miércoles, 11 de marzo de 2015

BUENOS DÍAS 11 DE MARZO DE 2015. SANTA AUREA, SAN CONSTANTINO


11º ANIVERSARIO. EN MEMORIA DE  LAS VÍCTIMAS DEL 11 M DE MADRID
D.E.P.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La perseverancia es muy importante para el éxito.
Y que si uno no se cansa de llamar a la puerta con el vigor y la paciencia necesarios, alguien le abrirá al final”



VIDEO




SANTORAL

Áurea (Oria o Auria),
virgen (c. a. 1042-1070)

Eutimio, Vindiciano, Sofronio, Benito, obispos; Fermín, abad; Vicente, abad y mártir; Ramiro, monje y mártir; Heraclio, Zósimo, Cándido, Piperión, Trófimo, Talo, Gorgonio, Firmo, mártires; Constantino, rey; Áurea (Oria), abadesa; Pedro, eremita.





REFLEXIÓN:

Se introdujo una comadreja en el taller de un herrero y se puso a lamer una lima que ahí se encontraba.

Al cabo de un rato su lengua arrojaba sangre en abundancia, y la comadreja se puso muy feliz pensando que había arrancado algo al hierro, hasta que acabó por perder su propia lengua.

Moraleja: Piensa siempre que si haces un daño, tarde o temprano éste regresará contra ti.



ORACIÓN:

Tú sabes mejor que nadie lo que necesito. Conoces lo que me llevará a ser feliz y lo que me acercará a Ti.

Oración introductoria

Dios mío, hazme comprender que Tú me escuchas siempre, que vas a mi lado y estás dispuesto a ayudarme en cualquier momento. Que nunca olvide cuánto me amas.

Gracias por escucharme en cada momento, hazme consciente de la eficacia de la oración en mi vida, y que no olvide que siempre me escuchas.


Petición

Señor, enséñame a pedir lo que necesito para acercarme más a Ti.


Meditación del Papa Francisco

Jesús da un paso adelante y habla del Padre: '¿Qué padre entre vosotros, si un hijo le pide un pez, la dará una serpiente en lugar del pez? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?.... 'Si vosotros que sois malos sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo!'. Por tanto no sólo el amigo que nos acompaña en el camino de la vida nos ayuda y nos da lo que nosotros pedimos: también el Padre del cielo que nos ama tanto y del cual Jesús ha dicho que se preocupa por dar de comer a los pájaros del campo. Jesús quiere despertar la confianza en la oración y dice: Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá. Porque quien pide recibe, quien busca encuentra, y a quien llama se le abre. Esta es la oración: pedir, buscar cómo llamar al corazón de Dios. Y el Padre dará el Espíritu Santo al que se lo pide.

Este es el don, este es el 'extra' de Dios. Dios nunca te da un regalo, una cosa que le pides así, sin envolverlo bien, sin algo más que lo haga más bonito. Y lo que el Señor, el Padre nos da 'aún más' es el Espíritu: el verdadero don del Padre es aquel que la oración no osa esperar. Yo pido esta gracia; pido esto, llama y rezo mucho... Solamente espero que me dé esto. Y Él que es Padre, me da eso y más: el don, el Espíritu Santo. (Cf Homilía de S.S. Francisco, 9 de octubre de 2014, en Santa Marta).

Propósito

Hoy elevaré una oración a Dios, encomendando la intención de aquella persona con la que trabajo o convivo la mayor parte del día.


Diálogo con Cristo
ORACIÓN:

Jesús, muchas gracias por escucharme. Porque no me impides llamarte en cualquier momento y siempre estás atento a mis necesidades. Tú sabes mejor que nadie lo que necesito en este día. Conoces lo que me llevará a ser feliz y lo que me acercará a Ti. Concédeme que en este día pueda pedir no lo que me conviene, sino lo que más necesito y dame la gracia de hacerlo con una confianza total en ti.


"Cuando un hombre ora, se coloca ante Dios, ante un Tú, un Tú divino, y comprende al mismo tiempo la íntima verdad de su propio yo: Tú divino, yo humano, ser personal creado a imagen de Dios". Juan Pablo II

-----------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
-----------------------------------------------

EL PAPA FRANCISCO A LOS ENFERMOS LA IGLESIA RECONOCE EN VOSOTROS EL ROSTRO DE DIOS

Seis ideas en el mensaje para la la 23ª Jornada Mundial del Enfermo 2015
El lema de este año, “Era yo los ojos del ciego y del cojo los pies”, es una expresión del Libro de Job que Bergoglio invita a meditar desde la perspectiva de la “sapientia cordis: la sabiduría del corazón”. Resumimos aquí sus 6 ideas principales:


* 1. “La sabiduría del corazón no es un conocimiento teórico, abstracto, fruto de razonamientos”. “Es una actitud infundida por el Espíritu Santo en la mente y en el corazón de quien sabe abrirse al sufrimiento de los hermanos y reconoce en ellos la imagen de Dios”.

* 2. “La sabiduría del corazón es servir al hermano”. “Hay personas que están junto a los enfermos que tienen necesidad de una asistencia continuada, de una ayuda para lavarse, para vestirse, para alimentarse. (…) Es relativamente fácil servir por algunos días, pero es difícil cuidar de una persona durante meses o incluso durante años, incluso cuando ella ya no es capaz de agradecer. En esos momentos se puede contar de modo particular con la cercanía del Señor”.

* 3. “La sabiduría del corazón es estar con el hermano”. “Que el Espíritu Santo nos otorgue la gracia de comprender el valor del acompañamiento, con frecuencia silencioso, que nos lleva a dedicar tiempo a estas hermanas y a estos hermanos que, gracias a nuestra cercanía y a nuestro afecto, se sienten más amados y consolados”.

* 4. “La sabiduría del corazón es salir de sí hacia el hermano”. “Nuestro mundo olvida el valor especial del tiempo empleado junto a la cama del enfermo porque estamos apremiados por la prisa, por el frenesí del hacer, del producir, y nos olvidamos de la dimensión de la gratuidad, del ocuparse, del hacerse cargo del otro. (…) Por ello, la salida de sí hacia el otro es el signo más claro de respuesta a la donación gratuita de Dios”.

* 5. “La sabiduría del corazón es ser solidarios con el hermano sin juzgarlo”. “La caridad verdadera es participación que no juzga, que no pretende convertir al otro; es libre de aquella falsa humildad que en el fondo busca la aprobación y se complace del bien hecho”.

* 6. “María, sede de la sabiduría, intercede por todos los enfermos y los que se ocupan de ellos”. “Que en el servicio al prójimo que sufre y a través de la misma experiencia del dolor, podamos acoger y hacer crecer en nosotros la verdadera sabiduría del corazón”.







No hay comentarios:

Publicar un comentario