jueves, 18 de diciembre de 2014

Buenos días, 18 de diciembre. Nuestra Señora de la O / Virgen de la Esperanza

MÁS VALE CAUSAR ESCÁNDALO 
QUE ESCONDER LA  VERDAD" 

(San Gregorio Magno)
 
 
 
 
 
 
SANTORAL

La Expectación del Parto
 
Nuestra Señora de la O. Virgen de la Esperanza,
 
Rufo, Zósimo, Teótimo, Basiliano, Victuro, Adjutor, Cuarto, Victorino, Quinto, Simplicio, mártires; Desiderato, Paladio, confesores; Auxencio, Floro, Graciano, obispos; Modesto, patriarca; Judas Macabeo, soldado; Winebaldo, abad.
 

 
 
 
REFLEXIÓN:
 
¿Has visto un ave durmiendo en una rama o en un cable, sin caerse?
 
¿Cómo lo consigue?
 
Si nosotros intentáramos dormir así,  nos caeríamos…
 
El secreto está en los tendones de las patas del pájaro
 
Que tienen una forma tal que, cuando la rodilla está doblada,  la pata  toma firmemente cualquier cosa. Los patas no se sueltan de la rama hasta que él desdoble la rodilla para  volar.
 
La rodilla doblada es lo que le da la fuerza para asirse a cualquier cosa.
 
¿No es una maravilla?
 
Es un diseño increíble que el Señor ideó para el ave.
Pero…  no es tan diferente en nosotros
 
Cuando nuestra "rama" en la vida se quiere romper… cuando todo está amenazado con caerse…
la mayor seguridad, la mayor estabilidad,
nos viene de una rodilla doblada.… hincada… en oración.
 
Si  alguna vez, las dificultades te desaniman y pierdes la fe… ponte de hinojos y dialoga con Dios… percibirás que no estás solo… que ÉL quiere caminar contigo… solo tienes que hablarle… vaciar lo que guardas en lo profundo de tu ser… y permitir que ÉL lo llene con Su Luz
 
Es Él quien renueva fuerzas, esperanza y fe…
 
y si Él cuida de un ave, imagina lo que hará por tí que eres su hijo amado…
 
 
 
ORACIÓN:
 
Oración introductoria

Padre mío, sé lo importante que soy para Ti. Permite que esta meditación me ayude a darte el gozo de ser esa oveja perdida que vuelve al redil en esta Navidad. No quiero seguir ignorando tu mensaje, tu llamada a la santidad.


Petición

Jesús, que sepa proponer a los demás la alegría y la paz que da el esfuerzo por vivir en el redil de los que cumplen la voluntad de tu Padre celestial.


Meditación del Papa Francisco
 
Un Dios al que no le gusta perder, no es un buen perdedor y por esto, no pierde, sale de sí y va, busca. Es un Dios que busca: busca a todos aquellos que están lejos  de Él. Como el pastor, que va a buscar a la oveja perdida. El trabajo de Dios es ir a buscar para invitar a la fiesta a todos, buenos y malos.
 
Dios no tolera perder a uno de los suyos. Pero esta será también la oración de Jesús, en el Jueves Santo: «Padre, que no se pierda ninguno de los que Tú me has dado». Es un Dios que camina para buscarnos y tiene una cierta debilidad de amor por los que están más alejados, que se han perdido... Va y los busca. ¿Y cómo busca? Busca hasta el final, como estos pastores que van en la oscuridad, buscando, hasta que la encuentra; o como la mujer, que cuando pierde la moneda enciende la lámpara, barre la casa y busca con cuidado. Así busca Dios. Pero este hijo no lo pierdo, ¡es mío, y no quiero perderlo! Este es nuestro Padre: siempre nos busca. (Cf. Papa Francisco, homilía en santa Marta, 7 de noviembre de 2013)
 
Propósito

Transmitir mi alegría, esperanza y amor a Cristo a una persona alejada de la fe.


Diálogo con Cristo

Alabado seas Señor por darme esta experiencia en la oración. Tú eres mi buen pastor, la clave, la fuerza, el motor de mi ser y obrar. Quiero corresponder a tanto amor. No quiero terminar mi oración siendo el mismo. Dame la gracia de asemejarme más a tu santísima Madre el día de hoy. Especialmente permite que sea un buen pastor para los demás al dejar que seas Tú quien guíe toda mi vida.
 

 ---------------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
----------------------------------------------------



oraciones y celebraciones en familia para la navidad

Bendición del belén familiar.

El pesebre, llamado también "belén" o "nacimiento", es una de los símbolos más clásicos de la Navidad entre nosotros. Se dice que fue san Francisco de Asís el que, a principios del siglo XIII, propagó esta iniciativa para ayudar a entender el misterio entrañable del nacimiento del Hijo de Dios.
El belén presenta las figuras que según los evangelios rodearon el gozoso acontecimiento: María y José, los ángeles, los pastores, los magos. Es un elemento pedagógico, tanto en ambiente familiar y catequético como también en el lugar de la celebración, para recordarnos cómo Dios se ha hecho uno de nuestra familia de una manera sencilla y profunda. A veces el pesebre se convierte en un hermoso "nacimiento viviente", con personas reales.

Reunida la familia, el padre o la madre dice:
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. :
-Todos se santiguan y responden Amén.
-El que dirige la celebración puede decir:
Alabemos y demos gracias al Señor, que tanto amó al mundo que le entregó a su Hijo.
-El que preside puede explicar: Durante estos días contemplaremos asiduamente en nuestro hogar este belén y meditaremos el gran amor del Hijo de Dios, que ha querido habitar con nosotros. Pidamos, pues, a Dios que el belén colocado en nuestro hogar avive en nosotros la fe cristiana y nos ayude a celebrar más intensamente estas fiestas de Navidad.
-Y uno de los miembros de la familia lee un texto de la sagrada Escritura:
Escuchemos ahora las palabras del santo Evangelio según san Lucas (Lc 2, 4-7a):
En aquellos días, José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, Judea, para inscribirse con su esposa María, que estaba encinta. Y mientras estaban allí le llegó el tiempo del parto, y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre. Palabra del Señor. d, que se llama Belén, en

Oración de bendición.

Oremos.
Señor Dios, Padre nuestro, que tanto amaste al mundo que nos entregaste a tu Hijo único nacido de María la Virgen, dígnate bendecir este nacimiento y a la familia que está aquí presente, para que las imágenes de este Belén ayuden a profundizar en la fe a los adultos y a los niños. Te lo pedimos por Jesús, tu Hijo amado, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.


Bendición del árbol de Navidad.

Además del belén o pesebre y de la imagen del Niño Jesús, hay otro signo que se ha convertido en característico de la Navidad: el árbol.
De origen nórdico (Alemania, siglo XVI), tuvo desde el principio un sentido claramente cristiano. El árbol nos recuerda, por una parte, el árbol del Paraíso, según el libro del Génesis (primer libro de la Biblia): árbol de vida y fecundidad. Por otra, el árbol que según el Apocalipsis (último libro de la Biblia) estará plantado, también como símbolo de vida y fecundidad, en el cielo. Y, en medio, está el árbol de la Cruz, en el que nos ha salvado Cristo. Como cantamos el Viernes Santo: "Mirad el árbol de la Cruz...".
Además del simbolismo de la vida y los frutos, se le une a este árbol el de la luz, con las velas que se le incrustan. Cristo es la Luz, y la estrella guió a los Magos de Oriente a donde estaba el recién nacido.

Cuando se coloca el árbol en casa, el padre o la madre podría decir esta oración de bendición.
-Uno de los presentes lee un breve texto de la sagrada Escritura, por ejemplo: Is 60, 13:

Vendrá a ti, Jerusalén, el orgullo del Líbano, con el ciprés y el abeto y el pino, para adornar el lugar de mi santuario y ennoblecer mi estado.”
- Se reza el Padrenuestro uniendo nuestras manos.

Oración de acción de gracias:

Cuando se planta el árbol en casa, el padre o la madre podría decir esta oración de bendición.

Dios, Padre nuestro, fuente de la vida. Tú has creado todo lo que existe, la naturaleza, todos los seres vivos.
Hoy, en la alegría de las fiestas de la Navidad, inauguramos este árbol que es como un signo de la fuerza y la fecundidad que tú has puesto en nuestro mundo.
Este árbol nos invita a mirar hacia arriba, hacia ti, y al mismo tiempo nos recuerda que tú, al enviarnos a tu Hijo Jesús, has querido estar cerca de nosotros y has arraigado en nuestra tierra.
Estos días de Navidad celebramos que tu Hijo ha venido a nacer aquí, en nuestro mundo, en las personas más empobrecidas y sencillas para llenarnos de luz, de gracia, de esperanza.
Dios, Padre nuestro, que la luz y la gracia de Jesús, tu Hijo,nos ilumine siempre.


Pregón de Navidad

El pregón o anuncio de que es Navidad, puede ser recitada cada frase por cada miembro de la familia en torno al nacimiento.

Si dejas a Dios entrar en tu vida, esté como esté...
Si decides amar a los que te rodean, te caigan bien o mal...
Si acoges a los emigrantes como hermanos e iguales...
Si compartes lo que eres y tienes con quienes te necesitan...
Es Navidad, vives la Navidad.

Si dejas a Dios desmantelar tu vida, te guste o no...
Si te tomas tiempo para estar con quienes solos están...
Si te abres al perdón y la reconciliación...
Si aportas luz a quienes andan buscando o perdiéndose...
Es Navidad, vives la Navidad.

Si dejas a Dios cargar las cargas que te hunden...
Si das lo mejor de ti sin hacer ruido y gratuitamente...
Si te aligeras de méritos, normas y compromisos...
Si eliges estar con los que nadie quiere estar...
Es Navidad, vives la Navidad.

Si dejas a Dios ser el sereno de la historia...
Si los rostros anónimos recuperan sus rasgos y nombres...
Si sabes detenerte donde señalan las estrellas...
Si acoges y das toda esa ternura que te llega...
Es Navidad, vives la Navidad.


Si dejas a Dios ser Dios como a él le gusta...
Si en silencio buscas luz, verdad y vida...
Si ningún camino te parece definitivo,
pero en los que eliges buscas su encuentro y rostro...
Es Navidad, vives la Navidad.

ORACIÓN AL NIÑO DE BELÉN DE JUAN XXIII

Oración para ser recitada por el miembro más joven de la familia o cualquier otro

Dulce Niño de Belén, haz que penetremos con toda el alma en este profundo misterio de la Navidad. Pon en el corazón de los hombres esa paz que buscan, a veces con tanta violencia, y que tú sólo puedes dar. Ayúdales a conocerse mejor y a vivir fraternalmente como hijos del mismo Padre.
Descúbreles también tu hermosura, tu santidad y tu pureza. Despierta en su corazón el amor y la gratitud a tu infinita bondad. Únelos en tu caridad. Y danos a todos tu celeste paz. Amén.


Oración para la cena de Navidad

Una manera especial de bendecir los alimentos en una fecha muy especial

Hoy, Nochebuena, tenemos, de manera especial y como centro de nuestra familia a Jesucristo, nuestro Señor.

Vamos a encender un cirio en medio de la mesa para que ese cirio nos haga pensar en Jesús y vamos a darle gracias a Dios por habernos enviado a su Hijo Jesucristo.

El más pequeño de la familia puede colocar un pequeño Niño Dios al lado de la vela.

Gracias Padre, que nos amaste tanto que nos diste a tu Hijo.
Señor, te damos gracias.

Gracias Jesús por haberte hecho niño para salvarnos.
Señor, te damos gracias.

Gracias Jesús, por haber traído al mundo el amor de Dios.
Señor, te damos gracias.

Señor Jesús, Tú viniste a decirnos que Dios nos ama y que nosotros debemos amar a los demás.
Señor, te damos gracias.

Señor Jesús, Tú viniste a decirnos que da más alegría el dar que el recibir,
Señor, te damos gracias.

Señor Jesús, Tú viniste a decirnos que lo que hacemos a los demás te lo hacemos a Ti.
Señor, te damos gracias.

Gracias María, por haber aceptado ser la Madre de Jesús.
María, te damos gracias.

Gracias San José, por cuidar de Jesús y María.
San José, te damos gracias.

Gracias Padre por esta Noche de Paz, Noche de Amor, que Tú nos has dado al darnos a tu Hijo, te pedimos que nos bendigas, que bendigas estos alimentos que dados por tu bondad vamos a tomar, y bendigas las manos que los prepararon, por Cristo Nuestro Señor,

Amén.


Oración a la Sagrada Familia de Nazareth de Pablo VI

Sagrada Familia de Nazareth;
enséñanos el recogimiento, la interioridad;
danos la disposición de escuchar las buenas inspiraciones
y las palabra del verdadero Maestro;
enséñanos la necesidad del trabajo, de la preparación, del estudio, de la vida interior personal, de la oración, que solo Dios ve en lo secreto: enséñanos lo que es la familia, su comunión de amor, su belleza simple y austera y su carácter sagrado e inviolable.
Amén


ORACIÓN DE NOCHEVIEJA

Antes de comenzar a cenar puede ser recitada esta oración y cada frase ser leída por un miembro de la familia.

Señor, ha pasado un año, con su cortejo de actividades, de trabajos, de idas y venidas. Te lo ofrecemos tal como lo hemos vivido y como Tú lo has visto. Míralo con amor y archívalo en los pliegues de tu misericordia.

Te damos gracias, Señor, por los beneficios que hemos recibido a lo largo de este año. Gracias por las noches tranquilas y por las horas inquietas. Gracias por la salud y la enfermedad. Gracias por la sonrisa amable y por la mano amiga...
Queremos confiarte ahora nuestros deseos de gozo y de paz para el año nuevo que va a comenzar. Señor, bendícenos y concédenos caminar por sendas de paz y de justicia.

También queremos pedirte, Señor, por todos los que han muerto y han ido a tu encuentro en este año que termina, por los que se sienten solos y vacíos en medio del ruido y de las luces de esta Nochevieja, por los enfermos y moribundos, y por todos los que sufren en su cuerpo o en su espíritu...
Haz que todos seamos iluminados con tu Verdad y fortalecidos con tu Vida, y que sepamos descubrir, en lo efímero del tiempo, la esperanza gozosa de tu Eternidad.
 Amén.


Oración para recibir el Año Nuevo



Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro. Al terminar un año quiero darte gracias por todo aquello que recibí de TI.
Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser.
Te ofrezco cuanto hice en año pasado, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir.
Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé, las amistades nuevas, los más cercanos a mí y los que estén más lejos, los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.
Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón, perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado.
Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho, y perdón por vivir sin entusiasmo.
También por la oración que poco a poco fui aplazando y que hasta ahora vengo a presentarte. Por todos mis olvidos, descuidos y silencios nuevamente te pido perdón.
Al iniciar un nuevo año detengo mi vida ante el nuevo calendario aún sin estrenar y te presento estos días que sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos.
Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría, la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.
Quiero vivir cada día con optimismo y bondad llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz.
Cierra mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.
Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno que mi espíritu se llene sólo de bendiciones y las derrame a mi paso.
Cólmame de bondad y de alegría para que, cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí encuentren en mi vida un poquito de TI.

Danos un año feliz y enséñanos a repartir felicidad.






No hay comentarios:

Publicar un comentario