lunes, 1 de junio de 2015

Buenos días, 1 de junio de 2015. San Justino. Nuestra Señora de la Luz


"El medio más fácil para ser engañado,
es el creerse más listo que los demás".




VIDEO





SANTORAL

Justino,
mártir (c. a. 100-c. a. 166)

Nuestra Señora de la Luz
(Patrona de los empleados del gas y de la electricidad).

Simeón, Esteban, Benito, Juvencio, Felino, Gratiniano, Tespesio, Firmo, Crescenciano, Próculo, Esquirión, Pánfilo, mártires; Gerardo, Conrado, Gaudencio, Reveriano, obispos; Floro, Cándida, Claudio, Zenón, Fortunato, confesores; Iñigo, Caprasio, abades; Juan, soldado; Simeón, Bernardo, monjes.





REFLEXIÓN:

La rosa y el sapo

Una rosa muy bella, la cuál se sentía de maravilla al saber que era la más bella del jardín.
Sin embargo, observaba que la gente solo la veía desde lejos.

Se dio cuenta de que al lado de ella siempre había un sapo y creía que por eso que nadie se acercaba a verla de cerca.

Indignada, pidió al sapo que se fuera; el sapo obediente se alejó. Poco después el sapo pasó por donde estaba la rosa y sorprendido al ver la rosa totalmente marchita, sin hojas y pétalos; le dijo: ¡Te ves mal!

¿Qué te pasó? y ésta contestó: Desde que te fuiste, las hormigas me comieron y nunca volveré a ser igual.
A lo que el sapo contestó: Claro!, cuando estaba aquí me comía las hormigas y por eso siempre fuiste la más bella del jardín.

~Moraleja: Muchas veces despreciamos a los demás por creer que somos más que ellos, mejores, más bellos o simplemente que no nos “sirven” para nada.

Recordemos que Dios no hizo a nadie de sobra en este mundo, todos tenemos algo que aprender de los demás o algo que enseñar, sin menospreciar a nadie.

Podría ser que a la larga esa persona nos cause un bien del cual ni siquiera estemos conscientes.


ORACIÓN:

Oración introductoria

Señor Jesús, en Ti se restaura la unidad perfecta con Dios. Podré participar en ella con el cumplimiento del mandamiento del amor, por eso te pido que envíes a tu Espíritu Santo para que esta oración me una más pl
​enamente a Ti y a tu Iglesia.


Petición

Señor, ayúdame a descubrir qué puedo hacer para trasmitir tu mensaje de amor y unidad a los demás.


Meditación del Papa Francisco

En el Evangelio de hoy, Jesús reza al Padre con estas palabras: “Les he dado a conocer y les daré a conocer tu nombre, para que el amor que me tenías esté en ellos y yo en ellos”. La fidelidad hasta la muerte de los mártires, la proclamación del Evangelio a todos se enraízan, tienen su raíz, en el amor de Dios, que ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, y en el testimonio que hemos de dar de este amor en nuestra vida diaria. […]

Fidelidad a Jesucristo y a su Evangelio, para anunciarlo con la palabra y con la vida, dando testimonio del amor de Dios con nuestro amor, con nuestra caridad hacia todos: los santos que hemos proclamado hoy son ejemplos luminosos de esto, y nos ofrecen sus enseñanzas, pero también cuestionan nuestra vida de cristianos: ¿Cómo es mi fidelidad al Señor? Llevemos con nosotros esta pregunta para pensarla durante la jornada: ¿Cómo es mi fidelidad a Cristo? ¿Soy capaz de “hacer ver” mi fe con respeto, pero también con valentía? ¿Estoy atento a los otros? ¿Me percato del que padece necesidad? ¿Veo a los demás como hermanos y hermanas a los que debo amar? Por intercesión de la Santísima Virgen María y de los nuevos santos, pidamos que el Señor colme nuestra vida con la alegría de su amor. Así sea. (Homilía de S.S. Francisco, 12 de mayo de 2013).

Propósito

Fortalecer mi unidad con Dios en la oración, y con mi familia, en el diálogo continuo y fraterno.


Diálogo con Cristo

Jesucristo, la unidad es la base para vivir el mandamiento de la caridad. Tú esperas que viva como los primeros cristianos, difundiendo mi fe, siendo un solo corazón y una sola alma con los demás. Quiero corresponderte pensando y hablando siempre bien de los demás, y buscando siempre construir, nunca destruir, lo que me lleve a una unidad sincera con los demás.



------------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
------------------------------------------------








Exigencias del liderazgo

Servir: Tenemos que servir a nuestros mandos y subordinados, atender sus observaciones o exigencias y soportar muchas veces su incomprensión o sus caprichos.

Evitar daños: Tenemos que tomar en cuenta y evitar los daños o molestias.

Lograr la colaboración: de quienes trabajan con nosotros. Afrontar el reto permanente de exigirles rendimiento, de ordenarles con prudencia, de remunerarlos con justicia, de tratarlos dignamente, de integrarlos a la obra común y darles oportunidad de participar en lo que hacen y de desarrollarse como personas; pero también tenemos que ejercer la autoridad indispensable con las consecuencias frecuentes de tener que corregir, amonestar y aun separar a quienes no hayan cumplido con su deber. Y tenemos que afrontar también las presiones y demandas, algunas veces injustas o torpes.

Conciliación trabajo-familia: En nuestra vida personal como militares no podemos evitar que ella nos exija muchas veces el llevar al seno de nuestros hogares y familias los problemas del trabajo y la obsesión de la tarea emprendida, privando a la esposa y a los hijos del tiempo y la atención que les debemos, así como de nuestra presencia

Mejora constante: Tenemos que mejorar constantemente.




No hay comentarios:

Publicar un comentario