viernes, 16 de enero de 2015

Buenos días, 16 de enero de 2015. San Marcelo


¡LEVÁNTATE…!
¡Ponte los tacones… y pisotea las TRISTEZAS!”





SANTORAL

Marcelo I,
papa († 308)

Fulgencio, doctor; Marcelo I, papa; Bernardo, Pedro, Acursio, Adyuto, Otón, Julio y Tolomeo, Marino y Esteban, mártires; Honorato, Ticiano, Melas, Valerio, Marcelo y Fausto de Riez, obispos; Rolando, abad; Priscila, virgen; Frisio, confesor.





REFLEXIÓN:

Hubo un momento

Hubo un momento en el que creías que la tristeza sería eterna; pero volviste a sorprenderte a ti mismo riendo sin parar.

Hubo un momento en el que dejaste de creer en el amor; y luego apareció esa persona y no pudiste dejar de amarla cada día más.

Hubo un momento en el que la amistad parecía no existir; y conociste a ese amigo que te hizo reír y llorar, en los mejores y en los peores momentos.

Hubo un momento en el que estabas seguro que la comunicación con alguien se había perdido; y fue luego cuando el cartero visitó el buzón de tu casa.

Hubo un momento en el que una pelea prometía ser eterna; y sin dejarte ni siquiera entristecerte terminó en un abrazo.

Hubo un momento en que un examen parecía imposible de pasar; y hoy es un examen más que aprobaste en tu carrera.

Hubo un momento en el que dudaste de encontrar un buen trabajo; y hoy puedes darte el lujo de ahorrar para el futuro.

Hubo un momento en el que sentiste que no podrías hacer algo; y hoy te sorprendes a ti mismo haciéndolo.

Hubo un momento en el que creíste que nadie podía comprenderte; y te quedaste boquiabierto mientras alguien parecía leer tu corazón.

Así como hubo momentos en que la vida cambió en un instante, nunca olvides que aún habrá momentos en que lo imposible se tornará un sueño hecho realidad.
Nunca dejes de soñar, porque soñar es el principio de un sueño hecho realidad.

Recuerda "todo lo que sucede, sucede por una razón"



ORACIÓN:

Oración por la paz en Siria


Dios bueno y todopoderoso, asegúrate de difundir la paz en los corazones de Siria, como en la época en la que Tú has sido capaz de convertir a san Pablo en el camino a Damasco, y que las personas que huyeron puedan regresar pronto a sus hogares.

Bendice a todos tus hijos que se han convertido en refugiados y que no tienen casa. Muestra tu misericordia a todos los que están exiliados, sin hogar y hambrientos.

Bendice a todos aquellos que les ofrecen su ayuda; despierta la generosidad y la compasión en nuestros corazones, por Jesucristo nuestro Señor, amén".



----------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
----------------------------------------------



II DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO
¿Dónde vives, Maestro?”
Iniciamos el tiempo ordinario, tras el Tiempo de Navidad que terminó el domingo pasado con la fiesta del Bautismo del Señor. Dos discípulos de Juan Bautista siguen a Jesús de Nazaret, tras declarar Juan: “Este es el cordero de Dios…” Jesús se apercibe del seguimiento. Y les pregunta: “¿Qué buscáis?” Ellos responden contra otra pregunta: “¿Dónde vives, Maestro?”. Y ese diálogo iba a ser el inicio de la más grade aventura del género humano, por la cual unos jóvenes se reúnen en torno a un Rabí, también muy joven, se unen para cambiar el mundo. Y lo consiguieron…
Francisco: “Una Iglesia sin fronteras, madre de todos”
Este es lema del papa Francisco en su mensaje para la Jornada Mundial de las Migraciones que la Iglesia celebra hoy a nivel planetario. También la importantísima alocución del Obispo de Roma al cuerpo diplomático acreditado en el Vaticano y que es un esfuerzo por consolidar la paz en el mundo. Ofrecemos además de este mensaje, en la sección de “Noticias”el programa del viaje del Papa a Sri Lanka y Filipinas y, asimismo, las primeras noticias de su llegada a Sri Lanka, a las que iremos añadiendo otras nuevas. Interesa, pues, en sobremanera consultar esta página de nuestra de Noticias.
Tabla de contenido

LECTIO DIVINA 

AMBIENTACIÓN 
ORACIÓN INICIAL 
LECTURA: ¿Qué dice el texto? 
MEDITACIÓN: ¿Qué me dice el Señor a mí en el texto? 
ORACIÓN: ¿Qué le respondo al Señor que me habla en el texto? 
CONTEMPLACIÓN: ¿Cómo hago propio en mi vida las enseñanzas del texto? 
ACCIÓN: ¿A qué me comprometo para demostrar el cambio? 

LECTIO DIVINA

AMBIENTACIÓN

Ponemos al centro a Jesucristo, la Biblia, y cada uno explica brevemente su significado.

ORACIÓN INICIAL

Puede rezarse el Padre nuestro u otra oración


Ven Espíritu Santo,
Ven a nuestra vida, a nuestros corazones, a nuestras conciencias.
Mueve nuestra inteligencia y nuestra voluntad para entender lo que el Padre quiere decirnos a través de su Hijo Jesús, el Cristo.
Que tu Palabra llegue a toda nuestra v ida y se haga vida en nosotros.

LECTURA: ¿Qué dice el texto?

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 1, 35-42
En aquel tiempo estaba Juan con dos de sus discípulos y fijándose en Jesús que pasaba, dijo:
--Este es el cordero de Dios.
Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús, Jesús se volvió y al ver que lo seguían, les pregunto:
--¿Qué buscáis?
Ellos le contestaron:
--Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives?
Él les dijo:
--Venid y lo veréis
Entonces fueron, vieron donde vivían y se quedaron aquel día, serían las cuatro de la tarde.
Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encontró primero a su hermano Simón y le dijo:
--Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo).
Y lo llevó a Jesús. Jesús se le quedó mirando y le dijo:
-- Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que significa Pedro).


El Evangelista Juan, habla de Juan el Bautista en varias ocasiones. Aquí nos recuerda que en primer lugar hubo un hecho histórico, un nuevo anuncio: "Ahí está el cordero de Dios ".Juan el Bautista tenía todas las cualidades para decir quién era Jesús. Por segunda vez les dice a todos quién es Jesús. Es el Testimonio el que provoca entonces que algunos discípulos de Juan comenzaran a seguir al Maestro.
El evangelista nos muestra un verdadero camino que nos permite entender qué significa ser discípulos del Señor:
Todo comienza con el anuncio pronunciado por un testigo cualificado, que es Juan el Bautista.
Luego viene el deseo de seguir al Señor en el interior, que se realiza en una acción concreta: ir detrás de él y preguntarle: "¿Maestro, dónde vives?
Del seguimiento de Jesús se inicia el encuentro que está compuesto de experiencia personal y comunitaria. Una vivencia con el Señor. Experimentar significa salir de los propios límites para ir más allá y encontrarse con el otro. En este caso con el mismo Jesús. Es decir, se va descubriendo el misterio de Cristo, desde un encuentro con Él, mientras se va realizando la gran síntesis de la vida y de la fe. Fue tan importante esto, que hasta la hora en que encontraron a Jesús recordaron: "eran las cuatro de la tarde".
Pero el encuentro con Jesús no queda sólo en la intimidad. El sentido existencia l del Maestro, lo pone a revisa r su propia identidad, en confrontación con su vida. Es tan fuerte esta emoción, que salen a buscar a otros y a contarles lo que ellos mismos han experimentado, pero lo hacen con una profesión de fe: "hemos encontrado al Mesías". Esta fe expresada, es también el paso al apostolado. Es decir de discípulos a Misioneros.
Y Andrés, luego de haber vivido esta experiencia conduce a su herma no a Jesús, quien le cambia el nombre y de Simón, lo llama "Cefas" (que en español se dice Pedro). El nombre siempre indica la misión y aquí es la misión de ser la piedra donde se edificará la Iglesia.
Este texto tiene singular importancia porque nos muestra el origen de la fe y en su transmisión mediante el testimonio. Es un verdadero itinerario de fe y ante un descubrimiento del misterio de Jesús a través del conocimiento y la adhesión gradual de los discípulos, después de la primera manifestación de Jesús como Mesías.

¿Quién es el que señala a Jesús como "cordero de Dios"?
¿Qué impontancia tiene que haya sido Juan el Bautista el que lo diga?
¿Qué hicieron los discípulos de Juan?
¿Qué le preguntaron a Jesús?
¿Qué contestó Jesús?
¿Qué hicieron los discípulos entonces?
¿Qué hora era? ¿Por qué importaba la hora?
¿Quién le presentó a Simón a Jesús?
¿Qué hizo Jesús con Simón?
¿Por qué lo hizo?


Sintetiza cuál es la idea principal de este texto.

MEDITACIÓN: ¿Qué me dice el Señor a mí en el texto?

El texto sagrado no es sólo para leerlo, sino para dejarse leer por Dios que nos habla a cada uno a través del texto.
En la contemplación, la idea central es hacer propia la Palabra, apoderarnos de ella en nuestro ser, de tal modo, que se convierta en la brújula que oriente nuestro caminar cristiano.
En este texto hay muchas frases o momentos específicos que podríamos contemplar. Por eso es bueno que puedas escoger una frase o versículo para saborearlo a lo largo de toda la semana.
Preguntas que nos ayudan a reflexionar:

  • Aunque el texto parece breve es todo un itinerario de Fe. Si yo reviso mi fe ¿Recuerdo a aquellos que me enseñaron la fe cristiana? ¿Qué podría decir de estas personas? ¿Doy gracias a Dios por la vida de aquellos que me enseñaron la fe?
  • La fe es una cadena de transmisiones que viene desde estos primeros apóstoles. ¿Soy consciente que el acto de creer que yo profeso, es producto de una transmisión como en cadena y que hay cientos de eslabones que son personas concretas que mucho s dieron su vida para que yo crea?
  • También yo estoy llamado a ser testimonio creíble del Señor ¿Cómo es mi testimonio? ¿Mi simpatía para con todos? ¿Mi estado de humor? ¿Mi vida cristiana?
  • ¿Hablo del Señor, lo señalo siempre en mi vida como salvador y redentor?
  • ¿También yo quiero seguir al Señor? ¿Lo busco, lo encuentro en la oración, me mantengo unido a Él?
  • También yo presento a Jesús ¿Busco a mis amigos más cercanos para llevarlos al encuentro con el Maestro ?
  • Simón tenía sus planes, él era pescador. Jesús le cambió el nombre y la misión ¿Dejo que el Señor me vaya orientando hacia la misión que Él me tiene reservada? ¿O me mantengo en mis propias decisiones y objetivos sin abrirme a la gracia de nuevas opciones?

Tomate un momento para recordar los momentos, situaciones, personas o lugares que han sido los espacios que Jesús ha utilizado para llamarte.

ORACIÓN: ¿Qué le respondo al Señor que me habla en el texto?

Cuando me hablan no puedo quedarme callado. Es Jesús el que está comunicándose conmigo. Debo responder. Para eso, la oración es la respuesta a Dios que me habló primero. Este paso es donde el diálogo se vuelve más profundo, es la hora de responder a Jesús que nos hace una invitación clara para seguirlo. Hay que hablar con el Señor, ya él se dirigió a nosotros y debemos responderle.
Orar, es responderle al Señor que nos habla primero. Estamos queriendo escuchar su Palabra Salvadora. Esta Palabra es muy distinta a lo que el mundo nos ofrece y es el momento de decirle algo al Señor.
"Jesús, maestro, que siempre te busquemos a Ti y no andemos errantes buscando en otros lugares o filosofías modernas verdades a medias. Queremos estar contigo"
Hacemos un momento de silencio y reflexión para responder al Señor.

CONTEMPLACIÓN: ¿Cómo hago propio en mi vida las enseñanzas del texto?

Repetimos varias veces esta frase para que vaya entrando a nuestro corazón:
«Maestro, ¿dónde vives?» (Versículo 38)

ACCIÓN: ¿A qué me comprometo para demostrar el cambio?

Nuestra vida debe tomar un compromiso serio para llegar al proceso de conversión. Esto debe notarse exteriormente.
Cada uno asuma una de las actitudes del Reino de Jesús y llevémosla a cabo a lo largo de la semana. Colocándola en un lugar visible como por ejemplo la puerta de la nevera de casa para que así toda la familia ayude a su cumplimiento.
Debe haber un cambio notable en mi vida. Si no cambio, entonces, pues no soy un verdadero cristiano.
Si estoy solo, vuelvo a leer detenidamente las lecturas. Voy a realizar alguna obra que transmita buenas noticias, algo que pueda hacer por el bien de todos (Puede ser animar a alguna persona que está triste, o a alguien que se sienta sola y anunciarle claramente a Jesús el Cristo) y que demuestre que sí estoy a la espera de la venida de Jesús.
En familia o en grupo, vamos a dialogar sobre las formas que anunciamos la Buena Noticia y las veces que le ponemos obstáculos para no ser testigos y anunciadores. Como familia, grupo, haremos una actividad pública, que demuestre nuestra fe. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario