viernes, 18 de septiembre de 2015

Buenos días, 18 de septiembre de 2015. San José de Cupertino


El tiempo es un juez tan sabio, que no sentencia de inmediato,
pero al final da razón a quien la tiene.
 
 
 
VIDEO

 

 
SANTORAL
 
José de Cupertino,
mártir († 1663)
 
Sofía, Irene, Terciano, Víctor, Almodia, Cástor, Teodora, Centina, Bonifacio, Fortunato, mártires; Eumenio, Eustorgio, Ferréolo, Justo, Masías, Metodio, Sinerio, Desiderio, obispos; Jacobo, monje; Simón, eremita; Ricarda, emperatriz; Walberto y Bertilia, su esposa.
 

 
REFLEXIÓN:
 
Dios nos dio ojos para ver y....párpados para no ver.
 
Uno de los discípulos de Jesús había cometido, una vez, una falta muy grave. Todos esperaban que el Maestro le diera una buena reprensión. Pero, pasó como si nada hubiera sucedido. Protestaron los discípulos de Jesús diciendo: "No podemos no ver y olvidarnos lo que ha sucedido. Después de todo Dios nos ha dado ojos para ver". "Sí, dijo Jesús, pero Dios nos ha dado también párpados"
 
El Papa "bueno" Juan XXIII, beatificado el 2 de Setiembre del año 2000, a una persona en autoridad que se quejaba de los difícil que era corregir a sus dependientes, le decía: un superior, tiene que ver todo (no ser ingenuo), alabar mucho y corregir "algo".
 
 
 
ORACIÓN:

Dios puede darnos lo necesario para todos ¡Confía!    
San Juan 6,1-15 Jesús tomó los panes, dio gracias y los distribuyó a los que estaban sentados            
 
Reflexión del Papa Francisco
 
Yo quisiera detenerme sobre un aspecto que siempre me impacta y me hace reflexionar. Estamos en la orilla del lago de Galilea, la noche se acerca; Jesús se preocupa por la gente que desde hace tantas horas está con Él: se cuentan por miles y tienen hambre. ¿Qué hacer? También los discípulos se plantean el problema y le dicen a Jesús: «Despide a la multitud», para que vaya a los pueblos y caseríos de los alrededores y encuentre comida. Pero Jesús dice: «Denles de comer ustedes mismos». Los discípulos se quedan desconcertados y responden: «No tenemos más que cinco panes y dos pescados», como diciendo: sólo lo suficiente para nosotros.
 
Jesús sabe bien qué hacer, pero quiere implicar a sus discípulos, quiere educarlos. La actitud de los discípulos es la actitud humana, que busca la solución más realista, que no provoque demasiados problemas: Despide a la gente, que cada uno se las arregle como pueda, por otra parte ya hiciste tanto por ellos: has predicado, has curado a los enfermos...
 
La actitud de Jesús es completamente distinta y está dictada por su unión con el Padre y por la compasión hacia la gente, pero también por su voluntad de dar un mensaje a los discípulos.
 
Ante a esos cinco panes, Jesús piensa: ¡he aquí la providencia! A partir de este poco, Dios puede hacer salir lo necesario para todos. Jesús confía totalmente en el Padre celestial, sabe que para Él todas las cosas son posibles. Por lo tanto le dice a los discípulos que hagan sentar a la gente en grupos de cincuenta - no es una casualidad: esto significa que ya no son una multitud, sino se vuelven comunidades, alimentadas por el pan de Dios. Y luego toma los panes y los peces, levanta los ojos al cielo, pronuncia la bendición - es una clara referencia a la Eucaristía - y después los parte y comienza a darlos a los discípulos, y los discípulos los distribuyen... ¡y los panes y los peces no se acaban! He aquí el milagro: más que una multiplicación es un compartir, animado por la fe y la oración. Comieron todos y sobró: es el signo de Jesús, pan de Dios para la humanidad.
 
Los discípulos lo vieron, pero no comprendieron bien el mensaje. Quedaron prendados, como la multitud, por el entusiasmo del éxito. Una vez más, siguieron la lógica humana y no la de Dios, que es la del servicio, del amor y de la fe... (Cf Papa Francisco, reflexión antes del rezo del Ángelus, 02 de junio de 2013)
 
Propósito para hoy:
 
Rezaré un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria, por la conversión de los médicos, enfermeras y profesionales de la salud, que participan de alguna manera, y de un modo cruel, en los miles de asesinatos de bebés por nacer que se realizan a diario en todo el mundo.
 ----------------------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
----------------------------------------------------------
 


5 cosas a sus hijos QUE recordarán acerca de ti

1. Las veces que lo hiciste sentir seguro (o las veces que les hiciste sentir inseguro).


Hay una vulnerabilidad y necesidad de protección en el corazón de todos los niños. Tus hijos recordarán esos momentos que perseguiste a los monstruos que se esconden debajo de sus camas o que los acompañaste después de una pesadilla, pero que también recordarán los momentos en que tu temperamento te convirtió en el monstruo al que ellos temían. Nuestros niños probablemente nos vean enojados a veces, porque eso es parte de la vida, pero haz que sea tu misión que tus hijos se sientan seguros y protegidos en todo momento cuando están contigo y nunca tengan que sentir temor de ti.

2. Las veces en las que le diste toda tu atención


Los niños miden el amor que les tenemos sobre todo por nuestra atención hacia ellos. Las veces que dejes lo que estás haciendo para tener una fiesta de té o salir a la calle a tirar una pelota o saltar en un trampolín con tu hijo, serán recuerdos grabados en sus mentes y corazones para siempre. Tómate el tiempo para hacer las pequeñas cosas con tus hijos, porque al final, van a ser los momentos más importantes.

3. La forma en que interactuaste con su cónyuge.


Nuestros niños van formando sus puntos de vista del amor en gran parte al ver cómo tratamos a nuestro esposo o esposa. Esfuérzate por tener el tipo de matrimonio que los entusiasme a casarse algún día. Regálales la seguridad que viene de ver a su mamá y su papá en una relación comprometida y amorosa el uno con el otro.

4. Tus palabras de afirmación y tus palabras de crítica.


El corazón de un niño es como el cemento húmedo y las marcas que se dejan a temprana edad se endurecen con el tiempo. Ellos basan su sentido de identidad, capacidad e incluso su autoestima en gran parte en las palabras con las que le hablas en esos años de formación. Parte de nuestro trabajo como padres es corregir y disciplinar, pero incluso en la corrección, deja que tus palabras estén llenas de amor, aliento y refuerzo positivo. Conviértete en un animador. El mundo tiene ya un montón de críticos.

5. Las tradiciones familiares.


A los niños les encanta la espontaneidad, pero también tienen profunda necesidad de previsibilidad. Ellos recuerdan con mucho cariño las "tradiciones" que has establecido, sea que se trate de una película familiar semanal (o juego) en la noche, o un lugar al que regularmente viajan para las vacaciones familiares, la forma de celebrar los cumpleaños y eventos especiales o cualquier otra tradición especial. Debes ser intencional y consciente creando algunas tradiciones que ellos quieran transmitir a sus propios hijos algún día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario