sábado, 9 de mayo de 2015

Buenos días, 9 de mayo de 2015

«Si el amor estuviera esparcido por todas partes, nacería de él una infinidad de bienes»

San Juan Crisóstomo




SANTORAL


 Geroncio, Prisco, Mainardo, Gregorio, obispos; Hermas, confesor; Vendome, Beato; Benito, Dubán, Tomás, Esteban, Egidiano, Pacomio, abades; Nicolás Albergato, cartujo; Luminosa, Catalina de Bolonia, vírgenes.


------------------------------------------




FLOR DEL 9 DE MAYO: El girasol

Con María, en este mes de mayo y en este tiempo de Pascua, podemos ser reflejo o ausencia de Dios.
María, en el culto que le ofrecemos, nos recuerda que no es diosa (aunque está junto a Dios), que no es redentora (aunque vivió muy de cerca las horas de la redención), que no merece nuestra adoración (aunque la veneramos como Madre). El reto de nuestro cristianismo, hoy y aquí, es ser reflejo de lo que decimos llevar dentro. ¿O somos un espejo que sólo destella nuestra imagen personal?


Hoy ofrecemos a la Virgen la flor del girasol


ORACIÓN A LA VIRGEN

Señora: Yo desde hoy me comprometo, yo propongo y me resuelvo a vivir en adelante según Dios, según el dictamen recto de mi conciencia y según razón. Fuera caprichos, juicio propio y pasiones malas: ordenaré mis acciones y mi vida según los eternos designios de Dios: así lo tengo resuelto practicar. Recibid, Señora, esta flor; a vuestra maternal solicitud confío su cultivo.

----------------------------------------



REFLEXIÓN:

Serás un triunfador


Cuando el egoísmo no limite tu capacidad de amar.
Cuando confíes en ti mismo aunque todos duden de ti y dejes de preocuparte por el qué dirán.
Cuando tus acciones sean tan concisas en duración como largas en resultados.
Cuando puedas renunciar a la rutina sin que ello altere el metabolismo de tu vida. Cuando sepas distinguir una sonrisa de una burla, y prefieras la eterna lucha que la compra de la falsa victoria.
Cuando actúes por convicción y no por adulación.
Cuando puedas ser pobre sin perder tu riqueza y rico sin perder tu humildad.
Cuando sepas perdonar tan fácilmente como ahora te disculpas.
Cuando puedas caminar junto al pobre sin olvidar que es un hombre, y junto al rico sin pensar que es un dios.
Cuando sepas enfrentar tus errores tan fácil y positivamente como tus aciertos. Cuando halles satisfacción compartiendo tu riqueza.
Cuando sepas obsequiar tu silencio a quien no te pide palabras, y tu ausencia a quien no te aprecia.
Cuando ya no debas sufrir por conocer la felicidad y no seas capaz de cambiar tus sentimientos o tus metas por el placer.
Cuando no trates de hallar las respuestas en las cosas que te rodean, sino en Dios y en tu propia persona.
Cuando aceptes los errores, cuando no pierdas la calma, entonces y sólo entonces, Serás...
¡UN TRIUNFADOR!


ORACIÓN:

Pero yo invoco a Dios,
y el Señor me salva:
Por la tarde, en la mañana, al mediodía,
me quejo gimiendo.

Dios escucha mi voz:
su paz rescata mi alma
de la guerra que me hacen,
porque son muchos contra mí.

Dios me escucha, los humilla
el que reina desde siempre,
porque no quieren enmendarse
ni temen a Dios.

Levantan la mano contra su aliado,
violando los pactos;
su boca es más blanda que la manteca,
pero desean la guerra;
sus palabras son más suaves que el aceite,
pero son puñales.

Encomienda a Dios tus afanes,
que él te sustentará;
no permitirá jamás
que el justo caiga.

Tú, Dios mío, los harás bajar a ellos
a la fosa profunda.
Los traidores y sanguinarios
no cumplirán ni la mitad de sus años.
Pero yo confío en ti.
  


No hay comentarios:

Publicar un comentario