sábado, 1 de septiembre de 2012

Buenos días, 01 de septiembre de 2012


 Para la hormiga el rocío es una inundación. 


SANTORAL

 Abigail, Profetisa esposa del Rey David; Alfonso, Mártir y sacerdote; Josué, Patriarca del A.T; Gil o Egidio, Ermitaño y Abad; Terenciano,  Obispo y Mártir; José Samsó, Beato, Sacerdote y Mártir; Juana Soderini , Beata; Lupo, Sixto, Vitorio, Obispos; Leto y Vicente, Prisco, Mártires; Juliana, Abadesa;

VÍDEO

El demonio de la acedia (7 / 13). La acedía contra el matrimonio y la familia.
La Acedia es una tristeza por el bien, por los bienes últimos, es tristeza por el bien de Dios. Es una incapacidad de alegrarse con Dios y en Dios. Nuestra cultura está impregnada de acedía.



REFLEXIÓN:
Los jóvenes y las ranas

Varios jóvenes estaban jugando cerca de un estanque cuando vieron un grupo de ranas en el agua y comenzaron a apedrearlas. 

Habían matado a varias de ellas, cuando una de las ranas, sacando su cabeza gritó: 

- Por favor, paren de lanzar piedras muchachos, que lo que es diversión para ustedes, es muerte y tristeza para nosotras.

Antes de ejecutar una acción que creas te beneficia, 
comprueba primero que no perjudique a otros.

ORACIÓN:

Salmo 59 - ORACIÓN DESPUÉS DE UNA CALAMIDAD

¡Oh Dios!, nos rechazaste y rompiste nuestras filas;
estabas airado, pero restáuranos.
Has sacudido y agrietado el país:
repara sus grietas, que se desmorona.

Hiciste sufrir un desastre a tu pueblo,
dándole a beber un vino de vértigo;
diste a tus fieles la señal de desbandada,
haciéndolos huir de los arcos.

Para que se salven tus predilectos,
que tu mano salvadora nos responda.

Dios habló en su santuario:
«Triunfante ocuparé Siquén,
parcelaré el valle de Sucot;

mío es Galaad, mío Manasés,
Efraím es yelmo de mi cabeza,
Judá es mi cetro;

Moab, una jofaina para lavarme;
sobre Edom echo mi sandalia,
sobre Filistea canto victoria.»

Pero ¿quién me guiará a la plaza fuerte,
quién me conducirá a Edom,
si tú, ¡oh Dios!, nos has rechazado
y no sales ya con nuestras tropas?

Auxílianos contra el enemigo,
que la ayuda del hombre es inútil.
Con Dios haremos proezas,
él pisoteará a nuestros enemigoS





No hay comentarios:

Publicar un comentario