martes, 7 de abril de 2015

BUENOS DÍAS 7 DE ABRIL DE 2015. SAN JUAN BAUTISTA LASALLE


¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!
-------------------------

Desgraciado, quien no haya amado más que cuerpos, formas y apariencias.
La muerte le arrebatará todo. Procurad amar las almas un día las volveréis a encontrar”
 

 
 
La intención universal del apostolado de la oración del Santo Padre
para el mes de abril de 2015 es:
 
''Para que los gobernantes promuevan el cuidado de la creación y la justa distribución de los bienes y recursos naturales''.
 
Su intención evangelizadora es:
 
''Para que el Señor Resucitado llene de esperanza el corazón de quienes sufren el dolor y la enfermedad''.
 
 
 
SANTORAL

Juan Bautista de la Salle,
fundador (1651- 1719)
 
Peleusio, presbítero; Donato, Rufino, Aquilina, Calopio, Ciriaco, mártires; Epifanio, Estanislao, Perpetuo, Saturnino, obispos; Afraates, anacoreta; Tetelmo, Hegesipo, confesores; Alberto, abad; Herman o José de Steinfeld, Ursulina, Everardo, beatos.
 
 
 
REFLEXIÓN:
 
        Un hombre rico veraneaba en un pueblo de pescadores. Cada mañana, solía pasear por la playa, y siempre veía a un pescador dormitando en su barca. Un día se le acercó y, tras los saludos de rigor, le dijo:
 
        —Y usted... ¿no sale a pescar?
        —Bueno... sí... —repuso el pescador—: salí esta mañana temprano, y no se dio mal.
        —Y... ¿no va a salir otra vez?
 
-          ¿Para qué? Ya pesqué lo suficiente para hoy.
-          Pero si usted pescara más, conseguiría más dinero, ¿no?
-          ¿Y para qué quiero más dinero, señor?
-          Bueno, con más dinero podría usted tener un barco más grande.
-          ¿Un barco más grande?
-          Pues claro... Con un barco mayor usted conseguiría más pesca, y más pesca significa más dinero.
-          ¿Y para qué quiero yo tanto dinero?
-          Pero... ¿no lo entiende usted?: con más dinero podría comprar varios barcos, y entonces pescaría mucho más, y se podría hacer rico.
-          ¿Yo? ¿Ser rico?
-          Sí, claro... ¿acaso no desea ser rico? Podría usted comprarse una casa bonita, tener un coche, viajar, tener toda clase de comodidades...
-          ¿Y para qué quiero yo esas comodidades?
-          ¡Dios mío!... ¿Cómo es posible que no lo entienda?... Si usted tuviera comodidades y riquezas, entonces podría usted retirarse a disfrutar y descansar.
-          Pero, caballero... ¿no ve usted que eso es justo lo que estoy haciendo ahora?

 
ORACIÓN:
 
Oración introductoria

Señor Jesús, dame la gracia para que sepa guardar el silencio que me puede llevar a tener un momento de intimidad contigo en esta oración. Creo en ti, Señor, te amo y confío en que Tú también quieres estar conmigo.


Petición

Señor, que sepa prepararme adecuadamente a la celebración de la Vigilia Pascual.

Meditación del Papa Francisco
 
En la vida del cristiano, después del bautismo, hay también otra 'Galilea', una 'Galilea' más existencial: la experiencia del encuentro personal con Jesucristo, que me ha llamado a seguirlo y participar en su misión. En este sentido, volver a Galilea significa custodiar en el corazón la memoria viva de esta llamada, cuando Jesús pasó por mi camino, me miró con misericordia, me pidió seguirlo; volver a Galilea significa recuperar la memoria de aquel momento en el que sus ojos se cruzaron con los míos, el momento en que me hizo sentir que me amaba.
 
Hoy, en esta noche, cada uno de nosotros puede preguntarse: ¿Cuál es mi Galilea? Se trata de hacer memoria, regresar con el recuerdo. ¿Dónde está mi Galilea? ¿La recuerdo? ¿La he olvidado? Búscala y la encontrarás. Allí te espera el Señor. He andado por caminos y senderos que me la han hecho olvidar. Señor, ayúdame: dime cuál es mi Galilea; sabes, yo quiero volver allí para encontrarte y dejarme abrazar por tu misericordia. No tengáis miedo, no temáis, volved a Galilea.» (Homilía de S.S. Francisco, 19 de abril de 2014).
 
Propósito

Hoy buscaré servir humildemente a una persona que provoque en mí, sentimientos negativos.

Diálogo con Cristo

Cristo resucitado, me atrevo a ponerme en tu presencia para que me llenes de Ti y del gozo de tu triunfo sobre el mal y la muerte. Creo firmemente en tu presencia renovadora, pero aumenta mi pobre fe. Confío que eres Tú quien me guiará en esta meditación y en toda mi vida para vivir como un hombre o mujer nuevo(a). Enciéndeme con el fuego de tu amor, para que me entregue a Ti sin reservas y quemes con tu Espíritu Santo mi debilidad y cobardía para darte a conocer a mis hermanos.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario