martes, 15 de septiembre de 2015

Buenos días, 15 de septiembre de 2015. Los Dolores de Nuestra Señora


Puede que a los soldados no se les movilice en 100 años,
pero no pueden dejar de prepararse ni un solo día.
Emperador Qianlong (17111799)
 
 
 
VIDEO


 
SANTORAL

Los Dolores de Nuestra Señora
(Soledad, Sol, Marisol, Angustias).

Nicomedes, Valeriano, Emila (Emiliano, Emilia) y Jeremías, Militina, Cirino, Serapión, Leoncio, Herculano, Máximo, Teódoto, Asclepiódoto, Nicetas, Porfirio, mártires; Silvano, Epiro, Leobino, obispos; Albino, Apro, confesores;Aicardo, abad; Rolando, ermitaño; Eutropia.



REFLEXIÓN:

El Papa contó que recibió un email de un amigo judío de Buenos Aires.

Me contaba una historia: los judíos tienen historias antiguas de rabinos ancianos que son como catequesis, que los viejos rabinos hacían para que la gente aprendiese cómo se debe actuar-, sobre un hombre rico y muy inteligente. En su inteligencia leía la Biblia y decía: ‘El Profeta Elías debe regresar, debe venir…’ y no entendía por qué no venía. Fue a su rabino y éste –viejo y sabio- le dijo: ‘Ve a otro país y encontrarás una casa que es así, así y así. Toma todo, todas las cosas para hacer la fiesta, –porque llegaba la fiesta de Año Nuevo- todas las cosas para comer, y llévalas allí como regalo y estate con ellos un día de fiesta. Y allí encontrarás a Elías’.
 
Este hombre rico llenó dos cestos, se fue e hizo la fiesta con ellos, pero miraba, miraba y no veía a Elías. Después regresó, tras un día, volvió donde el rabino y le dijo: ‘He hecho lo que me dijiste, pero no he visto a Elías. ¿Qué tengo que hacer? ¡Me has engañado!’.
 
Él le dijo: ‘Vuelve pasado mañana, con las mismas cosas, pero no llames a la puerta: escucha desde la ventana de qué hablan’. Eran los últimos días de la fiesta. Este hombre se acercó a la ventana, escuchó y la familia hebrea pobre, pobre, pobre que no tenía nada que comer, hablaba a los hijos que decían:
 
- ‘Mamá, ¿Ahora como festejamos el último día de la fiesta si no tenemos qué comer?, ¿Cómo hacemos papá?’.
 
Y la madre y el padre dijeron:
 
- ‘Tenemos confianza: así como Elías, el profeta, vino el primer día, volverá también hoy’. Y aquél hombre, que escuchaba desde la ventana, se dio cuenta de que el profeta Elías era él”.
Francisco explicó que “también nosotros somos profetas, grandes profetas, pero anunciamos a Jesucristo con gestos, también con las palabras, pero primero con los gestos. Con la cercanía”.
 
Acaricien a la gente, a los enfermos, los que están solos, también a aquellos que merecen el apelativo de ‘miserables’: acarícienlos, como Dios nos ha acariciado a nosotros”.
 
 
 
ORACIÓN:

El mal en el mundo no viene de Dios, ¡es del maligno!
San Mateo 13,36-43 La cizaña son los que pertenecen al Maligno, y el enemigo que la siembra es el demonio
 
Reflexión del Papa Francisco
 
[...] El mal en el mundo no proviene de Dios, sino de su enemigo, el Maligno. Es curioso: él va de noche a sembrar la cizaña, en la oscuridad, en la confusión… Donde no existe la luz, él va y siembra la cizaña. Este enemigo es astuto: ha sembrado el mal en medio del bien, de manera que es imposible para nosotros hombres separarlos netamente; pero al final, Dios, podrá hacerlo. Él se toma el tiempo.
 
[...] A veces nosotros tenemos una gran prisa en juzgar, clasificar, poner de un lado a los buenos, y del otro a los malos… Pero acuérdense de la oración del hombre soberbio: "te agradezco, Dios, porque yo soy bueno y no soy como ese otro que es malo". Acuérdense de esto. Dios en cambio sabe esperar. Él mira en el campo de la vida de cada persona con paciencia y misericordia: ve mucho mejor que nosotros la suciedad y el mal, pero también ve los retoños del bien y espera con confianza que maduren.
 
Dios es paciente, sabe esperar. ¡Que hermoso es esto! Nuestro Dios es un padre paciente, que nos espera siempre, y nos espera con el corazón en la mano para acogernos, ¡para perdonarnos! Nos perdona siempre si vamos hacia Él…
 
[...] Gracias a esta paciente espera de Dios la misma cizaña, o sea el corazón malvado con tantos pecados, al final puede convertirse en semilla buena. Pero atención: la paciencia evangélica no es indiferencia al mal; ¡no se puede hacer confusión entre bien y mal! Frente a la cizaña presente en el mundo el discípulo del Señor está llamado a imitar la paciencia de Dios, a alimentar la esperanza con el apoyo de una inquebrantable confianza en la victoria final del bien, o sea de Dios.
 
Al final, de hecho, el mal será arrancado y eliminado: al tiempo de la cosecha, o sea del juicio, los cosechadores seguirán la orden del propietario separando la cizaña para quemarla.
 
En aquel día de la cosecha final el juez será Jesús, Aquel que ha sembrado la semilla buena en el mundo y que se ha vuelto Él mismo "semilla", ha muerto y resucitado.
 
Al final todos seremos juzgados con la misma medida ¿Con cuál? ¿Con cuál medida? con la misma medida con la que hemos juzgado: la misericordia que habremos tenido para con los demás será usada también con nosotros. Pidamos a la Virgen, nuestra Madre, que nos ayude a crecer en la paciencia, en la esperanza y en la misericordia con todos los hermanos. (Cf Papa Francisco, reflexión antes del rezo del ángelus, 20 de julio de 2014)
 
Diálogo con Jesús
 
Señor mío, gracias por todo lo bueno que eres conmigo y por tu darme tu poderosa bendición que me da fuerzas y me da seguridad en medio de mis situaciones difíciles. En estos tiempos, muchos son los que dicen que ya es anticuado hablar del demonio, infierno o del castigo eterno. Son muchos los que quieren ignorar que existe el demonio existe en muchas formas en esta sociedad, basta con sólo ver los cientos de miles de abortos que se realizan a diario, eutanasia, personas cruelmente asesinadas a causa de su fe, guerras, secuestros... Mi Dios, dame amor y paciencia para saber esperar con confianza aquel día en el que separarás la cizaña del trigo y harás resplandecer los rostros de los que se confiaron a tu amor y siguieron tus mandatos. Que pueda yo caminar por tus senderos y que no sea quien quien juzgue ni condene basándome en opiniones personales, eso solo te pertenece a Ti. Por el contrario, dame la gracia para, en vez de juzgar, saber corregir con caridad a los que no conocen a fondo tus caminos, sin condenarlos, hablándoles con compasión, tratando de refrescar su espíritu con esa esperanza que anima y llena de alegría e inyecta un ardor al alma por seguir luchando. Quiero estar siempre abierto a la acción del Espíritu Santo para que esa semilla que has sembrado en mi interior, fructifique mi corazón y el de los míos. Amén
 
Propósito para hoy:
 
Hoy, llamaré a un familiar o amigo y le platicaré sobre el amor que Dios nos tiene y de lo importante que es tener una relación personal con Cristo para experimentarlo.
 
