lunes, 9 de marzo de 2015

Buenos días, 9 de marzo de 2015

¿Qué sería de la vida, si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo?
Vincent Van Gogh
 
 
 
 
 
 
SANTORAL
 
Francisca Romana,
fundadora (1384-1440)
 
Paciano, Benito, Gregorio Niseno, obispos; Catalina de Bolonia, virgen; Domingo Savio, confesor; Quirino, Cándido, Cirión, Vidal, Urpasiano, mártires
 


 
 
REFLEXIÓN:
 
Un asiduo asistente a la Iglesia escribió al editor de un periódico quejándose que no tenía sentido ir a la Iglesia todos los domingos. He ido durante 30 años”, escribía, “y durante ese tiempo habré escuchado  como 3.000 sermones. Pero juro por mi vida que no recuerdo ni uno sólo de ellos. Por eso pienso que estoy perdiendo mi tiempo, y los sacerdotes también dando sermones”.   
 
Así empezó una controversia en la columna de “Cartas al Editor”, para deleite del mismo editor.
 
La misma que continuó por varias semanas hasta que alguien escribió lo siguiente:
 
Ya llevo casado 30 años. Durante todo ese tiempo mi esposa debe haber preparado 32.000 comidas, y juro por mi vida que no me acuerdo de ni un solo menú. Pero sí sé esto: Todas me alimentaron y me dieron la fuerza que necesitaba para hacer mi trabajo.
 
Si mi esposa no me las hubiera preparado, estaría físicamente muerto el día de hoy. ¡De la misma manera, si no hubiese ido a la Iglesia para alimentarme, estaría espiritualmente muerto en la actualidad!”. Cuando estás desorientado y sin saber qué hacer: ¡DIOS tiene siempre algo para ti!

La Fe ve lo invisible, cree lo increíble y recibe lo imposible. ¡Gracias a DIOS por nuestro alimento material y espiritual!
 
 
ORACIÓN:
 

Cristo nos pone en guardia ante el mucho hacer y el poco meditar.  
 
Oración introductoria
 
Jesús, yo quiero la mejor parte. Creo y espero en Ti y, porque te amo, quiero tener un diálogo contigo en esta oración, ¡ven a mi corazón! Con tu gracia podré dejar de lado todas las distracciones, preocupaciones e ideas que me pueden separar de Ti.
 
Petición
 
Jesús, guía mi mente y mi corazón para saber escoger siempre la mejor parte, que es la oración.
 
Meditación del Papa Francisco
 
¿Qué quiere decir Jesús? ¿Cuál es esa cosa sola que necesitamos? Ante todo es importante comprender que no se trata de la contraposición entre dos actitudes: la escucha de la Palabra del Señor, la contemplación, y el servicio concreto al prójimo. No son dos actitudes contrapuestas, sino, al contrario, son dos aspectos, ambos esenciales para nuestra vida cristiana; aspectos que nunca se han de separar, sino vivir en profunda unidad y armonía. Pero entonces, ¿por qué Marta recibe la reprensión, si bien hecha con dulzura? Porque consideró esencial sólo lo que estaba haciendo, es decir, estaba demasiado absorbida y preocupada por las cosas que había que “hacer”. En un cristiano, las obras de servicio y de caridad nunca están separadas de la fuente principal de cada acción nuestra: es decir, la escucha de la Palabra del Señor, el estar —como María— a los pies de Jesús, con la actitud del discípulo. Y por esto es que se reprende a Marta. (S.S. Francisco, 21 de julio 2013)
 
Propósito

Ante la tentación de la actividad excesiva, no renunciar a mi tiempo de oración. No dejar la "mejor parte"
 
Diálogo con Cristo

Jesús, cuántas veces he dejado a un lado mi oración para darle vuelo a mi imaginación: programando, planeando los grandes proyectos que podría llevar a cabo, pero olvidando que lo único que puede garantizar el éxito apostólico es que Tú seas la parte central de cualquier esfuerzo. Permite que nunca olvide que mi misión proviene de tu inspiración, que inicia y se sostiene sólo con tu gracia, que desde el principio y hasta el final todo debe ser por Ti y para Ti.
 

---------------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
-------------------------------------------------
 
 



ESTA ECONOMÍA NO ES PARA EL HOMBRE HAY QUE CAMBIARLA

«¡Los católicos deberían encontrar la fuerza de hacer preguntas sobre el actual sistema, basado en el enorme poder de la finanza!»

Lo dijo el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, presidente de la Caritas Internationalis y coordinador del consejo de cardenales que ayuda al Papa en la reforma de la Curia. El purpurado intervino en la presentación del libro de Andrea Tornielli y Giacomo Galeazzi “Papa Francisco. 
Esta economía mata"

Maradiaga agradeció a los autores por la valentía de haber escrito el libro y afirmó: «El secreto mejor guardado es la doctrina social de la Iglesia, ¡poquísimos la conocen! Los que acusan al Papa de ser marxista manifiestan su poco conocimiento de la doctrina social de la Iglesia, sobre la que Papa Francisco funda sus reflexiones. Si se releen algunas homilías de los Padres de la Iglesia –añadió– también algunos de ellos serían definidos marxistas».

«Los católicos deberían encontrar la fuerza –exhortó el presidente de la Caritas Internationalis– para hacer preguntas sobre el sistema actual, basado en el enorme poder de la finanza. La desigualdad, antes o después, provoca violencia. Cuando hablamos de opción preferencial por los pobres, dicen: “Estas cosas son de América Latina, esta es teología de la liberación”. Esto es ceguera», misma que no permite advertir que en todas partes hay pobres, «incluso en los países europeos».


«Si la economía no es para el hombre, hay que tener la valentía para cambiarla», dijo el purpurado, subrayando cómo actúan los organismos internacionales, primero en América Latina y ahora «en Europa. Hablan de austeridad, pero la austeridad es una virtud cristiana. Las que se exigen son medidas durísimas, que hacen sufrir sobre todo a los más pobres. Por ello sirve el grito del Santo Padre: esta economía es una economía que mata. El origen de la crisis cristiana ha sido la codicia».

2 comentarios: