jueves, 5 de febrero de 2015

Buenos días, 5 de febrero de 2015. Santa Águeda

Calla y escucharás; escucha y hablarás 
 



 
Intenciones de Oración del Papa para el mes de Febrero
 
Intención universal:
Para que los encarcelados, en especial los jóvenes, tengan la posibilidad de reconstruir una vida digna.
 
Intención evangelizadora es:
Para que los cónyuges que se han separado encuentren acogida y apoyo en la comunidad cristiana.
 
 
 
 
SANTORAL
 
Águeda,
virgen y mártir (c. a. 230-251)
 
Calamanda, virgen y mártirPedro Bautista, Martín de la Ascensión, Gonzalo García, Isidoro, mártires; Avito, Ingenuino, Albuino, obisposAgripino, Agrícola, Águeda Hildegardis, confesoresAlicia (Adelaida, Adela), abadesa; Felicia niña, mártirPolinetes, patriarcaBertoldo, abad.
 

 
 
REFLEXIÓN:
 
Érase una vez un anciano que había perdido a su esposa y vivía solo. Había trabajado duramente como sastre toda su vida, pero los infortunios lo habían dejado en bancarrota, y ahora era tan viejo que ya no podía trabajar.
 
Las manos le temblaban tanto que no podía enhebrar una aguja, y la visión se le había enturbiado demasiado para hacer una costura recta. Tenía tres hijos varones, pero los tres habían crecido y se habían casado, y estaban tan ocupados con su propia vida que sólo tenían tiempo para cenar con su padre una vez por semana.
 
El anciano estaba cada vez más débil, y los hijos lo visitaban cada vez menos.
 
No quieren estar conmigo ahora —se decía— porque tienen miedo de que yo me convierta en una carga.
 
Se pasó una noche en vela pensando qué sería de él y al fin trazó un plan.  A la mañana siguiente fue a ver a su amigo el carpintero y le pidió que le fabricara un cofre grande. Luego fue a ver a su amigo el cerrajero y le pidió que le diera un cerrojo viejo. Por último fue a ver a su amigo el vidriero y le pidió todos los fragmentos de vidrio roto que tuviera.
 
El anciano se llevó el cofre a casa, lo llenó hasta el tope de vidrios rotos, le echó llave y lo puso bajo la mesa de la cocina. Cuando sus hijos fueron a cenar, lo tocaron con los pies.
 
¿Qué hay en ese cofre?, preguntaron mirando bajo la mesa.
 
Oh, nada —respondió el anciano—, sólo algunas cosillas que he ahorrado.
Sus hijos lo empujaron y vieron que era muy pesado. Lo patearon y oyeron un tintineo.
 
Debe estar lleno con el oro que ahorró a lo largo de los años —susurraron.
 
Deliberaron y comprendieron que debían custodiar el tesoro. Decidieron turnarse para vivir con él. La primera semana el hijo menor se mudó a la casa del padre, y lo cuidó y le cocinó. A la semana siguiente lo reemplazó el segundo hijo, y la semana siguiente acudió el mayor. Así siguieron por un tiempo.
 
Al fin el anciano padre enfermó y falleció.
 
Los hijos le hicieron un bonito funeral, pues sabían que una fortuna los aguardaba bajo la mesa de la cocina, y podían costearse un gasto grande con el viejo. Cuando terminó la ceremonia, buscaron en toda la casa hasta encontrar la llave, y abrieron el cofre. Por cierto, lo encontraron lleno de vidrios rotos.
 
¡Qué triquiñuela infame! —exclamó el hijo mayor—. ¡Qué crueldad hacia sus hijos!
 
Pero, ¿qué podía hacer? —preguntó tristemente el segundo hijo—. Seamos francos. De no haber sido por el cofre, lo habríamos descuidado hasta el final de sus días.
 
Estoy avergonzado de mí mismo —sollozó el hijo menor—. Obligamos a nuestro padre a rebajarse al engaño, porque no observamos el mandamiento que él nos enseñó cuando éramos pequeños. Pero el hijo mayor vació el cofre para asegurarse de que no hubiera ningún objeto valioso oculto entre los vidrios. Desparramó los vidrios en el suelo hasta vaciar el cofre.
 
Los tres hermanos miraron silenciosamente dentro, donde leyeron una inscripción que el padre les había dejado en el fondo:
 
"Honrarás a tu padre y a tu madre."
 
 
 
ORACIÓN:
 
Hoy sé un hijo agradecido.

Levanta la mirada y dile gracias al Creador del universo:

Padre:

Gracias por el don de la existencia.
Gracias por haberme hecho a tu imagen y semejanza.
Gracias por el don gratuito de tu amor, gracias por amarme como soy.
Gracias porque me has dado ojos para ver,
oídos para escuchar, manos para acariciar,
inteligencia para conocer la verdad, voluntad para buscar el bien,
corazón para amar y para hacerlo tu morada.
¡Mi corazón: templo de la Trinidad! ¡Cosa maravillosa!

Gracias por la capacidad de asombro que me diste.
Gracias por mis padres, por mi familia, por tener un hogar que me cobija.
Gracias por los amigos fieles y también por los que me han hecho sufrir.
Gracias por los tiempos dolorosos de mi vida,
por dejarme sentir la soledad para venir luego a colmarla con tu misericordia.
Gracias por quienes rezan por mí.
Gracias por la vocación y misión que me confiaste.
Gracias por haber puesto tu mirada en mí, gracias por confiar en mí.
Gracias por tantas experiencias bellas de mi vida.
Gracias sobre todo por la experiencia del amor de Cristo.
Gracias por haberlo enviado a vivir con nosotros como uno de nosotros,
para revelarnos tu rostro, redimirnos y trazarnos el camino.
Nos amó hasta el extremo,
nos dio como Madre a María Santísima,
se quedó para siempre en la Eucaristía,
y al final nos entregó a su mismo Espíritu, fuente del mayor consuelo.
Gracias por mi bautismo, por mi Madre la Iglesia,
por mi ángel de la guarda y por esperarme con los brazos abiertos en el cielo.
Gracias por tu paciencia conmigo,
gracias por perdonarme siempre y por seguirme amando sin guardar resentimientos.
Gracias por la vida y por la eternidad que me espera.
Una y mil veces: ¡Gracias Padre!
 
------------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
------------------------------------------------
 


RECONOCIDA LA VIRTUD HEROICA DE UN POLÍTICO ESPAÑOL QUE DEJÓ SU PARTIDO PORQUE INCUMPLÍA EL PROGRAMA

Con firma papal del 22 de enero, la Congregación para la Causa de los Santos ha difundido un decreto que, entre otras figuras de la Iglesia universal, reconoce los martirios de diversos religiosos durante la guerra civil española (3 religiosas de San José de Gerona y 18 trapenses), la virtud heroica de la monja vasca Cointa Jáuregui Osés (fallecida en 1954) y la virtud heroica de Luis de Trelles, que fundó en 1877 la Adoración Nocturna en España, que cuenta hoy con 25.000 miembros en el país y se extendió luego a otras naciones.


Éste último destaca en el decreto por ser laico muy implicado en la vida política y comunicativa de su época. Sería un político santo español, un modelo más que necesario para nuestros días.
Destaca especialmente que siendo diputado abandonó su partido cuando comprobó que el partido traicionaba su programa electoral. 
Luis de Trelles fue toda su vida un defensor de los marginados, y durante la Tercera Guerra Carlista organizó un canje de prisioneros de guerra que liberó de la prisión, el destierro o la muerte a 23.000 personas, quizá más según se amplíen las investigaciones más recientes. En cierto sentido, fue el creador de la idea y práctica de comisiones mediadoras para guerras civiles, que abundaron en el siglo XIX español.

Fundó, además, otras tres asociaciones laicales: el Centro Eucarístico de Madrid, las Camareras de Jesús Sacramentado y el Culto continúo al Santísimo Sacramento. Murió en Zamora en 1891 con fama de santidad. 

En su juventud se formó en Derecho y se licenció a los 19 años en Santiago de Compostela. Ejerció la abogacía privada y defensa gratuita de pobres en Viveiro, La Coruña y Madrid. Participó como auditor en la desmilitarización fronteriza con Portugal. En 1869 fundó una Comisión de 300 Abogados para la defensa de perseguidos políticos y religiosos. 

Como periodista colaboró en varios periódicos. En 1852, fundó la Revista Jurídica y Administrativa de Galicia y llegó a dirigir el diario El Oriente. En 1870, presidió la Junta de Prensa Católica. 

En política fue primero diputado moderado, pero cuando vio que su partido no cumplía el programa electoral dimitió e incluso hizo campaña a favor del rival progresista al que antes había derrotado. 

En 1871 se presentaría como diputado del Partido Carlista, derrotando en su circunscripción a Emilio Castelar, quien sería más adelante presidente en la I República Española. 

Desde 1868 fue el impulsor de la comunión mensual (Coros del Culto Continuo) con 300.000 afiliados en su época. 

En 1870 creó y mantuvo casi en solitario durante 22 años una revista eucarística mensual de 40 páginas:“La Lámpara del Santuario”. 

En 1872, fundó el Centro Eucarístico para coordinar las fundaciones eucarísticas; en 1877, la Adoración Nocturna y, en 1881, las Camareras de Jesús Sacramentado.

Murió en Zamora y es posible rezar ante su tumba que está en la catedral de esta ciudad.

La Fundación Luis de Trelles, con sede en Vigo, que promueve la beatificación, mantiene una web con escritos y materiales sobre este político y activista cristiano cimentado en la oración en www.trelles.es y una más moderna en www.fundaciontrelles.org 

No hay comentarios:

Publicar un comentario