martes, 21 de abril de 2015

Buenos días, 21 de abril de 2015. San Anselmo


"Vive de tal modo que, cuando tus hijos piensen en la justicia y en la integridad, piensen en Ti"
J. Brown



VIDEO



SANTORAL

Anselmo,
arzobispo de Canterbury, doctor de la Iglesia (1034-1109)

Anastasio sinaíta, obispo; Román Adame Rosales, sacerdote y mártir; Simeón, Abdécalas, Ananías, Apolo, Alejandra (Sandra), Arador, Fortunato, Félix, Silvio, Vidal, Apolo, Isacio, Crotato, Timoteo, Pusicio, mártires; Conrado Parzha (sacristán), confesor.



REFLEXIÓN:

Para horas difíciles

- ¿Lloras? Así lloró Jesús.
- ¿Sufres?  Así sufrió Jesús.
- ¿Te sientes clavado – inmóvil- en tu cruz? Jesús también.
- ¿Gritas? También gritó Jesús.

- ¿Has sido humillado? Jesús lo fue también.
- ¿Te han escupido y golpeado? A Jesús también.
- ¿Te han perseguido? A él también. Lo encerraron y torturaron.
- ¿Fuiste traicionado? Jesús padeció traición también.

“¡Es Jesús! Acércate a El / si te encuentras triste, abandonado, / cansado de luchar, tal vez vencido, / agobiado de sufrimientos y cruces; incomprensiones e ingratitudes… / Que Él sabe de tristezas y agonías / y sabe qué es amar sin ser amado, / y sabe como punzan y dañan las espinas”.

Teresa de Jesús escribió:
- “Sea Cristo… mi confianza; / de él solo… mi asimiento; / en los cansancios… mi aliento; / y en su imitación… mi holganza”.

Si estamos en cama y con fiebre alta, pesarosos y decaídos –el alma acusa los golpes del cuerpo enfermo-… Es entonces que podemos convertir nuestro estado de postración… en verdadera oración, con sólo identificarnos y unirnos a Jesús crucificado.

    
ORACIÓN:

Señor, dame la gracia de conocerte profundamente, ayúdame a sentirte de una manera más cercana en este período de Cuaresma. Jesús, que tome una mayor conciencia de mi condición de criatura y de tu grandeza como Creador.

Petición

 Jesucristo, aumenta mi fe para reconocerte como Dios y Señor único de mi vida.

Meditación del Papa Francisco

Él nos hace conocer al Padre, nos introduce en esta vida interior que Él tiene. ¿Y a quién revela esto el Padre? ¿A quién da esta gracia? 'Te alabo, oh Padre, Señor del Cielo y de la Tierra, porque has ocultado estas cosas a los sabios y eruditos, y las has revelado a los pequeños'. Sólo a aquellos que tienen el corazón como los pequeños, que son capaces de recibir esta revelación, el corazón humilde, manso, que siente la necesidad de orar, de abrirse a Dios, se siente pobre; sólo a aquél que va adelante con la primera Bienaventuranza: los pobres de espíritu.
Muchos pueden conocer la ciencia, la teología también, ¡muchos! Pero si no hacen esta teología de rodillas, es decir, humildemente, como los pequeños, no entenderán nada. Nos dirán muchas cosas, pero no entenderán nada. Sólo esta pobreza es capaz de recibir la Revelación que el Padre da por medio de Jesús, a través de Jesús. Y Jesús viene, no como un capitán, un general del ejército, un gobernante poderoso, no. Él es humilde, es manso, y ha venido para los humildes, para los mansos, para salvar a los enfermos, a los pobres, a los oprimidos. (Cf Homilía de S.S. Francisco, 2 de diciembre de 2014, en Santa Marta).


Propósito

En este día rezaré, en algún momento, el credo para profesar y renovar mi fe en la Santísima Trinidad.

Diálogo con Cristo

Señor, dame una fe sencilla para conocerte y amarte cada día más. Ayúdame a entender que por amor a mí te hiciste hombre y moriste en la cruz. No permitas que viva indiferente ante tu amor y tu gracia. Sé tú, Dios mío, la brújula que dirija mi vida y concédeme la gracia de permanecer fiel a mi fe hasta la muerte.


--------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
-------------------------------------

Experto de Harvard Las 15 enfermedades que el Papa describe se aplican a cualquier líder

Contenido

Las 15 enfermedades que diagnosticó el Papa en diciembre del año pasado: 
1 – ''La enfermedad de sentirse ‘inmortal’, ‘inmune’ o incluso ‘indispensable’, dejando de lado los controles necesarios y normales. 
2 – “La enfermedad de ‘martalismo’ (en referencia a Marta), de la excesiva operosidad: es decir, de aquellos que están inmersos en el trabajo, dejando de lado, inevitablemente, ‘la mejor parte’: 
3 –  ''La enfermedad del endurecimiento mental y espiritual:.. Es la de los que, a lo largo del camino, pierden la serenidad interior, la vivacidad y la audacia y se esconden bajo los papeles convirtiéndose en ‘máquinas de trabajo’ y no en ‘hombres de Dios’... 
4 – ''La enfermedad de la planificación excesiva y el funcionalismo: 
5 – ''La enfermedad de la mala coordinación: 
6 – ''La enfermedad de Alzheimer espiritual: 
7 – ''La enfermedad de la rivalidad y la vanagloria: 
8 – ''La enfermedad de la esquizofrenia existencial: 
9 – ''La enfermedad de las habladurías, de la murmuración, del cotilleo: 
10 – ''La enfermedad de divinizar a los jefes: 
11 – ''La enfermedad de la indiferencia hacia los demás: 
12 – ''La enfermedad de la cara de funeral: 
13 – ''La enfermedad de la acumulación: 
14 – ''La enfermedad de los círculos cerrados: 
15 – ''La enfermedad de la ganancia mundana, del lucimiento: 



Un experto de administración de la Universidad de Harvard en Estados Unidos escribió que las 15 enfermedades sobre las que alertó en diciembre del año pasado el Papa Francisco a la Curia Vaticana también pueden afectar a cualquier líder en el mundo.
Gary Hamel, también profesor visitante de la London Business School y fundador de la firma Strategos con sede en Chicago, escribió un artículo para el Harvard Business Review titulado “Las 15 enfermedades del liderazgo, según el Papa Francisco” en el que afirma que estos males “son un peligro para todo líder y toda organización, y pueden afectar a nivel individual y comunitario”.

Las 15 enfermedades que diagnosticó el Papa en diciembre del año pasado:

1 – ''La enfermedad de sentirse ‘inmortal’, ‘inmune’ o incluso ‘indispensable’, dejando de lado los controles necesarios y normales.

Una Curia que no es autocrítica, que no se actualiza, que no intenta mejorarse es un cuerpo enfermo... Es la enfermedad del rico insensato que pensaba vivir eternamente y también de aquellos que se convierten en amos y se sienten superiores a todos y no al servicio de todos''.

2 – “La enfermedad de ‘martalismo’ (en referencia a Marta), de la excesiva operosidad: es decir, de aquellos que están inmersos en el trabajo, dejando de lado, inevitablemente, ‘la mejor parte’:

Sentarse a los pies de Jesús. Por eso, Jesús invitó a sus discípulos a ‘descansar’ porque descuidar el necesario reposo conduce al estrés y la agitación. El tiempo del reposo para aquellos que han completado su misión, es necesario, es debido y debe tomarse en serio: pasar un ‘tiempo de calidad’ con la familia y respetar las vacaciones como un tiempo para recargarse espiritual y físicamente; hay que aprender lo que enseña el Eclesiastés que ‘hay un tiempo para todo’”.

3 –  ''La enfermedad del endurecimiento mental y espiritual:.. Es la de los que, a lo largo del camino, pierden la serenidad interior, la vivacidad y la audacia y se esconden bajo los papeles convirtiéndose en ‘máquinas de trabajo’ y no en ‘hombres de Dios’...

Es peligroso perder la sensibilidad humana necesaria para hacernos llorar con los que lloran y se regocijan con los que gozan. Es la enfermedad de los que pierden ‘los sentimientos de Jesús’”.

4 – ''La enfermedad de la planificación excesiva y el funcionalismo:

Es cuando el apóstol planifica todo minuciosamente y cree que haciendo así, las cosas efectivamente progresan, convirtiéndose en un contador o contable..
.Se cae en esta enfermedad porque siempre es más fácil y cómodo quedarse en la propia posición estática e inmutable. De hecho, la Iglesia se muestra fiel al Espíritu Santo en la medida en que no pretende regularlo ni domesticarlo... Él es la frescura, la fantasía, la innovación".

5 – ''La enfermedad de la mala coordinación:

Sucede cuando los miembros pierden la comunión entre sí y el cuerpo pierde la funcionalidad armoniosa y la templanza convirtiéndose en una orquesta que hace ruido porque sus miembros no cooperan y no viven el espíritu de comunión y equipo''.

6 – ''La enfermedad de Alzheimer espiritual:

Es decir, la de olvidar la ‘historia de la salvación’ la historia personal con el Señor, el ‘primer amor’. Es una disminución progresiva de las facultades espirituales... Lo vemos en los que han perdido el recuerdo de su encuentro con el Señor...en los que construyen muros alrededor de sí mismos y se convierten, cada vez más, en esclavos de las costumbres y de los ídolos que han esculpido con sus propias manos''.

7 – ''La enfermedad de la rivalidad y la vanagloria:

Pasa cuando la apariencia, los colores de las ropas y las insignias de honor se convierten en el principal objetivo de la vida...
Es la enfermedad que nos lleva a ser hombres y mujeres falsos y a vivir una ‘mística’ falsa y un falso ‘quietismo’”.

8 – ''La enfermedad de la esquizofrenia existencial:

Es la enfermedad de los que viven una doble vida, fruto de la hipocresía típica de los mediocres y del progresivo vacío espiritual que ni grados ni títulos académicos pueden llenar. Se crean así su propio mundo paralelo, donde dejan a un lado todo lo que enseñan con severidad a los demás y empiezan a vivir una vida oculta y, a menudo, disoluta''.

9 – ''La enfermedad de las habladurías, de la murmuración, del cotilleo:

Es una enfermedad grave que comienza con facilidad, tal vez sólo para charlar, pero que se apodera de la persona convirtiéndola en ‘sembradora de cizaña’ (como Satanás), y en muchos casos en ‘asesino a sangre fría’ de la fama de sus colegas y hermanos. Es la enfermedad de las personas cobardes que por no tener valor de hablar a la cara, hablan a las espaldas''.

10 – ''La enfermedad de divinizar a los jefes:

Es la enfermedad de los que cortejan a los superiores, con la esperanza de conseguir su benevolencia. Son víctimas del arribismo y del oportunismo, honran a las personas y no a Dios. Son personas que viven el servicio pensando sólo en lo que tienen que conseguir y no en lo que tienen que dar. Personas mezquinas, infelices e inspiradas sólo por su egoísmo fatal''.

11 – ''La enfermedad de la indiferencia hacia los demás:

Es cuando todo el mundo piensa sólo en sí mismo y pierde la sinceridad y la calidez de las relaciones humanas. Cuando los más expertos no ponen sus conocimientos al servicio de los colegas con menos experiencia. Cuando, por celos se siente alegría al ver que otros caen en lugar de levantarlos y animarlos”.

12 – ''La enfermedad de la cara de funeral:

Es decir, la de las personas rudas y sombrías, que consideren que para ser serios hace falta pintarse la cara de melancolía, de severidad y tratar a los demás - especialmente a aquellos considerados inferiores - con rigidez, dureza y arrogancia. En realidad, la severidad teatral y el pesimismo estéril son a menudo los síntomas del miedo y la inseguridad en sí mismo”.

13 – ''La enfermedad de la acumulación:

Cuando el apóstol busca llenar un vacío existencial en su corazón acumulando bienes materiales, no por necesidad, sino simplemente para sentirse seguro... La acumulación solamente pesa y ralentiza el camino inexorablemente”.

14 – ''La enfermedad de los círculos cerrados:

Donde la pertenencia al grupo se vuelve más fuerte que la del Cuerpo y, en algunas situaciones que la de a Cristo mismo. También esta enfermedad comienza siempre con buenas intenciones, pero con el paso del tiempo esclaviza a los miembros convirtiéndose en ‘un cáncer’ que amenaza la armonía del cuerpo y puede causar tanto daño - escándalos - especialmente a nuestros hermanos más pequeños”.

15 – ''La enfermedad de la ganancia mundana, del lucimiento:

Cuando el apóstol transforma su servicio en poder, y su poder en mercancía para conseguir beneficios mundanos o más poderes. Es la enfermedad de la gente que busca insaciablemente multiplicar su poder y para ello son capaces de calumniar, difamar y desacreditar a los demás, incluso en periódicos y revistas. Naturalmente para lucirse y demostrarse más capaces que los otros”.
Hamel, que no es católico, recuerda que el mensaje del Santo Padre a los miembros de la Curia del Vaticano “fue contundente” y afirma que “los líderes son susceptibles a adquirir enfermedades debilitantes, incluidas la arrogancia, la intolerancia, la miopía, la mezquindad. Cuando esas enfermedades no se tratan, la organización se debilita. Para tener una iglesia saludable, necesitamos líderes saludables”.
“A través de los años, he escuchado a decenas de expertos en administración enumerar las cualidades de grandes líderes. Pero es raro que hablen claramente sobre las ‘enfermedades’ del liderazgo. El Papa es más directo. Él entiende que como seres humanos somos proclives a ciertas cosas, no todas nobles. Sin embargo, los líderes deben tener altos estándares ya que su campo de influencia hace que sus dolencias sean particularmente infecciosas”.
Para Hamel, la Iglesia Católica “es una burocracia: una jerarquía poblada de almas con buen corazón que no son perfectas. En ese sentido, no es muy distinta a tu organización. Por eso el consejo del Papa es relevante a los líderes en todo el mundo”.
Para concluir su reflexión y antes de referirse a las 15 enfermedades, el experto afirma que “una evaluación papal puede parecer un poco exagerada, pero recuerda: las responsabilidades que tienes como líder y la influencia que tienes en las vidas de otros pueden ser profundas. ¿Por qué no mirar al Papa – un líder espiritual de líderes – por un poco de sabiduría y consejo?”


No hay comentarios:

Publicar un comentario