domingo, 17 de mayo de 2015

Buenos días, 17 de mayo de 2015. San Pascual Bailón



San Pascual San Pascualillo, tu te encargas del caldillo, mientras yo … me tomo un vinillo”




SANTORAL

Pascual Bailón,
Patrón de los cocineros y confesor (1540 1592)

 Teodomaro, confesores; Heraclio (Eradio), Pablo, Aquilina, Basilisa, Víctor, Adrión, Basila, Solocón, Panfermero, Panfilón, Minerco, Artemio, Galcoro, mártires; Celestino, Bruno, obispos; Restituta, virgen y mártir; Montano, eremita; Framequilda, viuda; Andrónico y Junias, discípulos del Señor; Pedro Liu, catequista laico mártir de China.

--------------------------------------



Con María, en el Año de la Vida Consagrada, de Teresa de Jesús o de San Juan Bosco, se nos invita a la confianza. Ella, María, supo mantener siempre las antenas de su existencia hacia la Gracia. La desconfianza es fruto de la debilidad espiritual.

FLOR DEL 17 DE MAYO: El clavel

Después de las rosas y lirios síguen entre las flores aromáticas los claveles. Son plantas muy comunes, fáciles en su cultivo, florecen en todas las estaciones del año; son en varias en sus colores, y abundan en sus productos. Su olor es de un gusto muy delicado.

Hoy ofrecemos a la Virgen un ramo de calveles



ORACIÓN A LA VIRGEN
Señora: Ahí está la flor de este día: es un clavel
en ramillete. Os lo presento como símbolo de un propósito
que he concebido, y es el de poner orden a mi vida, un
orden a mis acciones, aquel orden que me dicta la con -
ciencia, y el de mantenerle en medio de las vicisitudes y
contratiempos de este mundo, y perseverar en él hasta la
muerte. Seré fuerte con la fuerza que espero recibir de Dios
por vuestra mediación. Aceptad esta flor.

 REFLEXIÓN:
MIRA HOY

Vamos hoy a intentar jugar a un juego muy especial: Levántate, ponte derecho, bien recto, levanta bien la cabeza y mira al frente con determinación. Con energía, fija tu mirada en el horizonte y empieza a caminar. Camina lentamente, fíjate en cada paso, disfruta de cada uno de ellos, pero no pares, eso es lo más importante. Si te paras, pierdes. Cuanta más seguridad tengas y más feliz te sientas, más puntos vas a ganar. Olvida los sinsabores, malos recuerdos, rencores, deja tu mente en blanco, abre tu corazón, piensa en el presente, en el HOY. Ni se te ocurra llorar con el pasado, porque por cada lágrima, retrocedes un paso. Sonrie, sonreir es gratis, No aceleres repentinamente, o te saltarás casillas... y lo más esencial de todo: no te des la vuelta, quedas eliminado del juego. Pero sobre todo, confía en Dios, déjate inundar por Él..


ORACIÓN:

Oración al Espíritu Santo para pedir sus dones

¡Oh Espíritu consolador, bondad inefable,
que suavísimamente abrasas las almas en fuego celestial!
Aquí venimos tus hijos a implorar tu protección poderosa y todos tus dones, para emplearlos en saber amar a Jesús.
Ven a nuestra inteligencia para que reine en ella la luz de Jesús.
Ven a nuestra voluntad para en ella reine la santidad de Jesús.
Ven por fin, a nuestro ser, para que lo absorba la vida divina de Jesús.
Tú que eres la Fuente de gracia, derrámala abundantemente en nuestros corazones.
¡Oh Divino Espíritu, Fuente de infinita Pureza!, límpianos del pecado, renueva nuestras almas en Cristo y escucha propicio las peticiones que ahora te hacemos.
Amén.

Meditación Día tercero: Don de Consejo

El don de consejo lo da el Espíritu Santo a quienes lo aman y por Él se sacrifican: a quienes llevan consigo el amor activo y el celo por su gloria; a quienes viven la pobreza espiritual, no apropiándose de lo que es de Dios, sino que se lo devuelven agradecidos, quedándose gozosos en su miseria y en su nada.
El Espíritu Santo regala a sus fieles el don de consejo, aconsejándolos primero con santas inspiraciones, favores y llamamientos.
Sólo a quienes escuchan su voz y la ponen en práctica da este don que tanta gloria le reporta: lo da a los directores que, escuchándolo, se santifican para santificar después con el divino germen que hace producir frutos espirituales de sólidas virtudes.
Toda persona que tenga almas a su cargo debe, en lo posible, hacerse digna de recibir este don; pero el don de consejo implica sacrificios, porque la santidad propia y la ajena los llevan consigo.
Quién no está aconsejado por el Espíritu Santo no puede aconsejar recta y santamente.
El don de consejo tiene su asiento en quien ora, ama y se sacrifica.
La oración, el amor y el sacrificio son los elementos indispensables para quien aspira a este inapreciable don.
La oración lo comunica; el amor lo sostiene y el sacrificio lo impulsa.
Sólo a los oídos dispuestos hace escuchar el Espíritu Santo sus consejos e inspiraciones.
El ruido del mundo y de las pasiones impide escuchar la suave voz del Espíritu Santo cuando aconseja. Necesita la pureza y la paz del alma; en el silencio y en el recogimiento del corazón es donde Él habla y se comunica.
Dentro de la Cruz, o sea en el sacrificio voluntario, se distingue perfectamente esa voz divina que enseña, que ama, que aconseja, que mueve a practicar todas las virtud


Oración final:

¡Oh Espíritu Santo, benigno y consolador que te complaces en aliviar nuestros males! ¡Oh Fuego celestial que fecundizas cuanto tocas!, ¡ven a extender por todo el mundo el amor a la Cruz! Derrama sobre nosotros tu suave unción; suscita vocaciones de laicos, religiosos y sacerdotes. Presérvanos de todo mal y llénanos de celestiales riquezas.
Amén


Jaculatoria:

Crea en mí, ¡Dios mío!, un corazón puro y renuévame por dentro con espíritu firme.


No hay comentarios:

Publicar un comentario