martes, 14 de julio de 2015

Buenos días, 15 de julio de 2015

«Haz a los otros lo que quieras que te hagan a tí mismo»
Regla de oro de la reciprocidad
 



 SANTORAL

Buenaventura, Obispo y Doctor de la Iglesia; Ignaciode Azevedo y 39 Compañeros, beatos; Vladimir I,Príncipe; Ana María Javouhey, Beata; Pompilio, Sacerdote Escolápio; Ceslao, Presbíero, Beato; Antonio Beszta, Sacerdote, Beato, Martir; Bernardo de Baden, Beato; Eutropio, Zósima y Bonosa, mártires; Catúlio y sus compañeros, Jenaro, Florencio, Julia y Justa, Mártires; Felipe, Zenón, Narsés y diez compañeros, Mártires. 




REFLEXIÓN:
 

EL CUENTO DE LA SOLIDARIDAD

-¿Puedes decirme cuánto pesa un copo de nieve? –le preguntó un colibrí a una paloma.
-Nada –fue la respuesta.

-Si eso es lo que piensas, que no pesa nada, te voy a contar una historia: El otro día me posé en la rama de un pino, cerca de su tronco. Hacía frío y comenzó a nevar mansamente. No era una de esas ventiscas terribles que azotan los árboles y los retuercen dolorosamente. Nevaba como un sueño, sin violencia, sin heridas. Como no tenía nada que hacer, empecé a contar los copos que caían sobre la rama. Había contado exactamente 3.741.902 copos, cuando cayó el siguiente -sin peso alguno, como tú dices- y quebró la rama.

Dicho esto, el colibrí levantó el vuelo.

La paloma, una autoridad en la materia desde tiempos de Noé, se puso a reflexionar y, pasados unos minutos, se dijo: “Quizás tan sólo sea necesaria la colaboración de una persona más para que la solidaridad se abra camino en el mundo”
(Kurt Kauter).


ORACIÓN:

Oración por la Misión Diocesana


Dios Padre nuestro,
te pedimos que al celebrar el V Centenario
del nacimiento de Santa Teresa de Jesús
renueves y rejuvenezcas nuestra Iglesia
y que este momento de gracia
produzca frutos abundantes de santidad en todos los hijos
que has engendrado a la vida nueva por medio del Bautismo.

Jesús, amigo verdadero,
en este tiempo de Nueva Evangelización
Tú nos envías a anunciar con renovado ardor
la Buena Noticia de tu Victoria sobre la muerte.

Haznos testigos gozosos de la fe.
Que tu Palabra llegue al corazón de todos,
especialmente de aquellos que no te conocen
y se sienten más lejos de tu Esposa, la Iglesia.

Espíritu de Dios,
que hiciste maravillas en los corazones
de quienes se abrieron a tu acción,
nos confiamos a Ti.
Hoy susurras en nuestro corazón,
como lo hiciste en el de Santa Teresa:
«Ya es tiempo de caminar».

Como ella queremos ser dóciles a tu acción en nosotros
y dejar que nos impulses
por caminos de renovación y de anuncio,
en esta misión diocesana.

Como los primeros discípulos
esperamos con María en oración,
celebrando el Misterio de la fe
y esperando que Tú precedas y acompañes nuestros esfuerzos
haciendo crecer las semillas del Reino
que con nuestro humilde trabajo
nos disponemos a sembrar.

Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario