miércoles, 5 de septiembre de 2012

Buenos días, 05 de septiembre de 2012

"Cuando la vida te presente mil razones para llorar, demuéstrale que  tienes mil y una razones por las cuales sonreír”
(Faculdo Cabral)

VÍDEO
La historia de la fuente más famosa del mundo: la Fontana de Trevi

Son muchos los monumentos que esperan a los turistas en Roma. Entre ellos, el Vaticano, el Coliseo y la cinematográfica Fontana de Trevi.

Todos los que la visitan siguen la tradición de lanzar una moneda al agua de espaladas a la fuente.

CARL VON HESLER
What a Life Tours
“Al que lanza una moneda en la Fontana de Trevi se le garantiza volver a Roma. Al que lanza una segunda moneda dicen que se enamorará de un romano o romana y, si lanzas una tercera, te casarás con él o con ella”.

En el primer trimestre de 2012, se recaudó más de 500 mil euros en monedas. Este dinero después se dona a diferentes obras benéficas.

Sin embargo, ¿cuál es la historia que hay detrás de esta famosa fuente? En la época romana, formaba parte de los acueductos de la ciudad. Y en la Edad Media, fue dañada durante las invasiones. Desde entonces varios pontífices y diseñadores intentaron recuperarla. En 1700, el Papa Clemente XII organizó un concurso para ver quién podría reconstruir mejor la fuente. El ganador fue Nicola Salvi, que se inspiró en varios bocetos de Bernini que no llegaron a realizarse. Y es que bajo el mandato de los monarcas, sólo la perfección era aceptable.

CARL VON HESLER
What a Life Tours
“En aquel tiempo, la perfección tenía un gran precio que te podría llegar a costar la vida. Durante la construcción de la Fontana, probablemente no te hubiesen matado pero si no cumplías con las expectativas seguramente te habrías quedado sin trabajo y tendrías que dedicarte a otro asunto”

La Fontana se inauguró en 1743 bajo el pontificado de Benedicto XIV. Como en muchos otros lugares de Roma, la religión tuvo un papel esencial.

CARL VON HESLER
What a Life Tours
“Una curiosidad es ver cómo fueron capaces de compaginar la fe cristiana con las creencias paganas. Los cristianos pagaron por su construcción, la idea fue suya. Los paganos, con las figuras de la Fontana. La mayoría de ellas son dioses y representaciones paganas”.

Desde 1743, el agua de la Fontana procedía de los acueductos pero en el 2007 unas obras dañaron uno de sus conductos. Entonces, decidieron hacer un circuito de agua reciclada que se renueva cada dos semanas.

A pesar de estos cambios históricos, el adjetivo de los turistas al verla es siempre el mismo.

Ahora miles de visitantes lanzan una moneda para formar parte de la historia de la Fonta de Trevi.



SANTORAL
Lorenzo Justiniano, Taurino, Victorino, obispos; Herculano, Rómulo, Eudosio, Zenón, Macario, Urbano, Quincio, Arconcio, Donato, Teodoro, Menedemo, Censorino, Dídimo, mártires; Bertín, abad; Alberto, Guido, Aniano, Ansarico, Artión, confesores; Obdulia, virgen; Teresa de Calculta, Beata.


REFLEXIÓN:

¡Se perdieron mis llaves!

Alguien confía en nosotros, como nosotros confiamos en otras personas ¿Qué uso le damos a esta llave de la amistad?

“Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. Verdad manifiesta cuando se extravían las llaves. No nos interesamos por esos pedazos de metal dorado o plateado, sino hasta que nos damos cuenta de que los hemos perdido. Cuando las tenemos abrimos mecánicamente puertas, coches, vitrinas, armarios, cajones, cajas fuertes y demás cosas que estimamos.

Nos duele perder las llaves porque sin ellas se obstaculiza nuestro acceso a algo que es “de nuestra propiedad”. La llave ha llegado a ser un signo de aquello que encierra. “La llave de mi casa, de mi coche, de mi oficina”.

En la antigüedad confiar las llaves era el símbolo de delegar una autoridad, un signo de compromiso, una muestra de confianza, un gesto de responsabilidad. El siervo que recibía las llaves del amo era el de máxima confianza, el de mayor virtud y fidelidad.

Luego surgió el término de “amo de llaves” (si bien su forma más empleada es la femenina), para designar al hombre que disponía de los bienes de la casa según su prudente juicio, algo así como nuestro actual “administrador”. Para conocer el rango o importancia de uno de estos sujetos bastaba echar una mirada a la cantidad de llaves que cargaban y la clase de puertas que abrían. Muchas llaves o llaves grandes: gran responsabilidad.

Qué duda cabe que en la amistad sucede algo parecido. Sin recurrir a formas poéticas muy elaboradas, podemos afirmar con sencillez que en un amigo (esa otra mitad de nuestra alma) hemos depositado la llave de nuestro corazón. Nadie nos conoce mejor que un amigo, en nadie se confía más que en un amigo. Nadie está más pronto a escucharnos y darnos consejo. “La pena que se comparte con un amigo es un descanso”, decían los persas.

Pero nosotros no sólo tenemos amigos: también somos amigos de otras personas, ¿qué uso le damos a esta llave? Alguien confía en nosotros, como nosotros confiamos en otras personas. Puede angustiarnos mucho haber extraviado una llave importante. Es una pena mayor llenar de herrumbre el corazón oxidando una amistad.


ORACIÓN:

Señor Dios, Padre todopoderoso:

Te amo y te doy gracias por este nuevo día, oportunidad que me brindas para servirte un poco más.

¡Gracias Señor por tu INFINITA MISERICORDIA!

Ayúdame Señor, a que pueda cumplir con la tarea que me encomiendas.

A ponerme al servicio Tuyo y de mis hermanos, y que con la ayuda de tu Divino Espíritu,  trabaje para El Reino en Tu Divino Querer.

Envíame Señor tu Espíritu Santo, para que seas Tu quien habite en mi y pueda servir a mis hermanos en Tu Divina Voluntad.

¡Gracias Señor por escuchar mis plegarias! ¡Te amo Dios!

--------------------------------------------------------------------------------------------------------
ESPECIAL BUENOS DÍAS
--------------------------------------------------------------------------------------------------------
Neil Armstrong valoraba más haber pisado donde pisó Cristo que aquella huella sobre la Luna
-----------------------------------------------------------------------------

Fue un hombre muy religioso, contrapunto de la pretensión de Khruschev de
que Yuri Gagarin «no había visto a Dios» en el espacio.

Corrían los años sesenta, y en la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética era importante "ser el primero". Los rusos, con Yuri Gagarin, fueron los primeros en conseguir que un hombre completara un viaje espacial completo. Fue en 1961, y Nikita Khrushev aprovechó la ocasión para una ocurrencia atea, proclamando en una reunión del Politburó: «Gagarin voló al espacio, pero no vio a Dios allí». El héroe ruso murió en 1968 en un accidente de avión, sin llegar a ver la siguiente gran hazaña de la navegación extraterrestre.

El 21 de julio de 1969 el Apolo XI, con aquella histórica tripulación (Neil Armstrong, Edwin "Buzz" Aldrin, Michael Collins), llegó a la órbita de la luna, y cuando el módulo tocó su superficie Armstrong descendió, dejó su huella y pronunció en directo, para millones de telespectadores, aquella frase: "Un pequeño paso por un hombre, un gran paso para la Humanidad".

Tras los pasos de Cristo

Su fallecimiento a los 82 años ha recordado sobre todo este momento, aunque también que llegó a la NASA tras un brillante historial militar que incluye 78 misiones de combate como piloto naval en Corea.

A diferencia de Gagarin, Armstrong era un hombre muy religioso y profundamente cristiano. Quizá la historia más conocida en ese sentido es la que sucedió en Jerusalén en 1988.

Neil visitó Jerusalén ese año, y le pidió a Thomas Friedman, un profesor experto en arqueología bíblica que le hizo de guía por la ciudad, que le llevase a un lugar donde pudiese tener la certeza de que había caminado Jesucristo.

El profesor, una de cuyas alumnas, Ora Shlesinger, ha relatado la historia más de una vez, llevó a Armstrong a los restos de escaleras del templo construido por Herodes el Grande que aún se conservan. "Estos peldaños constituían la principal entrada al templo", le dijo: "No hay duda de que Jesús subió por ellos".

Armstrong se concentró entonces profundamente y rezó durante un rato. Al terminar, se volvió a Friedman, y, emocionado, le dijo: "Para mí significa más haber pisado estas escaleras que haber pisado la Luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario