miércoles, 22 de abril de 2015

Buenos días, 22 de abril de 2015


El amor auténtico pide eternidad.
Amar a otra persona es decirle «tú no morirás nunca»
Gabriel Marcel



VIDEO
SANTORAL

Sotero,
papa († 175)

Cayo, papa; Miles, Acepsimas, obispos y mártires; Bicor, León, Teodoro, obispos; Aitala, Parmenio o Pármenas, Elimenas, Crisótelo, presbíteros; Daniel, Alejandro, Leónides, Epipodo, Mareas, Santiago, Bicor, José, Azanades, Abdieze, Simeón, Tarbula, mártires; Apeles, Lucas, Mucio, Teodoro, Rufino, Julián, confesores; Raúl, abad; Senorina, abadesa; Reina, santa


REFLEXIÓN:

La vida no se mide anotando puntos (como en un juego).
No se mide la vida por el número de amigos que tienes, ni por cómo te aceptan los otros.
No se mide por la marca del coche que conduces, por el dinero que tienes, por tu apellido, ni por el lugar donde vives, estudias o trabajas.
No se mide por lo guapo o feo que eres, por la marca de tu ropa o tus zapatos, ni por el tipo de música que te gusta.
La vida no es nada de eso.
La vida se mide según a quién amas y según a quién dañas. 
Según la felicidad o la tristeza que das.
Se mide por los compromisos que cumples y las confianzas que traicionas.
Se trata de lo que se dice, lo que se hace y lo que se quiere decir o hacer, sea dañino o benéfico.
Consiste en cómo valoras la amistad. Puedes verla como algo sagrado o esgrimirla como un arma.
La vida, se trata de los celos, del miedo, de la ignorancia y de la venganza.
Consiste en los juicios que formulas, por qué los formulas a quién o contra quién los comentas.
Se trata de a quién no le haces caso o ignoras adrede.
A quién desprecias y olvidas.
Se trata del amor, la amargura, el odio que llevas dentro de ti.
De cómo es de auténtico el afecto que entregas.
Del ejemplo que das día a día.
Pregúntate, si usas la vida egoístamente o de modo generoso alimentas el corazón de otros.
La vida se mide por la gratitud y el respeto que das. Como es tu voluntad, son tus actos
Como sean tus actos, así será el reconocimiento de los demás.
En la medida que das, recibes.
Que tu vida sea medida de tal forma que conocerte o tener tu amistad sea un honor.
QUE LA MEDIDA DE TU VIDA SEA EL AMOR


ORACIÓN:

Gracias, Señor, por recordarme que no debo temerte. Y es que es tan sutil y persistente la tentación de buscarte en la oración, pero realmente escucharte… hasta donde «no duela o no incomode demasiado». Por eso suplico que envíes la luz de tu Espíritu Santo para que este momento de oración sea un auténtico encuentro contigo.


Petición

Jesucristo, dame la gracia de saberme abandonar en tu Providencia divina.


Meditación del Papa Francisco


Estén bien alerta cuando hay grupos que buscan la destrucción, que buscan la guerra, que no saben trabajar en equipo. Defiéndanse entre ustedes, como equipo, como grupo, y trabajen fuerte allí. Sé que están trabajando muy bien, y muy bien apoyados. Y el Ministerio de Educación, sé que los apoya. Sigan adelante por este camino de trabajar en equipo y defenderse de aquellos que quieren atomizarlos y quitarles esa fuerza del grupo. Que Dios los bendiga.
Pregunta del presentador: ¿Qué mensaje le quiere decir Francisco a estos cinco chicos que lo escucharon y a todos los miles de niños de todo el mundo que están siguiendo ahora esta comunicación? ¿Qué mensaje les quieres dar a todos?
R. Una cosa que no es mía –Jesús la decía muchas veces–: "No tengan miedo”. Nosotros en mi país tenemos una expresión que no sé cómo la traducirán en inglés: "No se arruguen”. No tengan miedo, vayan adelante, tiendan puentes de paz, jueguen en equipo y hagan el futuro mejor porque acuérdense que el futuro está en las manos de ustedes. Sueñen el futuro volando, pero no olviden la herencia cultural, sapiencial y religiosa que les dejaron sus mayores. Adelante y con valentía. Hagan el futuro. (S.S. Francisco, palabras con motivo del lanzamiento de la Plataforma de Scholas, 5 de septiembre de 2014)

Propósito

Dejar a un lado las preocupaciones inútiles al confiar y reconocer la presencia de Dios en mi vida.


Diálogo con Cristo

Espíritu Santo santificador, aumenta mi fe de modo que tenga la docilidad para saber abandonarme a tu Providencia, con la seguridad de que nunca seré tentado por encima de mis fuerzas y que Tú eres infinitamente bueno, sabio, omnipotente y, lo más importante, me amas tal como soy.



 ------------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
------------------------------------------------

Aleppo el grito de los obispos

Un texto dramático que llega mediante un sacerdote que viajaba hacia Líbano: «Nuestra Pascua: ¿Resurrección del Salvador o sepultura de los fieles?»

Se trata de un comunicado de prensa del Consejo de los líderes de las confesiones cristianas de Aleppo, redactado después de varios días de bombardeos en la ciudad, justamente en los días en los que se celebró la Pascua ortodoxa, el 12 de abril, según el calendario gregoriano de las Iglesias de Oriente. Reproducimos la traducción del texto árabe que llevó a cabo el sitio Terrasanta.net.

¿Resurrección del Salvador o sepultura de los fieles?

Durante la Semana de la Pasión redentora y de los días de Pascua, nuestra ciudad y nuestro pueblo sufrieron un intenso dolor, una profunda angustia y desconsuelo, la noche en la que fueron tomados como objetivos los barrios civiles de la ciudad con lanzagranadas, ¡cuya capacidad de destrucción no habíamos visto antes de ahora!
Fuimos, vimos y lloramos: ¡cuerpos extraídos de los escombros, jirones pegados a las paredes y sangre mezclada con el suelo de la patria! Decenas de mártires de todas las religiones y confesiones, heridos y mutilados, hombres y mujeres, ancianos y niños. Escuchamos el llanto de las viudas y las quejas de los niños, y vimos el pánico en los rostros de nuestra gente.

Desde lo profundo del sufrimiento y de la gran angustia, hacemos un llamado, gritando, a las personas de conciencia recta, si alguien estuviera dispuesto a escuchar: ¡basta con la destrucción y la desolación! ¡Basta ser un laboratorio de armas para una guerra devastadora! ¡Estamos hartos!

Cierren las puertas de la venta de armas y detengan los instrumentos de muerte y el suministro de municiones. ¡Estamos hartos!

¿Qué quieren de nosotros? ¡Dígannoslo! ¡Porque estamos hartos! ¿Quieren que nos quedemos: heridos y humillados, mutilados y probados de toda dignidad humana? ¿O que nos vayamos por la fuerza, y que seamos destruidos?

Nosotros queremos vivir en paz, ciudadanos honestos con los demás hijos de este país.

Nosotros no tenemos miedo del martirio, pero nos negamos a morir y que nuestra sangre sea el precio de un fin sospechoso y mezquino.

Nos negamos a que exista la “Aleppo de los mártires”, queremos que permanezca la “Aleppo al-Shahbah” (literalmente “la gris” debido al color de sus edificios, ndr), testimonio de la ternura, del amor y de la paz, del perdón y del diálogo. Aleppo, la joya en la corona de nuestro país, Siria, con todos sus elementos y su diversidad de civilizaciones, cultural, religiosa y confesional.

Misericordia para nuestros mártires, cura para nuestros enfermos, tranquilidad de ánimo para nuestros hijos y seguridad para todos nuestros ciudadanos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario