viernes, 31 de agosto de 2012

Buenos días, 31 de agosto de 2012


"Nadie pone más en evidencia su torpeza y mala crianza que el que empieza a hablar antes que su interlocutor haya concluido."


SANTORAL

Aidano, Abad, Obispo; Andrés, Beato; Aristídes, Filósofo; Paulino, Mártir, Obispo; Ramón Nonato, Cardenal, Religioso. José de Arimatéa; Nicodemo;  Francisco Piani, Beato, Confesor; Dominguito del Val, Patrono de los monaguillos; Pedro (Pere) Tarrés, Sacerdote.


 VÍDEO

La casa de José de Calasanz, el santo que fundó la primera escuela gratis para pobres

 En el vídeo se muestra lo que fue el pequeño cuarto de San José de Calasanz, el educador y sacerdote español que nació en 1556 y fundó la Orden de las Escuelas Pías, conocida como los escolapios. Hace más de 400 años lanzó en Roma la primera escuela pública gratuita de Europa para niños pobres. En esta habitación, trabajó durante sus últimos 36 años hasta que murió en 1648 con 91 años. El cuarto se cerró con llave hasta su beatificación 100 años después. Aún se conserva esta cuerda sobre la cama que usaba para poder moverse cuando ya era muy anciano. 


REFLEXIÓN:

EL LIBRO DE TU VIDA

“Tú página de hoy”

En el libro de tu vida seguramente has escrito ya bastantes páginas;
unas son tristes, otras alegres;
unas limpias y claras;
otras borrosas y oscuras.
Pero aún te queda la página de hoy.
Piensa y desea que ésta sea la página
más preciosa,
la más sincera,
la más sentida.

Cada mañana al despertar, recuerda
Lo que Dios te ha regalado,
una nueva y preciosa oportunidad,
pues aún tienes que llenar la mejor de tus páginas,
la que con el mayor amor escribirás,
la que dirá lo mejor que puedes dejar en el libro
que estás escribiendo de tu propia vida.
Piensa que siempre te falta por escribir la página
Más hermosa y más bella.

Ofrece cada nuevo día al levantarte al Señor,  para que te de la inspiración necesaria y puedas escribir la mejor página de tu libro.


ORACIÓN:

Los que confían en el Señor son como el monte Sión:
no tiembla, está asentado para siempre.

Jerusalén está rodeada de montañas,
y el Señor rodea a su pueblo
ahora y por siempre.

No pesará el cetro de los malvados
sobre el lote de los justos,
no sea que los justos extiendan
su mano a la maldad.

Señor, concede bienes a los buenos,
a los sinceros de corazón;
y a los que se desvían por sendas tortuosas,
que los rechace el Señor con los malhechores.
¡Paz a Israel!


No hay comentarios:

Publicar un comentario