viernes, 1 de mayo de 2015

Buenos días, 1 de mayo de 2015. San José Obrero


Bienvenido Mayo, y con alegría;
por eso roguemos a Santa María
que pida a su Hijo aún todavía
que de pecado y locura nos guarde.
Bienvenido Mayo.
Bienvenido seas, y con alegría.
Alfonso X El Sabio


FLOR DEL 1 DE MAYO: SANTA MARÍA


Hoy ofrecemos a la Virgen la Rosa común



Hoy día 1: Virgen María, Mi Compañera


"Nuestra Señora -decía Teresa de Calcuta- me acompaña en todos los viajes; la llamo mi Compañera desde que un día, en Berhampur, le dije al capellán de las Hermanas que me regalase una imagen de María Milagrosa con las manos abiertas, derramando gracias sobre el mundo. Aceptó encantado, embaló la imagen y la llevó a la estación. Era una imagen muy grande, casi de tamaño natural, así que el jefe de estación quería que la facturase y pagase la correspondiente tarifa. Pero yo tenía un pase en los ferrocarriles para mí y una compañera, así que le dije: "ésta es mi compañera..." y me dejó viajar con la imagen sin pagar nada por ello. Desde entonces, la Virgen me acompaña siempre en mis desplazamientos. Nunca viajo sola"
Es ahora cuando puedes hablar con Santa María. Si quieres puedes empezar diciéndole lo escrito a continuación; luego puedes comentar algo más con Ella.

“María, siempre, pero de modo muy especial en este mes de mayo, necesito que me acompañes, que estés conmigo todo el día. Me gustaría darme más cuenta de que realmente te tengo a mi lado en todo momento; aprovecharé -si me ayudas- cada imagen tuya que vea para decirte algo, recordarlo y contar contigo. Gracias, "Compañera".


--------------------------------------------
Si tu no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos”
Steve Jobs




SANTORAL
San José Obrero
Esposo de la Virgen María
Mafalda de Portugal, abadesa; Jeremías, profeta; Agustín Schoefler, Juan Luís Bonnard, Presbíteros y mártires; Brioc, Aldebrando, obispos; Ricardo, religioso; Segismundo, rey; Orencio y paciencia, esposos y mártires; Peregrino, patrón enfermos de SIDA y cáncer;


REFLEXIÓN

DIEZ (10) PENSAMIENTOS SOBRE EL TRABAJO (1 de mayo) 

1. Privilegiada aquella persona que, lo que trabaja, coincide con aquello que le gusta. Pide a Dios querer lo que haces y no hacer lo que quieres. 


2. Disfruta con lo que llevas entre manos porque, no siempre, tendrás a mano aquello que te pueda hacer disfrutar. Piensa en aquellos que no tienen nada. 


3. Esfuérzate cómo si nada dependiera de ti y trabaja como si todo dependiese de otro.Valora lo que otros, por encima o debajo de ti, llevan a cabo. 


4. Nunca digas que “no puedo”. En todo caso, cuando te ofrezcan algo, intenta superarte en aquello que te encomiendan. "Dios mío, ayúdame" puede ser una ayuda. 


5. Una máquina puede hacer un trabajo mil veces más rápido que un ser humano pero, nunca una máquina, tendrá el alma que un hombre tiene. Recuerda que, la dignidad de la persona, está por encima del frío metal. 


6. En la vida no estamos para descansar sino para trabajar. La eternidad es una inmensa playa que nos aguarda para poder reposar. También, al atardecer de la vida, se nos examinará del amor o de la indiferencia que pusimos en lo que hicimos. 


7. Cuando uno tiene trabajo posee un gran tesoro. Cuando hay personas que no lo tienen hay que compartir y repartir ese botín. La tierra, Dios, la hizo para todos. 


8. Trabajar con alegría es lo mismo que un carruaje engrasado. Si no se trabaja con optimismo, todo es una carga. "Estad alegres en el Señor". Ya lo digo San Pablo. 


9. Quien trabaja con optimismo y con alma, hace que su esfuerzo tenga dos recompensas: el salario y su persona realizada. 


10. En el trabajo se descubre cada persona. Es ahí, en el día a día, donde presentamos lo más hondo de nuestra personalidad, paciencia, don, talento y carisma. Lleva a cabo lo que sientes por dentro, y es ahí, donde verás la mano de Dios. 


Javier Leoz.




ORACIÓN


¡Dios mío!
Os ofrezco todas mis acciones de hoy,
según las intenciones del Sagrado Corazón de Jesús,
y sólo para su gloria.

Quiero santificar los latidos de mi corazón,
mis pensamientos y mis obras,
por más insignificantes que sean,
uniéndolas a sus méritos infinitos,
y para reparar mis faltas, arrojándolas en la inmensa
hoguera de su Amor Misericordioso.

¡Oh Dios mío! os pido para mí y para mis seres queridos,
la gracia de cumplir, con toda perfección,
vuestra santa voluntad y aceptar,
por vuestro amor, las alegrías y
las penas de esta vida pasajera,
para que un día estemos reunidos
en el Cielo por toda la eternidad.
Amén!

1 comentario: