martes, 6 de octubre de 2015

Buenos días, 6 de octubre de 2015. San Bruno



-------------------------

Pues hemos nacido para colaborar, al igual que los pies, las manos, los párpados, las hileras de dientes, superiores e inferiores. Obrar, pues, como adversarios los unos de los otros es contrario a la naturaleza”
Marco Aurelio



VIDEO





SANTORAL

Bruno,
fundador (c. a. 1030-1101)

Sagar, Barto, Balduino, Probo, Renato, Román, Térico, Artaldo, Apolinar, Fraterno, Magno, Adalberón, obispos; Godofredo, Pardulfo, abades; Alberta, Erotis, Marcelo, Casto, Emilio, Saturnino, mártires; Epifania, virgen; Nicetas, monje. Beatas María Francisca de las Cinco Llagas, virgen, y María Ana Mogas Fontcuberta, virgen y fundadora; Diego Luis de San Vitores, mártir (beato).




REFLEXIÓN:

Más de una vez en la vida nos encontramos en situaciones en las que las dificultades se vuelven parte del día a día y todo parece ser desalentador, sin esperanza de que mejore. Durante esos periodos es de suma importancia tener en cuenta estas diez verdades indiscutibles:

1. El dolor te ayuda a madurar

Lo que no te mata, te fortalece. La antigua frase sintetiza esta verdad, pero ha dejado algo en el olvido; para lograr recuperarse de un gran dolor, debes aceptarlo y dejar que fluya en tu persona. Si intentas ignorar el dolor, terminarás perdiendo una parte de ti mismo, una parte con la que es muy difícil de reconectar luego. Acepta la dificultad, explora el dolor, y una vez que las oleadas de tristeza vayan menguando, le darás un nuevo valor a la vida.

2. Los miedos son ilusiones

Los miedos se volverán más fuertes si los dejas. Siempre te encuentras en control de tus miedos, por lo que no debes dejar que te controlen. El miedo puede servirte, manteniéndote alerta en situaciones de peligro, pero a menos que puedas lastimarte físicamente a ti mismo o a tus seres queridos, debes dejar saber al miedo quien se encuentra a cargo.

3. Nada dura para siempre

El amor, el dolor, los problemas, el éxito, son todos transitorios. Disfruta de los buenos tiempos, y aprende a aceptar los malos, ya que estos, también pasarán.

4. Las luchas son parte de los escalones en el camino hacia el éxito

Cuando estás persiguiendo tus sueños, recuerda que tener paciencia no significa ser inactivo. Paciencia significa mantenerse en el camino y utilizar cada una de las luchas como escalones que debes subir para realizar tus sueños. No te será sencillo, pero siempre será instructivo.

5. Lo "bueno" y lo "malo" depende de tu actitud hacia ello

La vida posee millones de tonalidades de grises, algunos más claros que otros, pero nunca es blanco y negro. Podrías pensar que algo que estás haciendo está bien, pero si terminas dando vueltas en tu cama, sin poder dormir, significa que tu conciencia no se encuentra del todo de acuerdo. Las personas no son males, pero pueden hacer cosas malas. Siempre intenta comprender por qué la persona que se encuentra frente tuyo hace lo que hace. Él también se encuentra en una lucha que probablemente no estés viendo.

6. Cambia solo lo que es posible de ser cambiado
Tú eres la suma de tus experiencias y no puedes cambiar eso. Aun así puedes cambiar tu perspectiva acerca de tu experiencia. Intenta visualizar las experiencias "malas" desde otro punto de vista y podrás darte cuenta de que tal vez no fueron tan malas, en realidad.

7. Trátate a ti mismo con amabilidad

Aceptarte a ti mismo y saber que estás haciendo lo mejor que puedes es suficientemente bueno. Si tienes tendencia a ser muy autocrítico, considera como te sentirías si alguien más ti dijera esas mismas cosas. Se bueno contigo mismo y comenzarás a sentir la diferencia. Recuerda perdonarte a ti mismo.

8. Nada verdaderamente grande es instantáneo

Si pudieras tener cualquier cosa que desees instantáneamente, perderías la posibilidad de crecer y lo que no crece, termina decayendo y desapareciendo. Practica la paciencia y disfruta del camino.

9. Recuerda: La vida es una aventura

Toma riesgos, estos te harán más creativo y te darán más seguridad en ti mismo. Incluso si fracasas un par de veces, levántate e inténtalo nuevamente. Sal de tu zona de confort y es posible que encuentres la verdadera felicidad.

10. Se humilde

La humildad puede brindarte el entendimiento de que los problemas no son tan complicados como tú los percibes. Ser arrogante es tan malo como estar paralizado por el miedo, pero conocerte a ti mismo y saber de lo que eres capaz, te dará un sentido de propiedad sobre tus logros. Aun así conserva la humildad, que te proveerá de mayor claridad.


ORACIÓN:

Señor, como Natanael, quiero ser sincero y auténtico, en mi mente y en mi corazón, para tener la posibilidad real de tener un encuentro de amor contigo en esta oración. Tú sabes que trato de ser fiel a mi fe, que confío en tu providencia y misericordia, y que te amo con todo mi corazón. Envía tu Espíritu Santo para que ilumine y guíe esta meditación.

Petición

Ángel de mi guarda, ayúdame a ser un auténtico discípulo y misionero de Cristo.

Meditación del Papa Francisco

Volviendo a la escena de la vocación, el evangelista nos dice que, cuando Jesús ve que Natanael se acerca, exclama: "Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño”. Se trata de un elogio que recuerda al texto de un Salmo: "Dichoso el hombre […] en cuyo espíritu no hay fraude”, pero que suscita la curiosidad de Natanael, quien replica sorprendido: "¿De qué me conoces?”. La respuesta de Jesús no se entiende en un primer momento. Le dice: "Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi”.

Hoy es difícil darse cuenta con precisión del sentido de estas últimas palabras. Según dicen los especialistas, es posible que, dado que a veces se menciona a la higuera como el árbol bajo el que se sentaban los doctores de la ley para leer la Biblia y enseñarla, está aludiendo a este tipo de ocupación desempeñada por Natanael en el momento de su llamada. (Homilía de Benedicto XVI, 4 de octubre de 2006).

Reflexión

Los grandes arcángeles de Dios testimonian para nosotros la fidelidad y la pasión y celo con que los hijos de Dios han de alabar a su Creador. Ellos, lejos de ser seres desconocidos y "mitológicos” representan los mejores compañeros de viaje, los mejores sanadores del corazón, los mejores defensores de los intereses de Dios en el mundo.

San Miguel es el fiero defensor de Dios. La narración del Apocalipsis nos lo muestra expulsando a satanás de los dominios de Dios, al gran traidor y padre de la mentira que osó rebelarse contra un Dios tan bondadoso. Encendido de celo por el Señor blandió la espada y arrojó a todos los obradores de iniquidad al único lugar en donde pudiesen soportar su soberbia y su rebelión. Por eso san Miguel es en quien el cristiano halla el mejor baluarte para defenderse de las asechanzas demoníacas y gran modelo de fidelidad a Dios. De él hemos de aprender el celo por las cosas de Dios, celo que consume de pasión y que lleva a una acción inmediata, tajante, sobre todo cuando Dios se está viendo ofendido por sus enemigos que incitan sin cesar a la rebelión y desunión.

San Gabriel quizás fue el más afortunado de entre todas las criaturas celestes. A él siempre lo mandaron a dar mensajes. A él le tocó dar el mensaje más hermoso jamás oído a la criatura más hermosa jamás vista. Hablar de él lleva irremediablemente a la contemplación de la Toda Pura, Nuestra Madre de cielo, María. Su ejemplo nos debe enseñar a predicar sin miedos los designios de Dios a nuestros hermanos en la fe y, sobre todo, a testimoniar las maravillas obradas por Dios en Ella. Levantemos confiados la mirada a la Madre y pidamos auxilio al arcángel mensajero para ser fieles a la palabra de Dios en el mundo.

San Rafael representa la mano providente de Dios que no se olvida de sus hijos que sufren en el mundo. A él le tocó sanar muchas heridas del cuerpo y, sobre todo, del alma. Por eso es el arcángel que cura, que alivia las penas del alma, que sabe confortar y comprender al que sufre. De él hemos de aprender a ser un consuelo más que un horrible peso, para el hermano que lo necesita. De él, la confianza inamovible en la acción cierta de Dios en el mundo.

De los tres hemos de aprender a saber servir más que ser servidos. Porque los ángeles son ministros de Dios. Y de los tres a estar pendientes de su cierta acción en favor nuestro. ¿Quién sabe si un día cualquiera hemos sido ayudados por un ángel del Señor?

No cerremos las puertas a nadie, no sea que se las estemos cerrando a uno de estos mensajeros, o más terriblemente, al mismo Señor de la vida y de la historia.

Propósito

Aprender de los Arcángeles, el deseo de servir siempre.

Diálogo con Cristo

Jesús, no quiero aparecer ni hacer más, mi aspiración es amarte más, y como consecuencia, a los demás. No pretendo conocer más, sino tener una relación íntima contigo. Por ello quiero ofrecerte mi esfuerzo de perseverar en la oración, de acrecentar mi vida sacramental y de meditar más tu Palabra, sólo así lograré mi anhelo y podré dar un testimonio que atraiga a los demás.

 ------------------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
------------------------------------------------------
Las cinco recetas para la familia 
del Papa Francisco en EE.UU. 



La ternura, en las cosas pequeñas, es la verdadera
 medida del amor, afirma

La ternura, en las cosas pequeñas, es la verdadera medida del amor. Este es el mensaje central que el Papa Francisco dejó en la homilía de la misa conclusiva del Encuentro Mundial de las Familias de Filadelfia.
Presentamos las cinco consignas que dejó el pontífice a las familias del mundo, así como a todas las personas que sueñan en crear una familia.
La felicidad está ligada a gestos pequeños
La fe abre la ventanaa la presencia actuante del Espíritu y nos muestra que, como la felicidad, la santidad está siempre ligada a los pequeños gestos. El que les dé a beber un vaso de agua en mi nombre –dice Jesús– no se quedará sin recompensa” (Mc9,41). Son gestos mínimos que uno aprende en el hogar; gestos de familia que se pierden en el anonimato de la cotidianidad pero que hacen diferente cada jornada.
La fe crece con la práctica y es plasmada por el amor
El amor se manifiesta en pequeñas cosas, en la atención mínima a lo cotidiano que hace que la vida tenga siempre sabor a hogar. La fe crece con la práctica y es plasmada por el amor. Por eso, nuestras familias, nuestros hogares, son verdaderas Iglesias domésticas. Es el lugar propio donde la fe se hace vida y la vida se hace fe.
¿Qué mundo dejaremos a nuestros hijos?
¿Qué tipo de mundo queremos dejarle a nuestros hijos?. Pregunta que no podemos responder sólo nosotros. Es el Espíritu que nos invita y desafía a responderla con la gran familia humana. Nuestra casa común no tolera más divisiones estériles.
Cristianos y no cristianos al servicio de las familias
Nosotros los cristianos, discípulos del Señor, pedimos a las familias del mundo que nos ayuden. Somos muchos los que participamos en esta celebración y esto es ya en sí mismo algo profético, una especie de milagro en el mundo de hoy. Ojalá todos fuéramos profetas. Ojalá cada uno de nosotros se abriera a los milagros del amor para el bien de todas las familias del mundo, y poder así superar el escándalo de un amor mezquino y desconfiado, encerrado en sí mismo e impaciente con los demás.
La prueba del amor
Les dejo como pregunta para que cada uno responda […] En mi casa, ¿se grita o se habla con amor y ternura? Es una buena manera de medir nuestro amor. Qué bonito sería si, en todas partes, y también más allá de nuestras fronteras, pudiéramos alentar y valorar esta profecía y este milagro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario