lunes, 26 de noviembre de 2012

Buenos días 26 de noviembre de 2012


Tristeza y melancolía fuera de la casa mía
San Juan Bosco


VIDEO
40 mil voluntarios preparan los últimos detalles de la JMJ Río de Janeiro 2013

Para que todo esté a punto para el encuentro del Papa con los jóvenes en Río de Janeiro en julio de 2013, cerca de 40 mil voluntarios trabajan ya en los preparativos de la próxima Jornada Mundial de la Juventud.

Ser voluntario es otra forma de participar en la JMJ ayudando en la organización del evento: planificar el alojamiento de los peregrinos, los grandes eventos con el Papa o la comunicación. La única condición es tener más de 18 años. Ni siquiera el idioma es un problema. Cada voluntario puede elegir entre incorporarse de inmediato o dentro de los 15 días previos al 23 de julio, día en que comienza la JMJ.

Para apuntarse hay que rellenar este formulario de la web oficial de la JMJ de Río antes de que termine 2012. Para facilitar la coordinación entre todos los voluntarios, han creado un blog y una página en Facebook para dar a conocer cada nuevo detalle.

En la anterior Jornada Mundial de la Juventud de Madrid participaron más de 20 mil voluntarios. Actualmente en Río ya han duplicado esa cifra y cuentan con 40.000 voluntarios. Un indicio de que también la próxima JMJ será un éxito.



SANTORAL

Silvestre, abad y fundador; Siricio, papa; Leonardo de Puerto Mauricio, Magnancia, Máxima, Básolo, Justo, Gregorio, confesoresMarcelo, Nicandro, mártiresAmador, Conrado, Sebaldo, obisposGaudencio, patriarca; Martino, monje; Alipio, estilita; Estiliano, anacoretaJuan Berchmans.



REFLEXIÓN:

Llevó un cabrero a pastar a sus cabras y de pronto vio que las acompañaban unas cabras monteses. LLegada la noche, llevó a todas a su gruta.

A la mañana siguiente estalló una fuerte tormenta y no pudiendo llevarlas a los pastos, las cuidó dentro. Pero mientras a sus propias cabras sólo les daba un puñado de forraje, a las monteses les servía mucho más, con el propósito de quedarse con ellas. Terminó al fin el mal tiempo y salieron todas al campo, pero las cabras monteses escaparon a la montaña. Las acusó el pastor de ingratas, por abandonarle después de haberlas atendido tan bien; mas ellas le respondieron:

Mayor razón para desconfiar de tí, porque si a nosotras recién llegadas, nos has tratado mejor que a tus viejas y leales esclavas, significa esto que si luego vinieran otras cabras, nos despreciarías a nosotras por ellas

Nunca confíes en quien pretende tu nueva amistad a cambio de abandonar a las que ya tenía

ORACIÓN:

Gracias, Señor, porque conoces mi debilidad y aún así me llamas a la santidad. Te suplico que mi oración me llene de confianza, no en mi esfuerzo o virtud, sino en tu inmensa misericordia, en tu compasión para conmigo y en tu gracia que hace que todo sea posible.

Petición

Señor, ayúdame a no defraudarte y a corresponderte buscando la perfección en mi amor, hoy más que ayer.

Meditación del Papa

Las paradojas que Jesús presenta en las Bienaventuranzas expresan la auténtica situación del creyente en el mundo, tal como las ha descrito Pablo repetidas veces a la luz de su experiencia de vida y sufrimiento como apóstol: "Somos los impostores que dicen la verdad, los desconocidos conocidos de sobra, los moribundos que están bien vivos, los sentenciados nunca ajusticiados, los afligidos siempre alegres, los pobres que enriquecen a muchos, los necesitados que todo lo poseen". "Nos aprietan por todos los lados, pero no nos aplastan; estamos apurados, pero no desesperados; acosados pero no abandonados; nos derriban pero no nos rematan". Lo que en las Bienaventuranzas del Evangelio de Lucas es consuelo y promesa, en Pablo es experiencia viva del Apóstol. Se siente "el último", como un condenado a muerte y convertido en espectáculo para el mundo, sin patria, insultado, denostado. Y a pesar de todo experimenta una alegría sin límites; precisamente como quien se ha entregado, quien se ha dado a sí mismo para llevar a Cristo a los hombres, experimenta la íntima relación entre cruz y resurrección». Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, Jesús de Nazaret, primera parte, pág. 35.

Reflexión

En nuestra sociedad, amamos a los que nos aman; hacemos el bien a quienes nos lo hacen y prestamos a quienes sabemos nos lo van a devolver. Una conducta muy razonada, que no compromete en nada. Pero obrando así, ¿qué es lo que nos distingue de los que no tienen fe?. Al cristiano se le pide un "plus" en su vida: amar al prójimo, hacer el bien y prestar sin esperar recompensa, pues eso es lo que hace Dios con nosotros, que nos ama primero para que nosotros le amemos.

Tenemos que adelantarnos a hacer el bien, para despertar en el corazón de los otros sentimientos de perdón, de entrega, de generosidad, paz y gozo; así nos vamos pareciendo al Padre del cielo y vamos formando en la tierra la familia de los hijos.

Propósito

Transformar los problemas y conflictos del día de hoy en oportunidades para crecer en la confianza en la providencia de Dios.

Diálogo con Cristo

Señor, Dios Todopoderoso, rico en misericordia y perdón, mira nuestra torpeza para amar, nuestra poca generosidad en la entrega y nuestra dificultad a la hora de perdonar. Te pedimos nos concedas un corazón misericordioso que se compadezca de las necesidades de nuestros hermanos.


-------------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
------------------------------------------------- 


 La fe no sólo es un acto personal sino también público

Catequesis del Santo Padre en el Año de la Fe.

Queridos hermanos y hermanas:

Continuamos nuestra meditación sobre la fe católica partiendo de algunas
preguntas: ¿Tiene la fe sólo un carácter personal, individual?, ¿me interesa sólo a mí?,
¿la vivo solo?.

La fe es un acto eminentemente personal, es una experiencia íntima. Yo «creo», pero mi creer no es el resultado de una reflexión solitaria, sino el fruto de una relación con Jesús, en la que la fe me viene dada por Dios a través de la comunidad creyente que es la Iglesia. La fe nace en la Iglesia, conduce a ella y en ella se vive. 

Tenemos necesidad de la Iglesia para confirmar nuestra fe y hacer experiencia de los dones de Dios: la Palabra, los sacramentos, la gracia y el testimonio del amor. Ella nos da la garantía de que lo que creemos es el mensaje originario de Cristo, predicado por los Apóstoles.

* * *
Saludo a los peregrinos de lengua española, en particular a los miembros de la Asociación     “Mensajeros de la Paz”, que están celebrando las bodas de oro de su fundación, invitándolos a que, arraigados cada vez más en Cristo, continúen siendo heraldos de la misericordia de Dios entre las personas más desprotegidas. Saludo también a los demás grupos Provenientes de España, Argentina, México y otros países latinoamericanos. En un mundo aparentemente dominado por el individualismo, la fe nos llama a ser Iglesia, portadores del amor de Dios para todo el género humano.

Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario