sábado, 23 de mayo de 2015

Buenos días, 23 de abril de 2015

«El paraíso no se ha hecho para los cobardes»
San Crispín




VIDEO







SANTORAL

Crispín de Viterbo,
confesor (1668 1750)
La aparición del Apóstol Santiago.
Epitacio, Basileo, Miguel, Eufebio, Mercurial, obispos; Lucio, Quinciliano o Quinciano, Julián, Almerinda, Eufrosina, mártires; Juan Bautista de Rossi, Crispín de Viterbo, confesores; Eutiquio, Severino, Siagrio, Poncio, Florencio, monjes; Juana Artida Thouret, fundadora.




---------------------------------------------

COLECTA PRO DAMNIFICADOS EN NEPAL

INDICAR a favor de los damnificados en Nepal

BANCO POPULAR: ES710075   0838  0906  0076  1022
BANCO SANTANDER: ES87 0049 2795  8320  1458  4183

Las colaboraciones económicas realizadas a CÁRITAS tienen derecho a deducción tanto en el Impuesto de la Renta de las Personas físicas como en el Impuesto de Sociedades.

------------------------------------------------------
-------------------------------------------------------------------

MAYO MES DE MARÍA



Con María, y consagrados por el Bautismo, estamos tocados por la generosidad y el desprendimiento. Jesús, teniéndolo todo, lo dio todo. Es fácil despojarnos de las cosas pero, las personas, a veces necesitan nuestro calor, nuestra palabra, nuestro tiempo o nuestro consejo. Es más fácil desprenderse de un euro que de una hora de dedicación a alguien. La vida de la Virgen fue una constante y permanente dedicación.


FLOR DEL 23 DE MAYO: La viola blanca

El que contemple atentamente la viola blanca doble y la sencilla verá en la primera todas las cualidades de una verdadera flor, con la circunstancia de presentarse la primera abierta a nuestra vista. Cándida como la nieve, apiñadas sus flores en muchos ramos, abundante, duradera, no delicada, bella y de unos perfumes aromáticos muy gratos al olfato. ¿Quién no ve aquí, la virginidad y la castidad?


ORACIÓN A LA VIRGEN

Madre virgen la más pura entre las criaturas, recibid este ramo en flor: os doy un corazón resuelto, determinado y dispuesto a guardar castidad dentro de las reglas de la templanza y de las leyes de mi estado o profesión; recibid, purísima doncella, recibid esta mi flor, y a vuestro maternal cuidado confío la planta destinada a producirla: cuidadla bien.




REFLEXIÓN:

PREGÚNTAME SI ESTÁS AGOBIADO

Señor, si un día estuviera sofocado, agobiado, harto de la vida, con deseos de desaparecer, de morir, insatisfecho conmigo mismo y con el mundo a mi alrededor...

Pregúntame si quiero cambiar la mesa puesta por los restos que tantos buscan en la basura;
Pregúntame si quiero cambiar mis pies por una silla de ruedas;
Pregúntame si quiero cambiar mi voz, por las señas;
Pregúntame si quiero cambiar el mundo de los sonidos por el silencio de los que no oyen nada;
Pregúntame si quiero cambiar el diario que leo y después echo a la basura, por la miseria de los que van a buscarlo para hacerse con él una manta;
Pregúntame si quiero cambiar mi salud, por las enfermedades de tanta gente;
Pregúntame si quiero cambiar la luz por las tinieblas;
Pregúntame hasta cuándo no reconoceré tus bendiciones, para hacer de mi vida un himno de alabanza y gratitud y decir, todos los días, desde el fondo de mi corazón:
¡Gracias Señor por este nuevo día!


ORACIÓN:

Esta oración la rezó el Papa Francisco por China a Nuestra Señora de Sheshan con la oración compuesta por Benedicto XVI
infocatolica

 Oración a Nuestra Señora de Sheshan


Virgen Santísima, Madre del Verbo Encarnado y Madre nuestra,
venerada con el título de “Auxilio de los cristianos” en el Santuario de Sheshan,
a la que se dirige con devoción toda la Iglesia en China,
hoy venimos ante ti para implorar tu protección.
Mira al Pueblo de Dios y guíalo con solicitud maternal
por los caminos de la verdad y el amor, para que sea siempre
fermento de convivencia armónica entre todos los ciudadanos.

Con el dócil “sí” pronunciado en Nazaret tú aceptaste que
el Hijo eterno de Dios se encarnara en tu seno virginal
iniciando así en la historia la obra de la Redención,
en la que cooperaste después con solícita dedicación,
dejando que la espada del dolor traspasase tu alma,
hasta la hora suprema de la Cruz, cuando en el Calvario permaneciste
erguida junto a tu Hijo, que moría para que el hombre viviese.

Desde entonces llegaste a ser, de manera nueva, Madre
de todos los que acogen a tu Hijo Jesús en la fe
y lo siguen tomando su Cruz.
Madre de la esperanza, que en la oscuridad del Sábado Santo saliste
al encuentro de la mañana de Pascua con confianza inquebrantable,
concede a tus hijos la capacidad de discernir en cualquier situación,
incluso en las más tenebrosas, los signos de la presencia amorosa de Dios.

Señora nuestra de Sheshan, alienta el compromiso de quienes en China,
en medio de las fatigas cotidianas, siguen creyendo, esperando y amando,
para que nunca teman hablar de Jesús al mundo y del mundo a Jesús.
En la estatua que corona el Santuario tú muestras a tu Hijo
al mundo con los brazos abiertos en un gesto de amor.
Ayuda a los católicos a ser siempre testigos creíbles de este amor,
manteniéndose unidos a la roca de Pedro sobre la que está edificada la Iglesia.
Madre de China y de Asia, ruega por nosotros ahora y siempre. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario