martes, 23 de junio de 2015

Buenos días, 23 de junio de 2015


Quien no comprende una mirada,
tampoco comprenderá una larga explicación.
 
 

 
SANTORAL
 
José Cafasso, 
confesor (1811-1860)
Gran amigo y benefactor de San Juan Bosco
 
Juan, presbítero y mártirJacobo, obispo; Agripina, virgen y mártirZenón, Zenas, Félix, Gotilas, Ardames, Baraclas, Moisés, Eustoquio, Gayano, Proba, Lolia, Urbano, mártires; Aristocles, Demetriano, Atanasio, confesoresJosé Cafasso, presbítero; Editrudis, o Edeltrida, o Edeltrudis, abadesaMaría de Oignies, virgen.
 

 
REFLEXIÓN:

Un hombre se sentía muy orgulloso del césped de su jardín. Un día encontró que en dicho césped habían crecido unos cuantos “dientes de león”. Trató por todos los medios de librarse de ellos, pero no pudo impedir que se convirtieran en una auténtica llaga.
 
Al fin escribió al ministro de agricultura refiriéndole todos los intentos que había hecho y concluía la carta preguntando: ¿”Qué puedo hacer”? Al poco tiempo llegó la respuesta: “Le sugerimos que aprenda a amar a estos dientes de león”.
 
No tenemos el derecho de cambiar a los demás. Lo único que depende de nosotros es cambiarnos a nosotros mismos dando un ejemplo a los demás para que ellos también cambien. A los demás tenemos que aceptarlos así como son aunque con el deseo de que se corrijan de sus defectos. Tenemos que comportarnos como el médico que ama al enfermo aunque no esté de acuerdo con su enfermedad.
 
 
 
ORACIÓN:

Señor Jesús, en Ti se restaura la unidad perfecta con Dios. Podré participar en ella con el cumplimiento del mandamiento del amor, por eso te pido que envíes a tu Espíritu Santo para que esta oración me una más planamente a Ti y a tu Iglesia.

Petición
Señor, ayúdame a descubrir qué puedo hacer para trasmitir tu mensaje de amor y unidad a los demás.

Meditación del Papa Francisco

En el Evangelio de hoy, Jesús reza al Padre con estas palabras: “Les he dado a conocer y les daré a conocer tu nombre, para que el amor que me tenías esté en ellos y yo en ellos”. La fidelidad hasta la muerte de los mártires, la proclamación del Evangelio a todos se enraízan, tienen su raíz, en el amor de Dios, que ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, y en el testimonio que hemos de dar de este amor en nuestra vida diaria. […]
 
Fidelidad a Jesucristo y a su Evangelio, para anunciarlo con la palabra y con la vida, dando testimonio del amor de Dios con nuestro amor, con nuestra caridad hacia todos: los santos que hemos proclamado hoy son ejemplos luminosos de esto, y nos ofrecen sus enseñanzas, pero también cuestionan nuestra vida de cristianos: ¿Cómo es mi fidelidad al Señor? Llevemos con nosotros esta pregunta para pensarla durante la jornada: ¿Cómo es mi fidelidad a Cristo? ¿Soy capaz de “hacer ver” mi fe con respeto, pero también con valentía? ¿Estoy atento a los otros? ¿Me percato del que padece necesidad? ¿Veo a los demás como hermanos y hermanas a los que debo amar? Por intercesión de la Santísima Virgen María y de los nuevos santos, pidamos que el Señor colme nuestra vida con la alegría de su amor. Así sea. (Homilía de S.S. Francisco, 12 de mayo de 2013).
 
Propósito

Fortalecer mi unidad con Dios en la oración, y con mi familia, en el diálogo continuo y fraterno.

Diálogo con Cristo

Jesucristo, la unidad es la base para vivir el mandamiento de la caridad. Tú esperas que viva como los primeros cristianos, difundiendo mi fe, siendo un solo corazón y una sola alma con los demás. Quiero corresponderte pensando y hablando siempre bien de los demás, y buscando siempre construir, nunca destruir, lo que me lleve a una unidad sincera con los demás.


 -----------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
-----------------------------------------
 



Tres señales esperanzadoras de María para los cristianos de Oriente
Un país entero, una ciudad histórica e incluso una mezquita homenajean a la Virgen Madre de Jesús


El 13 de junio de 2013, el Líbano se consagró al Inmaculado Corazón de María. Además de celebrar los dos años de este acto de consagración, el patriarca maronita Bechara Boutros Raï lo extendió a todo Oriente Medio. 

En una valiente e incisiva homilía proclamada en presencia de más de 5.000 fieles en la basílica libanesa de Harissa, el patriarca denunció a los “mercenarios que reciben apoyo financiero, político y militar tanto de países de Oriente como de Occidente”.

Como respuesta a los “poderes del terror”, afirmó Raï: “Renovamos la consagración de nuestro pueblo y de nuestra patria libanesa, así como de todos los países de Oriente Medio, al Inmaculado Corazón de la Virgen María, repleto de ternura y de amor por los hombres, hermanos de su único Hijo”. 

Recomendando que todos los fieles "recen diariamente el rosario para conseguir la paz en el mundo", el cardenal recordó que los cristianos intentan construir junto con los musulmanes, desde hace 1.400 años, "una civilización-modelo para todas las sociedades multiculturales y plurirreligiosas". Defendió vivamente que este esfuerzo por la concordia no sea abandonado en medio de los actuales conflictos sanguinarios en la región. 

Después de Beirut, la imagen peregrina de Nuestra Señora de Fátima pasará también por el patriarcado greco-católico, por un monasterio siro-católico y por la sede del patriarcado armenio-católico. 

Mientras tanto, en el país vecino, Siria, María también da una señal de esperanza a los cristianos: la estatua mariana en lo alto de una colina de la localidad de Maaloula acaba de ser reerguida, después de la destrucción de la original perpetrada en 2013 por los yihadistas del Frente Nusra. 

Maaloula es una pequeña ciudad de 4.000 habitantes, en su mayoría cristianos, que aún hablan arameo, la misma lengua que hablaba Jesús. Se trata de una de las poquísimas comunidades de Oriente Medio que conservan ese idioma condenado a la extinción. Además del arameo, Maaloula también conservó durante siglos algunos monasterios e iglesias construidos al comienzo de la historia del cristianismo. 

También en Siria se inauguró, el pasado 6 de junio, algo inédito en el mundo islámico: una mezquita en la ciudad litoral de Tartous dedicada nada menos que a la Virgen María, madre de Jesucristo. María es reconocida por el islam como la madre del profeta Jesús. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario