lunes, 20 de julio de 2015

Buenos días, 20 de julio de 2015

«La vida se nos da para que cada uno llene su saco de buenas obras




 SANTORAL

Eliseo, Elías, profetas; Apolinar de Rávena, José María Díaz, Mártires y Obispos; Aurelio de Cartago, Bernardo, Obispos; José Bársabas el Justo, Discípulo de Jesús; María Fu GuilinMártir; Rosa de Wan Hoei, catequista; Margarita de Antioquía, Virgen; Pablo de Córdoba, Diácono y Mártir; Pedro Zhou Rixin, Xi Guizi, Mártires; Liberata, vírgen y mártir; Vulmaro, Abad, Sacerdote.



REFLEXIÓN:

Hoy me gustaría llamar la atención para que reflexionemos sobre la historia de aquel místico sufí que, después de un día de hambre, fatiga y frío, empezó a darle gracias a Dios por haberles dado “un día tan maravilloso”. Al oír esto, sus embravecidos compañeros se pusieron a murmurar entre ellos y a quejarse fastidiados del cinismo de su maestro. Al rato, uno de ellos, no pudiendo contener su ira, le dijo:

-No puedo creer que tu oración sea sincera. ¿Cómo puedes llamar maravilloso un día tan horrible y hasta darle gracias a Dios por él?. ¿Dónde está lo maravilloso? No hemos comido, estamos agotados, nos han despreciado donde hemos buscado alojamiento y vamos a pasar la noche muertos de frío.

-Verás, -replicó el místico con paciencia-, lo que necesitamos esta noche es hambre, pobreza, frío. Si no lo necesitáramos, Dios no nos lo habría dado.

¿Cómo no vamos a estar pues agradecidos? El siempre se preocupa por nuestras
necesidades. ¡Grande es su nombre!


ORACIÓN:

Oración de acción de gracias


SEÑOR:
Aquí estoy delante de Tí, para ponerme en tus manos:
Para decirte que te amo y que sin Tí mi vida es muy difícil.
Concédeme el perdón por todas mis faltas y todo aquello con lo cual te he ofendido.
Ayúdame a ser mejor todos los días, yo se que puedo mejorar muchas cosas.
Perdóname sobre todo, si he hecho daño a alguien y Bendice a quien haya hecho sufrir con mis actitudes.
Dame un corazón nuevo SEÑOR, para poderte amar como tu quieres.
Amado SEÑOR, quiero agradecerte por este día y por todas las cosas preciosas que me has regalado.
Especialmente te doy gracias, por creer en mí y por darme hoy otra nueva oportunidad para vivir y para ser mejor.
PADRE BUENO, dame el pan de cada día; sobre todo dame la alegría necesaria para poder vivir; dame la esperanza para no llenarme de temor en los momentos de dificultad; dame la fe para saber que nunca me abandonarás y dale a mi corazón toda la paz y serenidad que necesita para afrontar los momentos difíciles de la vida.
YO te Amo SEÑOR y quisiera demostrártelo con mi propia vida.
Si Tu me ayudas todo es más fácil.
Me pongo en tus manos SEÑOR por intermedio de la SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA AUXILIADORA, nuestra madre admirable y en tus manos pongo también a los míos para que los protejas y los ayudes siempre.
Bendíceme y guíame SEÑOR en este nuevo día no permitas que me aleje de Tí.
Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario