lunes, 11 de marzo de 2013

Buenos días, 11 de marzo de 2013


Cuando la lucha de un hombre comienza dentro de sí,
ese hombre vale algo.
Robert Browning


SANTORAL
Eutimio, Eulogio, Vindiciano, Sofronio, Benito, obispos;
Fermín, abad; Heraclio, Zósimo, Cándido, Piperión, Trófimo, Talo, Gorgonio, Firmo, Vicente, Ramiro mártires; Constantino, reyAurea (Oria), abadesa


La Ciudad del Vaticano y su gobierno: el Estado más pequeño del mundo

10 de marzo, 2013. (Romereports.com) La plaza de San Pedro es mucho más que un monumento. Es la puerta de entrada al Estado Vaticano. Una vez traspasada la verja que rodea esta monumental plaza, las leyes que rigen los demás países quedan atrás. Aquí sólo valen las leyes del Estado Ciudad del Vaticano.En este pequeño Estado se encuentra el gobierno central de la Iglesia católica, constituido por el Papa y los organismos que lo ayudan en esa tarea.




REFLEXIÓN:
El mejor ginecólogo


Llega una mujer muy asustada al consultorio de su ginecólogo, y le dice:

-Doctor, por favor, ayúdeme, tengo un problema muy serio. Mi bebé aún no cumple un año y ya estoy de nuevo embarazada. No quiero tener hijos en tan poco tiempo, prefiero un espacio mayor entre uno y otro...

El médico entonces le preguntó:

-Muy bien, entonces ¿qué quiere que yo haga?

Ella respondió:

-Deseo interrumpir mi embarazo y quiero contar con su ayuda.

El médico se quedó pensando un poco y, después de algún tiempo de silencio, le dijo a la mujer:

-Creo que tengo un método mejor para solucionar el problema y es menos peligroso para usted.

La mujer sonrió, pensando que el médico aceptaría ayudarla. Él siguió hablando:

-Vea bien, señora, para no tener que estar con dos bebés a la vez en tan corto espacio de tiempo, vamos a matar a este niño que está en sus brazos. Así usted podrá descansar para tener el otro, tendrá un periodo de descanso hasta que el otro niño nazca. Si vamos a matar, no hay diferencia entre uno y otro de los niños. Y hasta es más fácil sacrificar éste que usted tiene entre sus brazos, puesto que usted no correrá ningún riesgo.

La mujer se asustó y dijo:

-¡No, doctor! ¡Qué horror! ¡Matar a un niño es un crimen!

-También pienso lo mismo, señora, pero me pareció usted tan convencida de eso, que por un momento pensé en ayudarla.

El médico sonrió y, después de algunas consideraciones, vio que su lección surtía efecto. Convenció a la madre que no hay la menor diferencia entre matar un niño que ya nació y matar a uno que está por nacer, y que está vivo en el seno materno.

¡El crimen es exactamente el mismo!

¡¡¡Si hubiese más médicos así, el mundo sería mucho mejor!!!


Tú, ¿sabes desde cuándo Dios te ama?
¡Desde el vientre de tu madre!
(Salmo 139)


¡¡¡Di no al aborto!!! Diciendo SI A LA VIDA


ORACIÓN:

SEÑOR, DIOS ETERNO

Señor, Dios eterno, alegres te cantamos,
a ti nuestra alabanza,
a ti, Padre del cielo, te aclama la creación.
Postrados ante ti, los ángeles te adoran
y cantan sin cesar:
Santo, santo, santo es el Señor,
Dios del universo;
llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
A ti, Señor, te alaba el coro celestial de los apóstoles,
la multitud de los profetas te enaltece,
y el ejército glorioso de los mártires te aclama.
A ti la Iglesia santa,
por todos los confines extendida,
con júbilo te adora y canta tu grandeza:
Padre, infinitamente santo,
Hijo eterno, unigénito de Dios,
santo Espíritu de amor y de consuelo.
Oh Cristo, tú eres el Rey de la gloria,
tú el Hijo y Palabra del Padre,
tú el Rey de toda la creación.
Tú, para salvar al hombre,
tomaste la condición de esclavo
en el seno de una virgen.
Tú destruiste la muerte
y abriste a los creyentes las puertas de la gloria.
Tú vives ahora,
inmortal y glorioso, en el reino del Padre.
Tú vendrás algún día,
como juez universal.
Muéstrate, pues, amigo y defensor
de los hombres que salvaste.
Y recíbelos por siempre allá en tu reino,
con tus santos y elegidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario