no eclesial, sino 'eclesiástico', de privilegio de cercanía al Señor, tienen la tentación de olvidar el primer amor, ese amor tan bonito que todos hemos tenido cuando el Señor nos ha llamado, nos ha salvado, nos ha dicho: 'Pero yo te quiero mucho'. Esta es una tentación de los discípulos: olvidar el primer amor, es decir, olvidar también las periferias, donde yo estaba antes, aunque sintiera vergüenza. (Cf Homilía de S.S. Francisco, 17 de noviembre de 2014, en Santa Marta).


Propósito

No sólo buscar a Jesús por conveniencia o por curiosidad, sino buscarlo para tener un encuentro personal con Él.

Diálogo con Cristo

Señor, dame la fe para saber que Tú siempre estás conmigo. Necesito la habilidad de ver todo desde tu punto de vista. Permíteme adorarte y glorificarte por tu constante compañía y por nunca dejarme solo en mis problemas y tristezas. Aumenta mi fe para ser capaz de experimentar tu amor en las dificultades y pruebas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario