martes, 16 de junio de 2015

Buenos días, 16 de junio de 2015

La tristeza no se llora, se supera.”
 



 
MUCHAS GRACIAS DESDE CARITAS CASTRENSE
   
 La colecta realizada a favor de los damnificados en Nepal ha ascendido a 17.007,50 Euros.
    
Muchas gracias a todos por vuestra colaboración y el interés tomado en la campaña.
.
     El dinero recaudado será ingresado en la cuenta de Caritas España para que a su vez lo haga llegar a Caritas Internacionalis que se encargará de hacer un buen uso del mismo en el lugar de la tragedia.
 
EL Delegado Episcopal de Cáritas Castrense de España
 
---------------------------------​



 
SANTORAL
 
Juan Francisco de Regis, confesor, Ferreol, Ferrucio, Quirico y Julita, Aureo, Justina, mártires; Aureliano, Cecardo, Ticón, Benón, Siminíalo, Domnolo, obispos; Cunegunda, Mentonia, Lutgarda, Vibranda, Criscona, Juan Francisco Regis, confesores; Armando, eremita; Bernabé, monje; Orsiesio, abad; Edburga, reina de Inglaterra
 

 

 
REFLEXIÓN:
 
Los martes es mi "día para regar". Ya sabes que la sala de trabajo está a pocos pasos de alcanzar el título de Jardín Botánico... y, claro, lo de regar no es cuestión de dos minutos. 

No te voy a engañar. El martes pasado no me apetecía regar, ¡había tantas cosas interesantes que hacer! El miércoles me moría de pereza sólo con pensarlo. El jueves no encontraba el momento. Total, que el viernes me levanté con el ya típico propósito: "De hoy no pasa."  

La verdad es que, mientras regaba, no paré de refunfuñar:  

-Menudo trabajo más poco agradecido -decía a las plantas- Da igual que lleve todo el año sin saltarme ni un "día para regar"; dejo de hacerlo una semana, ¡y se os empiezan a caer las hojas! Qué poco comprensivas... Por mí, haría que necesitaseis agua sólo una vez al año.  

En esas estaba cuando, de pronto, el Señor me lo iluminó: ¡¡las plantas son como el amor!! ¡Necesitan cuidados continuamente!  

En ese momento, me imaginé a Cristo riéndose a mi lado: yo riego las plantas una vez a la semana... ¡y Él nos riega todos los días! Hay quien dice que Jesucristo es "el gran desmemoriado": parece no recordar todo lo que ha hecho el día anterior por nosotros; en el nuevo día... ¡vuelve a cubrirnos de dones y regalos como si quisiera conquistar nuestro corazón por primera vez!  

Con todo esto, ayer, martes de nuevo, el rato de regar las plantas... ¡se ha transformado en una maravillosa acción de gracias al Señor!  

Hoy el reto es no dar el amor por supuesto.
 
Te invito a que le pidas unos ojos nuevos a Cristo para asombrarte con todos los mimos con los que hoy va a acariciarte. Disfruta de su amor... ¡y renueva el tuyo! Hoy dile a esas personas importantes para ti que las quieres. Sí, puede que lo sepan... pero hoy, díselo. Riega con amor esas plantas, ¡y lucirán más bonitas que nunca! ¡Feliz día!  

 

ORACIÓN:
 
Dios mío, gracias por quedarte conmigo, por estar ahí todos los días de mi vida. Perdona mi frialdad, mi falta de atención, mi falta de correspondencia a tanto amor, al no cumplir tu mandato de evangelización con más generosidad y convicción.

Petición
Dios Padre, Jesús salvador, Espíritu Santo santificador, iluminen y guíen mi oración para aceptar y comprender más el misterio de la Santísima Trinidad.

Meditación del Papa Francisco
 
También ellos han escuchado las palabras del mandato de Jesús: "Vayan, y hagan discípulos a todas las naciones”. Nuestro compromiso de pastores es ayudarles a que arda en su corazón el deseo de ser discípulos misioneros de Jesús. Ciertamente, muchos podrían sentirse un poco asustados ante esta invitación, pensando que ser misioneros significa necesariamente abandonar el país, la familia y los amigos. Dios quiere que seamos misioneros. ¿Dónde estamos? Donde Él nos pone: en nuestra Patria, o donde Él nos ponga.
 
Ayudemos a los jóvenes a darse cuenta de que ser discípulos misioneros es una consecuencia de ser bautizados, es parte esencial del ser cristiano, y que el primer lugar donde se ha de evangelizar es la propia casa, el ambiente de estudio o de trabajo, la familia y los amigos. Ayudemos a los jóvenes. Pongámosle la oreja para escuchar sus ilusiones. Necesitan ser escuchados. Para escuchar sus logros, para escuchar sus dificultades, hay que estar sentados, escuchando quizás el mismo libreto, pero con música diferente, con identidades diferentes. ¡La paciencia de escuchar! Eso se lo pido de todo corazón. En el confesionario, en la dirección espiritual, en el acompañamiento. Sepamos perder el tiempo con ellos. Sembrar cuesta y cansa, ¡cansa muchísimo! Y es mucho más gratificante gozar de la cosecha… ¡Qué vivo! ¡Todos gozamos más con la cosecha! Pero Jesús nos pide que sembremos en serio. No escatimemos esfuerzos en la formación de los jóvenes. (Homilía de S.S. Francisco, 27 de julio de 2013).
 
Propósito

Ojalá que todas las veces que nos persignemos y digamos: "En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo", lo hagamos con más atención, nos acordemos de que Dios es Amor y de que nos ama infinitamente; agradezcamos ese amor y vivamos llenos de confianza, de alegría y de felicidad al sabernos sus hijos muy amados. Y, en consecuencia, tratemos de dar a conocer también a los demás este amor de Dios a través de la caridad hacia nuestros prójimos: "Todo el que ama, ha nacido de Dios y conoce a Dios, porque Dios es Amor".
 


------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
------------------------------------






AUNQUE LO HAYAS GANADO TODO PUEDES SER UN FRACASADO

De nuevo el Papa Francisco advierte contra la búsqueda desenfrenada del éxito.
Dijo que cuando un cristiano vive sólo para sí mismo su vida se puede convertir en un fracaso.


FRANCISCO

"Y uno puede ganar todo pero al final convertirse en un fracasado. Ha fallado. Esa vida es un fracaso. 'Pero si le han hecho un monumento, le han pintado un cuadro...'. Pero ha fallado. No supo elegir bien”.
Elegir bien significa tener en cuenta a Dios y a los demás en las decisiones. Por eso el Papa recomendó detenerse, reflexionar y recordar que Dios no es un enemigo sino alguien que intenta ayudar.

EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA

"Elegir entre Dios y los otros dioses, aquellos que no tienen el poder de darnos nada, sólo pequeñas cositas que pasan. Y no es fácil elegir, nosotros tenemos siempre esta costumbre de ir un poco donde va la gente, un poco como todos. Como todos. Todos y nadie. Y hoy la Iglesia nos dice: ‘Pero, ¡detente! Detente y elige’. Es un buen consejo. Y hoy nos hará bien detenernos y durante la jornada pensar un poco: ¿cómo es mi estilo de vida? ¿Por cuáles calles camino?”.

"Un camino equivocado es el de buscar siempre el propio éxito, los propios bienes, sin pensar en el Señor, sin pensar en la familia. Estas dos preguntas:

¿Cómo es mi relación con Dios, cómo es mi relación con la familia?
Y uno puede ganar todo, pero al final, convertirse en un fracasado. Ha fracasado. Esa vida es un fracaso. ‘Pero no, le han hecho un monumento, le han pintado un cuadro…”. Pero has fracasado: no has sabido elegir bien entre la vida y la muerte”.

"Bienaventurado el hombre que confía en el Señor”. Cuando el Señor nos da este consejo  – ‘¡Detente! Elige hoy, elige – no nos deja solos. Está con nosotros y quiere ayudarnos. Sólo nosotros debemos confiar, tener confianza en Él. ‘Bienaventurado el hombre que confía en el Señor’. Hoy, en el momento en que nosotros nos detenemos a pensar en estas cosas y tomar decisiones, elegir algo, sabemos que el Señor está con nosotros, está junto a nosotros, para ayudarnos. Jamás nos deja ir solos, jamás. Está siempre con nosotros. También en el momento de la elección está con nosotros”.





No hay comentarios:

Publicar un comentario