jueves, 30 de julio de 2015

Buenos días, 30 de julio de 2015

Jamás desesperes, aún estando en las mas sombrías aflicciones. Pues de las nubes negras, cae agua limpia y fecundante”






SANTORAL

Pedro Crisólogo, doctor de la Iglesia; María de Jesús Sacramentado, Fundadora; María Vicenta, beata, fundadora; Sergio Cid, Jaime Puig, beatos,Sacerdotes, mártires; Leopoldo de Castelnovo; José María Muro, Joaquín Prats, beatos, mártires; Zósimo, Beato, presbítero, mártir; Manés, beato, sacerdote; Sebastian Llorens, Beato, laico mártir; Braulio María y 70 compañeros, beatos, mártires.




REFLEXIÓN:

Dios Creador nos hizo a su imagen y semejanza, nos hizo creadores. El creó todas las cosas y las puso a nuestro servicio. Con nuestra acción debemos recrear el mundo, humanizarlo, hacer que cada día sea más humano. Un mundo donde no haya personas con hambre, sin vivienda digna, sin escuelas, sin amor.

El propio Dios se hizo hombre para remacharnos, con su palabra y con su ejemplo, que lo importante es el servicio. De ahí que su mandamiento principal, el distintivo de sus seguidores es el amor práctico, el que cura las enfermedades, calma el hambre, ofrece corazón... Importante es la fortaleza, la sabiduría, el fervor religioso, pero de nada valen sin caridad o sin solidaridad. La propia oración no tiene sentido si no me ayuda a ser mejor, si de ella no salgo dispuesto a derramarme sobre los demás. Tenemos que ser como el manantial, que no guarda para sí su caudal, si no que se derrama dando vida. Y lo hace con alegría, cantando. Si guardara para sí su agua, se pudriría y se le morirían las canciones.

Cuanto más amor demos, más nos llenaremos de amor. El único modo de llenarnos de amor es dándolo. Todo lo que damos a los demás, termina volviendo a nosotros.

Compadecerse del hambre, del dolor, de la miseria, implica comprometerse para aliviarlas o erradicarlas. Compasión viene de compartir: participar de la misma pasión, del mismo sufrimiento. Si te apresaran por ser cristiano, y dijimos que el distintivo del cristiano es el amor vuelto servicio ¿Qué pruebas alegarían para condenarte? Vive y enseña a vivir la vida como don para los demás. “En todo amar y servir”, como decía Ignacio de Loyola.


ORACIÓN:

La oración llama, el ayuno intercede, la misericordia recibe

Tres son, hermanos, los resortes que hacen que la fe se mantenga firme, la devoción sea constante, y la virtud permanente. Estos tres resortes son: la oración, el ayuno y la misericordia. Porque la oración llama, el ayuno intercede, la misericordia recibe. Oración, misericordia y ayuno constituyen una sola y única cosa, y se vitalizan recíprocamente.

El ayuno, en efecto, es el alma de la oración, y la misericordia es la vida del ayuno. Que nadie trate de dividirlos, pues no pueden separarse. Quien posee uno solo de los tres, si al mismo tiempo no posee los otros, no posee ninguno. Por tanto, quien ora, que ayune; quien ayuna, que se compadezca; que preste oídos a quien le suplica aquel que, al suplicar, desea que se le oiga, pues Dios presta oído a quien no cierra los suyos al que le súplica.

Que el que ayuna entienda bien lo que es el ayuno; que preste atención al hambriento quien quiere que Dios preste atención a su hambre; que se compadezca quien espera misericordia; que tenga piedad quien la busca; que responda quien desea que Dios le responda a él. Es un indigno suplicante quien pide para si lo que niega a otro.

Díctate a ti mismo la norma de la misericordia, de acuerdo con la manera, la cantidad y la rapidez con que quieres que tengan misericordia contigo. Compadécete tan pronto como quisieras que los otros se compadezcan de ti.

En consecuencia, la oración, la misericordia y el ayuno deben ser como un único intercesor en favor nuestro ante Dios, una única llamada, una única y triple petición.

Recobremos con ayunos lo que perdimos por el desprecio; inmolemos nuestras almas con ayunos, porque no hay nada mejor que podamos ofrecer a Dios, de acuerdo con lo que el profeta dice: Mi sacrificio es un espíritu quebrantado: un corazón quebrantado y humillado tú no lo desprecias. Hombre, ofrece a Dios tu alma, y ofrece la oblación del ayuno, para que sea una hostia pura, un sacrificio santo, una víctima viviente, provechosa para ti y acepta a Dios. Quien no dé esto a Dios no tendrá excusa, porque no hay nadie que no se posea a si mismo para darse.

Mas, para que estas ofrendas sean aceptadas, tiene que venir después la misericordia; el ayuno no germina si la misericordia no lo riega, el ayuno se torna infructuoso si la misericordia no lo fecundiza: lo que es la lluvia para la tierra, eso mismo es la misericordia para el ayuno. Por más que perfeccione su corazón, purifique su carne, desarraigue los vicios y siembre las virtudes, como no produzca caudales de misericordia, el que ayuna no cosechará fruto alguno.

Tú que ayunas, piensa que tu campo queda en ayunas si ayuna tu misericordia; lo que siembras en misericordia, eso mismo rebosará en tu granero. Para que no pierdas a fuerza de guardar, recoge a fuerza de repartir; al dar al pobre, te haces limosna a ti mismo: porque lo que dejes de dar a otro no lo tendrás tampoco para ti.
San Pedro Crisólogo



Oh Padre Dios de bondad, te pedimos por la gracia de nuestro corazón, el cual necesita fortaleza de fe en ti, para afrontar día con día las tribulaciones que el mundo nos ofrece, y que por intercesor del bienaventurado San Pedro Crisólogo, nutras nuestro entendimiento del amor más grande, que es el brindado por tu Santísimo Espíritu, en la muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Tu que reinas Oh Dios omnipotente por los siglos de los siglos.
Amen




No hay comentarios:

Publicar un comentario