jueves, 18 de enero de 2018

Buenos días, 18 de enero de 2018


Cada persona, cada evento de tu vida, 

están ahí para enseñarte algo.

Lo que decidas aprender de ellos,

depende de ti..


 
VIDEO

 
 
SANTORAL
 
Prisca, Librada, Faustina, Margarita, vírgenes; Aleógenes, Cirilo, Sulpicio, Venerando y Volusiano, obispos; Vilfrido, obispo y mártir; Leobardo, confesor; Moisés y Amnonio, Jaime Hilario, Atenogenes, mártires; Deícola, abad.
 
 
 
 
REFLEXIÓN:
 
Recibes lo que das
 
Una mañana, un orador invitado y su hijo llegaron a una pequeña iglesia. Después de la oración final, el predicador salió a despedir a la gente mientras esta se iba a casa.
 
Cuando hubo terminado, el predicador recordó que no se había recogido ninguna ofrenda. Buscando en el bolsillo, sacó una moneda de diez centavos y lo depositó en el cepillo junto a la puerta de entrada.
 
Fuera, puso a su hijo sobre el lomo del caballo. Ya estaba a punto de montar cuando el tesorero de la iglesia lo detuvo.
 
Pastor, queremos agradecerle que hoy haya venido a darnos un mensaje. Es costumbre de nuestra iglesia que entreguemos al orador todas las ofrendas que se hayan recogido en el cepillo después del culto.
Y con esto, el tesorero le entregó una moneda de diez centavos.
 
El hijo del hombre miró a su papá y le dijo:
 
Papá, si hubieses dado más, te habrían dado más, ¿verdad?
 
Moraleja: Lo que ponemos en la vida es mucho más de lo que recibimos de ella. Si somos amables, tendremos amigos. Si estudiamos tendremos mejores notas. Si participamos en actividades de la iglesia y de la escuela, sentiremos más que somos parte del grupo. Si buscamos a Dios, lo encontraremos.
 
Pero deseamos que cada uno de vosotros siga mostrando hasta el fin ese mismo entusiasmo, para que se realice completamente su esperanza. No queremos que os volváis perezosos. Hebreos 6:11,12.
 
 
ORACIÓN:
 
Mi Señor, gracias por estar a mi lado y no dejarme caer en el hueco de mis propios lamentos y heridas, pues con tu fuerza me levantas y me animas a caminar confiado en tu protección y alivio.
 
Sabes que necesito de tu poder para realizar cada una de las tareas que me he propuesto.
 
Conoces mis miedos y que hago todo lo posible y lo que está al mi alcance para derrotarlos.
 
Ven Señor, te pido que hoy vengas a mí y pases tu mano sanadora por todo mi ser y calma lo que requiero para alcanzar el éxito que necesito.
 
Gracias por tu bendición el día de hoy. Amén
 
 ESPECIAL BUENOS DÍAS

LA VIDA MONACAL AL DESCUBIERTO, VIVE LA EXPERIENCIA


La abadía de Santo Domingo de Silos ofrece "vivir como un monje" a hombres que se planteen la vocación
¿Vivir en un monasterio sin ser monje? Se puede, en la Abadía benedictina de Santo Domingo de Silos (España). Los requisitos: tener entre 18 y 45 años y pensar “que el Señor te puede estar llamando a la vida monástica”.

Si, después de la experiencia, alguno de los candidatos decide ingresar en el monasterio, deberá estar sujeto al horario de la abadía donde el día comienza con madrugón.

A las 06:00 horas se rezan Vigilias y 40 minutos después se realiza la lectio divina, en la que “nos ponemos a la escucha orante de la palabra en el silencio y soledad de nuestra celda”, explican los monjes en su página web sermonje.eu.

A las 07:30 los monjes rezan Laudes, donde “bendecimos y alabamos a Dios por sus maravillas y por el establecimiento de su Reino por la muerte y resurrección de su Hijo”.

A las 09:00 llega uno de los momentos más importantes del día, la celebración de la Eucaristía, “centro de la vida de la Iglesia y de la jornada del monje”. La Misa “nos da fuerzas para el resto de día y nos ayuda a enfocarlo desde una perspectiva cristiana y monástica”.

Entre las 10:00 y las 13:45 los religiosos de silos trabajan. “Trabajar es ofrecer nuestra vida y tiempo a Dios y a nuestros hermanos trabajando por el bien común. Es así una ofrenda de nuestro ser”.
A continuación, se sucede el rezo de Sexta, “una forma de volver a Dios tras una intensa mañana de trabajo”; y el almuerzo, en común y en silencio que para san Benito “es una imagen de la comunión eucarística en la que los hermanos parten el pan juntos”.

Tras la comida, la siesta, que proporciona al monje un tiempo de descanso que “nos permite afrontar el resto de la jornada con fuerzas renovadas”. Y seguidamente Nona, que se reza en el coro “para pedirle al Señor que siga inspirándonos al comenzar la tarde”.

Por la tarde, entre las 16:20 y las 19:00 se vuelve al trabajo, que concluye con la oración de Vísperas (hasta las 19:45) y en la que “damos gracias a Dios por los bienes que de Él hemos recibido durante el día y recordamos la redención que Cristo ha obrado en nosotros”.

Al terminar el día, en la abadía de silos se vuelve a la lectio divina. “La Biblia es el libro del monje, donde todo lo encuentra y de donde saca cada día cosas nuevas y viejas que le ayudan a vivir como discípulo de Jesús”.

La cena, también en silencio, tiene lugar a las 20:30 horas y después hay un tiempo de recreación, donde “los monjes nos encontramos para compartir un rato de conversación, de anécdotas y de risas”, explican. “Así nos conocemos mejor y aprendemos a entendernos y a vernos como lo que somos: una familia”, añaden.

A las 21:30, en la oración de Completas “nos ponemos en manos de Dios al entrar en la oscuridad de la noche con la esperanza de que nos conceda la luz de un nuevo día”. Seguidamente, es el momento del “gran silencio de la noche: oración personal para el que la desee y tiempo para el sueño”.

Artículo publicado por José Calderero en Alfa y Omega




miércoles, 17 de enero de 2018

Video: En el avión aviso antibelicista


Buenos días, 17 de enero de 2018. San Antonio Abad


Ningún hombre será un gran líder
si quiere hacerlo todo el mismo o conseguir todo el crédito por hacerlo.
Andrew Carnegie..


 
VIDEO
 
 
 
SANTORAL
Antonio Abad,
eremita (c. a. 251-356)
 
Aquiles, Menio, abades; Rosalina, Milwida, vírgenes; Espeusipo, Eleusipo y Meleusipo (hermanos) y Leonila, Diodoro, Mariano, mártires; Jenaro Sánchez Delgadillo, sacerdote y mártir; Antonio, Mérulo y Juan, Julián Sabas, confesores; Sulpicio, obispo.
 

 

 
REFLEXIÓN:
 
Algunas verdades que debemos aprender...
 
Que siempre existen tres enfoques en cada historia: mi verdad, tu verdad y la verdad.
 
Que toma mucho tiempo llegar a ser la persona que deseo ser.

Que es más fácil reaccionar que pensar.

Que podemos hacer muchas más cosas de las que creemos poder hacer.

Que no importan nuestras circunstancias, lo importante es cómo interpretamos nuestras circunstancias.

Que no podemos forzar a una persona a amarnos, únicamente podemos ser alguien que ama. El resto depende de los demás.

Que requiere años desarrollar la confianza y un segundo destruirla.

Que dos personas pueden observar la misma cosa, y ver algo totalmente diferente.

Que las personas honestas tienen más éxito al paso del tiempo.

Que podemos escribir o hablar de nuestros sentimientos, para aliviar mucho dolor.

Que no importa qué tan lejos he estado de Dios, siempre me vuelve a recibir.

Que todos somos responsables de nuestros actos.

Que existen personas que me quieren mucho, pero no saben expresarlo.

Que puedo hacer todo o nada con mi mejor amigo y siempre gozar el momento.

Que a veces las personas que menos esperamos, son las primeras en apoyarte en los momentos más difíciles.

Que la madurez tiene que ver más con la experiencia que hemos vivido, y no tanto con los años que hemos cumplido.

Que hay dos días de cada semana por los que no debemos de preocuparnos: ayer y mañana. El único momento valioso es ahora.

Que aunque quiera mucho a la gente, algunas personas no me devolverán ese amor.

A no competir contra lo mejor de otros, sino a competir con lo mejor de mí.

Que puedo hacer algo por impulso y arrepentirme el resto de mi vida.

Que la pasión de un sentimiento desaparece rápidamente.

Que si no controlo mi actitud, me controlara a mí.

Nunca decirle a un niño que sus sueños son ridículos, ¿que tal si me cree?

Que es más importante que me perdone a mí mismo a que otros me perdonen.

Que no importa si mi corazón está herido, el mundo sigue girando.

Que la violencia atrae más violencia.

Que decir una verdad a medias es peor que una mentira.

Que las personas que critican a los demás, también me criticarán cuando tengan la oportunidad.

Que es difícil ser positivo cuando estoy cansado.

Que hay mucha diferencia entre la perfección y la excelencia.

Que los políticos hablan igual en todos los idiomas.

Que al final de la vida me doy cuenta que las únicas cosas que valieron la pena son: mi familia, mi fe, un grupo muy selecto de amigos y unas experiencias que me dieron crecimiento personal.

Que es mucho mejor expresar mis sentimientos, que guardarlos dentro de mí.
 

ORACIÓN:

Señor, ayúdame a descubrirte hoy en lo sencillo de mi día a día, en cada situación que experimente y en cada sonrisa que comparto con los míos.
 
Tú le has dado sentido a mi vida, me has enseñado la poderosa fuerza de tu amor manifestado en cada acto de bondad que he podido apreciar.
 
Quiero que tu fuerza renueve en mí el deseo de ser mejor.
 
Librarme de todos esos sentimientos de inseguridad y apatía que habitan en mi corazón.
 
Señor, ven y sopla la fortaleza de tu Espíritu Santo sobre mí para que me ayude a creer, a seguir adelante y a ser coherente entre lo que creo y hago.
Quiero tener como Pilar fundamental de mi vida, porque solo Contigo quiero construir un futuro donde pueda alcanzar la paz y el impulso para triunfar.
 
Dame la certeza de caminar confiado en que tu auxilio nunca se aparta de mí ni me niegas tu gracia en mis combates más difíciles y peligrosos.
 
Ven y cúbreme con tu sombra poderosa e ilumina mis pensamientos para ser una persona decidida y dar los pasos necesarios para lograr mi felicidad.
 
Ven mi Dios y regálame los dones de tu Espíritu Santo para descubrir la voluntad y el plan de amor que tienes para conmigo y los míos. Amén
 

 ESPECIAL BUENOS DÍAS

¿Qué enseña una antigua comunidad ortodoxa de Siberia a los soldados de élite de Rusia?

Contenido


Por un periodo de treinta días, el pasado mes de julio un destacamento de soldados de las fuerzas especiales rusas llevó a cabo diversos entrenamientos militares en medio de un entorno de naturaleza salvaje en Siberia dirigido por miembros de una comunidad local de "antiguos creyentes".

Pero, ¿qué puede enseñar una comunidad religiosa siberiana, muy cerca de Mongolia, de hombres de frondosa barba y que se resisten a utilizar los avances tecnológicos, a unos soldados de élite de Rusia?


Los viejos creyentes

Los “viejos creyentes”, “vetero-creyentes” o “antiguos creyentes” es una comunidad cristiana ortodoxa que surge a partir de un cisma dentro de la Iglesia Ortodoxa Rusa, en el siglo XVII.

Son partidarios de la vieja liturgia y cánones eclesiásticos que no aceptaron la reforma de Nikon en 1654, fecha a partir de la cual fueron cruelmente perseguidos y diezmados.

Conservadores de una moral estricta, partidarios de la prohibición tajante del alcohol y del tabaco, y de la prohibición de rasurarse la barba. Para evitar lo que fue a su parecer la profanación de la fe, muchos de los viejos creyentes escaparon a las regiones remotas de Rusia o se quemaron vivos con sus familias. Se estima que en la actualidad su población puede oscilar entre los 2.000.000 y 2.500.000 fieles.

GPS humanos

Según informa Russia Beyond The Headlines, los soldados llevaron a cabo una incursión de 100 km en lugares de naturaleza salvaje, abundantes en rutas de gran complejidad a lo largo del río Maly Yeniséi, en la república de Tuvá, una alejada región rusa limítrofe con Mongolia.
Los antiguos creyentes siberianos, que viven aislados y reniegan de muchos aspectos de la vida moderna, transmitieron a los soldados sus habilidades de orientación en las zonas despobladas de montaña más profundas e instruyeron a los soldados en la consecución de alimentos en la taiga.

No obstante, las tradiciones de los antiguos creyentes dificultaban la tarea de buscar alimento. “Tienen prohibido cazar presas con patas, como las liebres o los osos, y se permite la carne de animales con pezuñas. Sí que pueden comer aves forestales y peces, frutos secos y bayas”, aclara el servicio de prensa del Distrito Militar Central.

A cada miembro de la expedición militar se le entregaron cinco cartuchos por si acaso se encontraban un oso en su camino. No obstante, durante los cinco días de marcha por estas zonas salvajes no se produjo ningún encuentro con animales peligrosos.
Para organizar la incursión, los soldados del Distrito Militar Central se pusieron de acuerdo previamente con los miembros de una comunidad local de antiguos creyentes.


La colaboración experimental entre los militares y los religiosos ha sido muy útil a la hora de reforzar las habilidades de supervivencia en estos lugares. “Durante la preparación nos topamos con un problema: nuestros instructores no cuentan con habilidades suficientes de supervivencia en zonas de taiga de alta montaña. Para mejorar la preparación militar de los instructores, primero hemos trabajado con antiguos creyentes”, cita TASS al comandante de las tropas del Distrito Militar Central, el general coronel Vladímir Zarudnitski.


Aunque la comandancia se ha declarado satisfecha con el experimento, los representantes del Distrito Militar Central por ahora no han confirmado si esta formación entrará en el programa estándar de preparación de soldados.

La vida de los antiguos creyentes

Los antiguos creyentes siberianos viven de forma aislada, llevan más de tres siglos conservando las costumbres y tradiciones de sus antecesores. En las comunidades tratan bien a los visitantes, aunque no los invitan a sus casas. Los hombres llevan barba y las mujeres se cubren la cabeza con un pañuelo. Escogen a sus cónyuges entre las familias de antiguos creyentes. Observan el ayuno de forma rigurosa. Son muy selectivos en la comida y la bebida, tomar té o café se considera un pecado. No fuman ni beben alcohol.
De entre los últimos avances de la civilización, han adoptado recientemente los teléfonos móviles y solo unos pocos tienen internet. Sin embargo, en el curso superior del río Mali Yeniséi, donde terminan los caminos, viven familias cerradas a los visitantes que siguen rechazando el uso de los objetos de la vida moderna.