Reflexionemos juntos esta frase:
 
"El sufrimiento es una llamada a la conversión: nos recuerda que somos débiles y vulnerables" (Papa Francisco)
 
 

 -----------------------------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
----------------------------------------------------------------
Cómo arruinar tu matrimonio en un simple paso



¿Te parece asombroso que pueda reducirse a una sola cosa? 
Pues ésta afecta todos los aspectos:
 el sexo, dinero, tareas domésticas, hijos,etc

Hay una cosa arruinando matrimonios en todo el mundo de hoy...

¿Puedes adivinar qué es?

¿Te estás preguntando cómo podría reducirlo a una sola cosa?

Afecta a todos los aspectos del matrimonio: sexo, dinero, citas nocturnas, tareas domésticas, la crianza de niños y hasta las vacaciones.

¿Puedes adivinar? Ok te diré... son las expectativas no satisfechas.

¿Suena demasiado simple?


Mi marido y yo estamos liderando un pequeño grupo en la iglesia y hemos descubierto, no sólo en la clase sino también en nuestro propio matrimonio, que las expectativas no satisfechas y no comunicadas están causando ira, la amargura y la decepción en los matrimonios en todas partes. En algunos casos, incluso los lleva al divorcio.

¿Qué quieren decir expectativas no satisfechas?


Un marido que no trae flores a casa en el cumpleaños de su esposa, una esposa rechazando los acercamientos sexuales de su esposo, los platos sucios en el fregadero cuando la mujer llega a casa, o el marido que llega a casa y la mujer apenas le presta atención. Parece que ninguna de estas cosas es especialmente terrible o imperdonable. Pero después de semanas y semanas, o meses y meses de este tipo de rechazos, más que lastimar, empiezan a romper corazones, derribar la intimidad, y construir muros entre los esposos.

Todos los casados hemos pasado por esto. Pensamos: "Esto es tan simple." "¿Por qué mi esposo(a) no puede hacer esto?" “¿Cómo es que no se da cuenta?”… “Hazme feliz, sorpréndeme, ayúdame, y así sucesivamente”

Generalmente hay una respuesta simple a esto... no le hemos expresado con amor y claridad nuestras expectativas al otro. Es muy probable que le hayas gritado varias veces sobre los platos sucios, o bien hayas hecho comentarios sarcásticos acerca de cómo hay que mendigar para tener sexo. Pero, ¿alguna vez realmente te sentaste y le dijiste a tu cónyuge, con amor y respeto, lo importante que son estas cosas para ti? ¿Le expresaste cómo estas cosas te hacen sentir querido, seguro y apoyado?

La verdad es que la mayoría de las veces no lo hemos hecho.

Este es un ejemplo perfecto de ello: Envié a mi esposo un texto rápido preguntándole si él venía a casa a almorzar. Su respuesta simple fue "no estoy seguro". Mi corazón se afligió un poco porque lo que realmente quería era que él trajese a nuestra hija desde el preescolar a la casa. Estaba cansada, hacía frío y yo no quería llevar a mi pequeño de 3 años al automóvil para ir a recoger a su hermana. Por fortuna, mi marido me envió un mensaje diciendo "¿Por qué lo preguntas?" Le expliqué que yo esperaba que él trajese a nuestra hija a casa. De inmediato el respondió y dijo: "¡Claro!".

Yo estaba tan feliz. Pero, podría haber pasado la tarde la sensación de que él estaba siendo egoísta o no se preocupaba por mí si él no hubiese hecho esa pregunta de seguimiento. ¿Y sabes qué? Hubiese sido culpa mía, no suya. No estaba siendo clara y no expresé mis expectativas.

¿Puedes pensar en un momento en que su cónyuge te ha defraudado o tú le has decepcionado, en el cual una simple conversación podría haber aclarado la confusión?

¿Puedo desafiarte a que desde hoy discutas tus expectativas de una manera amorosa y clara? Nunca sabrás lo que tu cónyuge está dispuesto a hacer por ti a menos que se lo pidas.

El Blog de Tim and Consuela.


No hay comentarios:

Publicar un comentario